Entradas

Porfirio Robirosa

El latin lover dominicano encarnaba el buen gusto y la actitud de los 60´s.

Wei Koh ha creado junto a Tag Heuer el reloj que nos hubiera gustado hacer a nosotros. Un cronógrafo con el ADN Heuer, que respira aires de «Dolce Vita» y perfume del Mediterráneo. Os presentamos un reloj tan atractivo como largo es su nombre TAG Heuer for The Rake & Revolution Carrera ‘Blue Dreamer’ Chronograph. Para nosotros, el Tag Heuer Carrera Rake.

Nato

La esfera es de un gusto exquisito

La inspiración: El reloj que podría haber llevado Gianni Agnelli o Porfirio Robirosa

La pieza intenta evocar ese espacio tiempo tan ampliamente idolatrado por la alta farándula internacional, o high society, que suponen las década de los 60’s. Buenos vinos, mejores puros, la gastronomía mediterránea y los flahses de Slim Aarons que ni siquiera perturbaban a las cigarras de la Côte d´Azur.

Slim Aaron fue el que mejor plasmó el «joie de vivre» de esa época.

TAG Heuer for The Rake & Revolution Carrera ‘Blue Dreamer’ Chronograph.

Los códigos son claros: Azul Klein, celeste y blanco roto en un cronógrafo con el clásico estilo bi-compax. Se trata de una reedición del archiconocido Heuer Carrera.

El modelo está accionado por el Calibre 18, pero modificado. Los amantes de Tag Heuer sabrán que su calibre 18 monta un fechador a las 6, como se puede ver en el Tag Heuer Telemeter Calibre 18. No obstante la idea es que se perdiera la noción del tiempo, sentir el verdadero Dolce Far Niente y ahí es donde tiraron de corte y confección y le quitaron el fechador al calibre 18 básico. El fondo del reloj es visto, pero no hay vestigios del cambio mecánico ya que básicamente se ve en la parte delantera. Una de las partes que más nos ha gustado es la utilización del zafiro en el cristal, pero con un acabado dome, que recuerda al perfil y altura del plexiglass. Jugada maestra, sin duda.

Como colofón a esta colaboración de exquisito gusto, el reloj viene con 3 juegos de correas para variar el look dependiendo del día o la actividad. Todas ellas han estado manufacturadas por el fabricante francés Misterchrono.

variantes de correas

Las tres variantes resuelven cualquier atrezzo

Precio: Tag Heuer x The Rake será 5.900 USD

Disponibilidad: abril 2018

Edición limitada a 100 unidades a través de su página web (click en el enlace)

Esfera y correa de piel

Aqui con la correa de piel NATO azul, nuestra preferida.

La secuela de un caso de éxito: Heuer Skipper x Hodinkee

Tag Heuer, como ya hizo con Hodinkee y su exitosísimo Heuer Skipper, un reloj del que vendieron 150 unidades al cabo de una hora, se ha aliado con la insignia de sartorialismo internacional The Rake para crear este maravilloso cronógrafo. El bueno de Wei Koh admite claramente que su inspiración viene de esta reloj. No obstante, el reloj de Ben Clymer no es un Heuer Skipper «skippera» al uso, sino que es un Carrera Dato pero con la vivacidad de los colores del Skipper.

Frente a frente el original contra la secuela (Copyright Hodinkee)

Quién es Wei Koh?

Encarna el dandy del S.XXI. Uno de esos personajes estrafalarios y descaradamente bon vivant que existen en el mundillo de la moda clásica. De verborrea fácil y elegante, no será difícil encontrártelo en los mejores saraos de la jet-set. Su cuenta de instagram da buena fé de ello. Natural de Singapur e hijo de diplomáticos, este trotamundos moderno es el creador de Revolution Magazine y The Rake. Dos revistas de culto en la escena del sector premium mundial.

El reloj perfecto para agentes y espías secretos.

