Image

En la náutica, como en la relojería se suele buscar la excelencia conjugando tradición y tecnología. Hoy presentamos una casa que apuesta por romper moldes y dar un paso más allá de lo diplomáticamente correcto.

Luca Bassani lleva toda una vida ligada al mar. Según él, la atracción por el gran sol ha crecido con la edad. Después de haber contribuido favorablemente al éxito de varias embarcaciones, se desligó de todo y decidió abrir su propia empresa bajo el nombre de Wally Yacht.  {multithumb}

Una wally no es solo un bote, o una lancha, o una motora, es algo más que todo esto. Cada embarcación que sale del astillero del Puerto de Fano (AN, Italia) es un punto y aparte. Enmarcan mejor que nadie la pureza de formas, el comfort y el lujo sin concesiones. Contar con partners de la talla de Ferrari (túnel del viento) o las instalaciones de SSPA (Göteborg, Suecia) para las pruebas de estanqueidad, nos sirven para imaginarnos la tecnología que lleva en sí cada metro de estos barcos.

ImageImageImage

click para ver en grande

Por ahora, el buque insignia y sujeto directo de la infinidad de adjetivos con la que podríamos definir estas embarcaciones es la motora 118 Wallypower. Sus 118 pies de eslora son la mezcla perfecta entre el espacio de un megayate y las características náuticas de un guardacosta, logrando una velocidad de crucero de 60 nudos/h (aproximadamente 110km/h). Para alcanzar estos niveles se hacen valer de 3 turbinas de gas que desarrollan 16800 cv, así como una masiva utilización de la fibra de carbono.

ImageImage

La cubierta es el elemento que más llama la atención, ya que la ausencia de elementos visibles, tales como sistema de anclas y amarre, o captadores de señales de TV, la convierten en una rara avis.

Las soluciones útiles y prácticas, como el sistema de amague de la plataforma de baño, los cortavientos abatibles en cubierta, o su cúpula completamente fabricada en fibra de vidrio, nos garantizan unas vistas inmejorables y potencian su clase, habitabilidad y apuesta definitiva por la exclusividad.

ImageImageImage

Por su parte, el interior es amplio siguiendo una línea de diseño minimalista, donde la madera de teka y el blanco puro de los sofás se desliza para dar ese toque de típica exclusividad marinera. Su precio al igual que sus características es de altos vuelos, unos 25 millones de euros, dependiendo, eso sí, de los detalles. Como curiosidad tenemos que decir que Wally también se ha adentrado en el diseño y producción de material para esquiar. Lo dicho y como aviso para navegantes … clásicos abstenerse.

Maridaje relojero: ya que estamos en una web de base relojera haré un maridaje del que yo considere reloj o relojes que mejor se les acoplen al producto expuesto. En este caso cualquier Richard Mille.

info: http://www.wally.com

 

0 0 vote
Article Rating