Después del buen sabor de boca que nos había dejado la cena de Coleccionistas del mes de Octubre, el segundo evento había generado tantas expectativas que sentimos cierto vértigo por la duda de si estaríamos a la altura. Pero cuando colaboras con una marca del prestigio de TAG Heuer puedes estar tranquilo porque la noche resultará excepcional.

La convocatoria superó todas las expectativas. El tirón de una marca como TAG Heuer se nota y los asistentes de la anterior cena hicieron un gran trabajo recomendando a sus amigos a asistir a esta nueva cita con la relojería. No cabía nadie más en la sala del restaurante Jean Luc Figueras del Hotel Mercer 5*, nuestro punto de encuentro en Barcelona, donde nos hacen sentir como en casa. Para los siguientes encuentros hemos tomado la difícil decisión de restringir el aforo.

La cena estuvo presidida por el señor Philippe Alluard, Presidente de TAG Heuer en España, acompañado por la Directora de Marketing y el responsable de ventas en Cataluña. Utilizo estas lineas para transmitirles de forma pública el agradecimiento por todas las atenciones prestadas a cada uno de los asistentes. Al día siguiente de la cena recibimos varios emails y «whatsapps» felicitándoles por lo bien que habían transmitido los valores de la marca.

Hechas las presentaciones vayamos a por los relojes!

TAG Heuer desembarcó con toda la artillería pesada. Pudimos probar los relojes más excepcionales que ha creado la marca y que son el máximo exponente de su capacidad de desarrollo. La ocasión valió para poder disfrutar de ellos aunque fuera durante solo una horas. Una oportunidad así no se puede desperdiciar.

A lo largo de la cena descubrimos los secreto de los modelos top de gama de la colección TAG Heuer Carrera, aquellos equipados con el calibre manufacturado Cal.1887.

Pero sobre todos los demás brillaban dos modelos únicos que causaron bastantes «piques» entre los asistentes por tenerlos en las manos 🙂 : El Monaco V4 y el Carrera Mikrograph

El TAG Heuer Carrera Mikrograph es el único reloj comercial que ofrece la función de cronómetro con precisión de hasta 1/100 de segundo. Ver el movimiento del segundero central dando una vuelta completa en tan solo 1 segundo te deja sin palabras. Philippe Alluard nos desafió a intentar para el segundero exactamente en las 100 centésimas (a las 12h) y tan solo uno de los asistentes lo consiguió después de no pocos intentos.

La otra estrella de la noche fue el TAG Heuer Monaco V4, el primer reloj equipado con un sistema de transmisión por correas y rodamientos de bolas que convierte el movimiento lineal de su masa oscilante en carga para los barriletes.

¿Te gustaría asistir a la siguiente cena de Tiempo de Lujo? Envíanos un correo a info@tiempodelujo.com y te mantendremos informado de todas las convocatorias.