¿Recordáis la película Kingsman: Servicio secreto? Sí, hombre, Colin Firth hecho un dandy, espías, tiros y esas cosas. Además del éxito cosechado en la gran pantalla, la película también ha sido la protagonista de la colección más vendida de la historia de nuestra tienda online de cabecera, Mr. Porter. De hecho, se ha convertido en un fijo de su catálogo.

TAG Heuer se apuntó a la fiesta ¡y de que manera!

El pasado mes de septiembre, se estrenó la segunda entrega; Kingsman: El Círculo Dorado, y por supuesto, TAG Heuer se apuntó a esta fiesta, sustituyendo a Bremont, que fue el reloj oficial de la primera entrega. ¿Cómo? Con una edición especial de una de sus grandes apuestas; el Connected. Concretamente, el Connected Modular 45 con caja de 45 milímetros, como bien indica su nombre, con asas de oro rosa y dos correas intercambiables.

La ‘esfera’ de esta edición especial, disponible en azul y en gris, incluye, bajo el logo de TAG Heuer y la fecha, la inscripción Kingsman, además del logo en el fondo del pequeño segundero. Un logotipo que también aparece grabado en la trasera de la caja. Como detalle curioso, a las 10:10, el reloj vibra durante 10 segundos y el logo aparece ocupando toda la pantalla.

Vista a detalle de la esfera de la colección Tag Heuer Carrera exclusiva de la edición Kingsman

Una colaboración que tiene todo el sentido del mundo

Y es que un agente secreto necesita un reloj que esté a la altura de sus misiones, siempre manteniendo un estilo impecable, claro. Antes, eso se conseguía con un Submariner 6538 y una correa nato de una anchura equivocada, pero los tiempos cambian. En palabras del propio Jean-Claude Biver«Kingsman significa explosiones, acción, risas y, por supuesto, elegancia. Su elenco de jóvenes actores es un equipo de ensueño, caballeros que no le temen a nada ni a nadie. Ese es exactamente el mercado objetivo de TAG Heuer. Esta colaboración nos ayudará a acercarnos aún más a las generaciones más jóvenes. La primera entrega fue un gran éxito, y todos estamos orgullosos y honrados de ver a los héroes de la segunda película luciendo relojes insignia de la colección TAG Heuer«.

Gracias a sus cierres, no es necesario herramienta alguna para intercambiar correas.

Como decíamos al principio, se trata de una edición especial -que no limitada-. Disponible a la venta por 3.600 euros únicamente en Mr.Porter, al igual que ocurre con toda la colección de ropa y accesorios de Kingsman.

El guardarropa del agente secreto más moderno

La chaqueta esmoquin de algodón aterciopelado color naranja es la indiscutible identidad del agente secreto Eggsy. Disponible por 1.495 euros.

La pajarita es el toque final y definitivo que complementa cualquier esmoquin, diseñada exclusivamente para la colección Kingsman por Drake’sun precio de 95 euros.

George Cleverley ha creado los zapatos de algunos de los hombres más distinguidos de los últimos tiempos, como es el caso de Winston Churchill, Clark Gable, Sylvester Stallone e incluso Michael Caine. Ponte en manos de los maestros artesanales por 695 euros.

Ser irresistible a cualquier mujer es una de las principales cualidades de cualquier agente secreto, la fragancia Kingsman de Azzi Glasser es tu mejor aliado. Encuéntralo a 125 euros.

Y por supuesto, en algún sitio tienes que anotar el teléfono de aquella chica tan cautivadora, Conway Stewart te apoya en la causa con el bolígrafo oficial de la colección por 795 euros.

Swaine Adeney Brigg ha creado el icónico paraguas de Kingsman, cuya edición lamentablemente está libre de toda pólvora y municiones, pero que no cunda el pánico, aún podremos hacernos de él por 350 euros.

tag-heuer-baselworld-2017

TAG Heuer ha puesto a dieta a una de las piezas más relevantes y exitosas de su colección -junto con su smartwatch Connected, con el que comparte parte de su estética-, el TAG Heuer Carrera Heuer-01. Un reloj de sobra conocido que verá reducido su tamaño de 45 milímetros a unos más asumibles 43 milímetros.

Esta nueva versión, con un tamaño más contenido, hereda del modelo original, el diseño de su caja modular, su esfera esqueletizada, el calibre 100% manufactura Heuer 01 visible gracias al fondo de cristal de zafiro y un precio por debajo de los 5.000 euros.

tag-heuer-carrera-baselworld

Se presenta en tres versiones; negro, azul marino y marrón cognac, todas con el color rojo, en referencia al mundo del automovilismo, presente en las funciones de cronógrafo; segundero central, contador de 30 minutos y contador de 12 horas.

Nos gusta esta nueva versión ‘reducida’, para qué mentir. Sobre todo a mí, que tengo una muñeca bastante fina. 43 milímetros, medida habitual en la colección Carrera, siguen siendo un diámetro con un tamaño considerable con una gran presencia en la muñeca, sin llegar a la contundencia de los -para muchos antebrazos- prohibitivos 45 milímetros.

tag-heuer-baselworld

¿Su precio? 4.800 euros. Tenemos ganas de verlo a partir del próximo día 23 de marzo en Baselworld.

cristiano-ronaldo-reloj-brillantes

CR7 y su fichaje por parte del equipo de Tag Heuer fue un movimiento sumamente contradictorio para los amantes de la relojería. Solo había que mirar las redes sociales y las respuestas de los seguidores de la marca. En general no entendían la relación conceptual de ambos, ya que por mucho que queramos no vemos al futbol como parte del ADN de Heuer y su actitud. Aquella de Steve McQueen, gentlemen y carreras de coches clásicos. Pero vamos a dejar eso de lado, porque tiene que haberle costado muchísimo a los chicos de Tag Heuer haber conseguido al “Mejor futbolista del 2014″ como su imagen.

Pero vamos al toro, que dicen los taurinos. Para los que no hayan estado atentos a las noticias, el club capitalino sufrió una derrota sin paliativos enfrente de su otro rival madrileño, el Atlético de Madrid. El tema empeoró con la fiesta posterior en la que participaron varios madridistas y un dj reggatonero en auge, Kevin Roldán. Su faceta de celebrity social, y sus ansias por enseñarle al mundo que estaba al lado del portugués dieron al trasto con la calma ambiental madridista. Hasta aquí todo bien, no seremos nosotros los que nos rasguemos las vestiduras porque el astro madeirense se haya ido de fiesta después de semejante derrota. Sin embargo, han salido a la luz una foto que nos dejó perplejos, y que tiene que ver con el gusto personal del futbolista y los guardatiempos, ya que pudiendo escoger entre varias opciones de la marca, o incluso de otra marca de más calibre, el amigo se pone un modelo de dudosa elegancia hasta las trancas de brillantes. ¡Que horror!

unnamed

Ya no me meto en temas legales ni de contrato, que estamos convencidos que CR7 los cumple, es más le vimos entrar en el Santiago Bernabeu ese mismo día con un reloj de Tag. Y para más detalle, le vimos en la gala del balón de oro también calzando un TAG Heuer Carrera muy chulo (ver foto abajo). Pero, ¿por qué no se lo dejó puesto para la noche de los 30? En la foto veréis de arriba veréis la razón. Una macarrada de altos vuelos con más brillantes que la Place Vêndome, vamos que nos pareció de juzgado de guardia. El reloj en cuestión es un Hublot Big Bang full pavé.

27253-944-1416

¿Qué no quieres ponerte un Tag porque los ves demasiados sobrios? OK, lo entendemos Cris -no tuteamos vale-, pero te recordaremos abajo algunas opciones. Que no, que no te convencen … entonces dale vidilla a la noche con un Richard Mille, un Roger Dubuis o algo más tecnológico como HYT, Urwerk, MB&F. Pero aquí entre nosotros crack … no te vuelvas a poner ese reloj, por el bien de tu imagen mundial y la de tus allegados.

tag_heuer_mikrogirder tag-heuer_v4_tourbillon Tag-Heuer-carrera-mikropendulum-S
Y no me vale lo de que los futbolistas no tienen ni idea, porque esta misma semana haré una recopilación de futbolistas con relojazos y derrochando buen gusto. Stay tunned.

A la mayoría de nosotros cuando hablamos de TAG Heuer nos vienen a la mente sus relojes cronógrafo. Modelos como los Autovia o Carrera, presentados durante los años 60, son la base sobre la que TAG Heuer ha construido su leyenda siempre estrechamente vinculada al mundo de la competición del motor.

El reloj que aquí presentamos es al mismo tiempo un homenaje al pasado de la marca y un adelanto de su futuro. Su diseño conjuga elementos clásicos o vintage y los presenta en una caja singular de aspecto futurista. El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es por tanto un reloj muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Veamos los detalles:

Caja y pulsadores:

A primera vista es obvio que lo que más nos llama la atención es el diseño asimétrico de la caja y la disposición de los pulsadores del cronógrafo y de la corona en la parte superior del reloj – este tipo de relojes son conocidos como bullhead  (cabeza de toro) por razones obvias – .

TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition se ha concebido como si se tratase de una adaptación a la pulsera de un cronógrafo de mano.  La caja parece estar compuesta por dos elementos independientes, el cronógrafo (con su caja y pulsadores) y un chasis al que ha sido acoplado para fijar la correa. La asimetría de la carrura («el chasis») permite que el reloj se adapte perfectamente a la muñeca y facilita la manipulación de los pulsadores del cronógrafo.

El reloj, pese a su gran diámetro, resulta muy cómodo en la muñeca gracias a su diseño asimétrico. La caja está fabricada en titanio que aligera mucho el peso respecto al acero. La combinación de acabados satinados y pulidos potencia la percepción de que estamos ante un reloj en el que no se ha dejado ningún detalle al azar.

No solo el diámetro de la caja es considerable sino también su altura. Olvidaros de llevarlo debajo de la camisa, este TAG está pidiendo exhibirse libremente. Es un reloj deportivo diseñado para poder ser fácilmente manipulado sin soltar el volante de las manos.

Pese a sus 45mm de diámetro el diseño asimétrico de la caja facilita su adaptación a cualquier tipo de muñeca.

Diseño de la esfera:

Como ya hemos comentado,el Carrera 1887 Jack Heuer Edition juega con el pasado y el presente de la marca. El diseño de la esfera nos recordará por la disposición de los contadores del cronógrafo (a las 3 y 9h) a los primeros Heuer Carrera de 1963.

Los indicadores de la función del cronógrafo (segundero, minutos y horas) destacan del resto por sus detalles en color rojo. Para la indicación de la hora, minutos y segundos se reservan las agujas de acabado plateado. Precisamente el segundero del reloj pasa prácticamente desapercibido al estar situado a las 6h y no disponer de una subesfera que le destaque sobre el resto.

Los acabados son exquisitos, lo notamos en los índices y el escudo aplicados.  En el perímetro de la esfera encontramos la escala del taquímetro y una no tan habitual escala de pulsómetro (en rojo)

Maquinaria:

El corazón que da vida al TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es el Calibre 1887. Presentado en 2010 esta maquinaria se concibió como el primer calibre cronógrafo enteramente manufacturado por TAG Heuer.

La maquinaria Calibre 1887 es de remonte automático y ofrece una reserva de marcha de 50h, si se mantienen en marcha el cronógrafo la reserva máxima baja hasta las 40h.

Calibre cronógrafo TAG Heuer 1887

A diferencia de los cronógrafos basados en los calibres Valjoux 7750 en la maquinaria desarrollada por TAG Heuer no notamos el giro de la masa oscilante. También nos llamó la atención la suavidad con la que se activan los pulsadores de puesta en marcha y puesta a cero del cronógrafo.

A los más amantes de la mecánica les gustará saber que el calibre del TAG Heuer Carrera se puede observar a través de la tapa trasera de cristal del reloj aunque este está ligeramente ahumado y se ha grabado con el escudo de la familia Heuer y la firma de Jack Heuer.

Detalles y acabados:

Están a la altura de lo que se espera de un reloj de este nivel.  Si tenemos en cuenta que se trata de una edición limitada que tiene el honor de llevar el nombre del fundador de Heuer no es de extrañar que la firma suiza no haya dejado ningún detalle al azar.

A parte de los ya mencionados detalles estéticos de la esfera y la caja, nos queda hacer referencia a la correa y el cierre (a veces dos puntos olvidados). La correa es de piel y se le ha aplicado un tratamiento para ofrecer una tonalidad negra mate y una textura cercana al caucho que potencia el aspecto racing del reloj sin renunciar a los materiales más nobles. El cierre es de tipo automático fácilmente ajustable a cualquier tamaño de muñeca sin necesidad de utilizar herramientas.

Valoración final:

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es un reloj al que te vas adaptando a medida que lo vas disfrutando en la muñeca. La primera impresión que nos causó fue un poco contradictoria. La forma de la caja y la posición de los pulsadores resultan algo extrañas, aunque con su uso descubres que resuelven a la necesidad de crear un reloj cómodo y de fácil lectura donde todo gira alrededor de la función del cronógrafo.

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es un reloj al que te vas adaptando a medida que lo vas disfrutando en la muñeca

A medida que fueron pasando los días (El reloj fue cedido para la prueba por TAG Heuer España) aquel punto de escepticismo inicial se fue desvaneciendo. El reloj se había adaptado a nosotros, o nosotros a él, y creedme si os digo que resultó duro desprendernos de él.

Más información: TAG Heuer

Otras opiniones: TAG Heuer Carrera Calibre 1887 Jack Heuer Edition Watch Hands-On; TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition – Bullhead Chronograph

Después del buen sabor de boca que nos había dejado la cena de Coleccionistas del mes de Octubre, el segundo evento había generado tantas expectativas que sentimos cierto vértigo por la duda de si estaríamos a la altura. Pero cuando colaboras con una marca del prestigio de TAG Heuer puedes estar tranquilo porque la noche resultará excepcional.

La convocatoria superó todas las expectativas. El tirón de una marca como TAG Heuer se nota y los asistentes de la anterior cena hicieron un gran trabajo recomendando a sus amigos a asistir a esta nueva cita con la relojería. No cabía nadie más en la sala del restaurante Jean Luc Figueras del Hotel Mercer 5*, nuestro punto de encuentro en Barcelona, donde nos hacen sentir como en casa. Para los siguientes encuentros hemos tomado la difícil decisión de restringir el aforo.

La cena estuvo presidida por el señor Philippe Alluard, Presidente de TAG Heuer en España, acompañado por la Directora de Marketing y el responsable de ventas en Cataluña. Utilizo estas lineas para transmitirles de forma pública el agradecimiento por todas las atenciones prestadas a cada uno de los asistentes. Al día siguiente de la cena recibimos varios emails y «whatsapps» felicitándoles por lo bien que habían transmitido los valores de la marca.

Leer más

Calibre 1969

Casa nueva, calibre nuevo. Aprovechando la inauguración de una nueva planta en Chevenez (Suiza), TAG Heuer ha desvelado las primeras imágenes del nuevo Calibre 1969 del que ya se llevaba un tiempo hablando.

El nuevo calibre ha sido creado absolutamente in-house. Le han bautizado con el nombre de 1969 en referencia al año en que Zenith, Seiko y Heuer dieron a conocer al que cada marca califica como el primer cronógrafo automático en un reloj de pulsera de la historia. ¿Quién fue realmente el primero? eso ya es otra historia de la que os hablamos hace tiempo en «Entre suizos y japoneses anda el juego: el primer cronógrafo automático.»

Pero a lo que íbamos, los chicos de Calibre11.com fueron los primeros en dar fotos oficiales de esta nueva maquina que latirá en los próximos relojes de gran producción de TAG Heuer. Este calibre no tiene nada que ver con el «controvertido» Calibre 1887, no comparten nada y nos encanta que así sea.

TAG Heuer Calibre 1969

Características del Calibre 1969:

  • Movimiento cronógrafo automático
  • Embrague vertical
  • 70 horas de reserva de marcha
  • 28.000 alternancias/hora
  • Certificado COSC

En las fotos nos ha parecido un calibre precioso, con un acabado muy fino y robusto. Siempre nos ha gustado la línea de TAG Heuer y ahora con movimientos propios, más si cabe.

El Heuer Calculator es sin duda uno de los relojes más singulares que ha diseñado la marca suiza, pero no por su peculiar diseño, sino por la función para la que fue creado. Presentado en 1972 el Calculator iniciaba la saga de relojes de piloto de aviación de Heuer.

Hoy quizá nos extrañe hablar de “relojes de piloto” Heuer ya que asociamos la marca – actualmente TAG Heuer –  a los relojes de carreras (Formula 1, Carrera, Mónaco, Autavia,etc…) y en menor medida a relojes náuticos (colección Aquaracer). Pero en la década de los setenta se vivió un boom de los relojes de aviación principalmente impulsados por la carrera espacial entre los EE.UU y la URSS, y la popularización de la aviación comercial.

El reloj Heuer Calculator, dotado de un bisel con regla de cálculo que más adelante explicaremos para qué sirve, competía contra un icono de la relojería moderna: el Breitling Navitimer.

Catálogo Heuer Aviation

Catálogo colección Aviation de Heuer (fuente: OnTheDash)

Es obvio que lo primero que nos llamará la atención de Calculator es su aspecto. La caja de acero de 45mm de diámetro con forma de cojín, y la diferencia sustancial entre el diámetro de la esfera y el total de la caja, hacen de este Heuer vintaje una “rara avis”. La corona del cambio de horas y fecha está situada a las 9h y los pulsadores del cronógrafo a las 2 y 4h.

Bajo el cristal de plexiglass observamos la esfera de color azul con agujas de intenso color naranja. Existe una versión con esfera de color negro que tuvo muy poca difusión en el mercado y de la que actualmente es muy difícil encontrar ejemplares. Observando las fotos veremos que pese a los años que han pasado el reloj sigue conservando en muy buen estado el material luminiscente que recubre índices y agujas. La correa de estilo tropic y el cierre son los originales.

¿Cuál es la utilidad del bisel? La regla de cálculo del Heuer, tal como sucede con el Breitling Navitimer, no es un elemento de fácil comprensión si no se tienen ciertas nociones de matemáticas y de navegación aérea. Su función principal es la de facilitar el cálculo rápido y la conversión entre diferentes escalas de la velocidad media, la altitud y el consumo de combustible. Deslizando el bisel, que es bidireccional, podemos realizar entre otras operaciones la conversión entre Millas/Kilómetros, Pies/Metros y Galones/Litros con un margen de error menor al 1%.

En el apartado mecánico mencionaremos que el Calculator equipa el calibre 12 de Heuer que es una evolución del calibre 11 presentado la primavera de 1969, desarrollado por el consorcio Heuer/Breitling/Hamilton-Buren y reconocido por TAG Heuer como el primer movimiento cronógrafo automático de la historia (Ver artículo: “Entre suizos y japoneses anda el juego: el primer cronógrafo automático.”). La principal diferencia entre el calibre 12 y el 11 es que el primero late a 21,600 oscilaciones por segundo frente a las 19,800 del calibre 11.

Catálogo de relojes Heuer original de los años 70

En la década de los 70 el Heuer Calculator tenía un precio de entre 220 y 300$ según si se adquiría con correa de piel o brazalete de acero. Hoy una pieza en tan buenas condiciones como la que os mostramos que incluye la correa y el bucle original tiene un precio en subasta de unos 2000€.

Por cierto, la mayoría de nosotros al hablar de TAG Heuer solemos pronunciar el nombre de Heuer tal como suena a leerlo en castellano, cuando en realidad su pronunciación correcta es “Hoyer”. Si os fijáis en la página del catálogo de la foto superior, debajo del emblema Heuer, la marca especificaba bien claro como se debía pronunciar su nombre con un “Say Hoy-er” (Di Hoy-er).

—- Créditos

Este reportaje nunca habría sido posible sin la ayuda de Albert, el propietario del reloj, y sobre todo de Manuel Giron, fotógrafo profesional aficionado a la relojería que se ha encargado de realizar estas sublimes imágenes que acompañan al artículo.

visita su web: Manuel Giron Photography

Gracias a la colaboración de TAG Heuer España dispuse de una unidad a prueba durante una semana y os expongo aquí mis consideraciones que espero que puedan ayudar a alguien que esté pensando comprar un TAG Heuer Carrera.

El  Carrera es uno de esos pocos relojes que han marcado la historia de la relojería. Quizá haya quien penalice el hecho de que sus calibres son de origen ETA-Valjoux o derivados de Dubois-Depraz, pero el nuevo Calibre 1887 desarrollado «in-house» por TAG Heuer que ya montan algunos relojes de la colección Carrera previsiblemente irá supliendo al resto de maquinarias (Calibre 16, 17 en las versiones cronógrafo). Sin olvidar el enorme esfuerzo que está realizando la marca desarrollando relojes tan sorprendentes y complejos como el Mónaco V4 o el Mikrotourbillons.

TAG Heuer es una marca que genera cierta controversia entre el aficionado «freak-relojeril». La excesiva exposición de la firma en los medios de comunicación a través de sus embajadores (Leo Dicaprio, Cameron Diaz, etc..) suele utilizarse como argumento en contra de sus relojes. Pero las críticas, un tanto vacías, se centran en su estrategia de marketing porque sobre su calidad nadie puede hablar mal.

Breve historia de la colección Carrera de TAG Heuer:

El primer Heuer Carrera data de 1963. Su diseño original se lo debemos a Jack Heuer, nieto del fundador de la marca, que durante la década de los 60 afianzó el nombre de la marca asociada al mundo del automovilismo. Precisamente el nombre «Carrera» hace referencia a la entonces popular y peligrosa Carrera Panamericana que cruzaba México desde Guatemala hasta la frontera de los EE.UU. La producción del Carrera ha sido más o menos continua desde los años 60.

El principal hito del Heuer Carrera original fué la disposición de contadores y taquímetro poco habitual en la época que facilitaba la lectura y permitía un diseño de esfera más «limpio» y amplio.

Si observamos los catálogos de entonces nos llamará la atención el diseño tan similar entre los relojes de los 60 y 70 y los actuales. Detalle que nos da buena medida de la calidad de diseño original que hoy sigue siendo vigente.

Precio relojes TAG Heuer años 60,70 y 80

En los años 60 un Carrera costaba entre 90 y 240 dólares. (fuente: Heuer Carrera History)

Los secretos del reloj:

El modelo de TAG Heuer que la marca me ha prestado para realizar este análisis es el Carrera Calibre 16 ref:CV2A12.FC6236 con esfera de color chocolate y correa de piel marrón. Si observamos toda la colección Carrera veremos que se pueden dividir en dos grupos diferenciados: los de estética más clásica o vintage (ya sean cronógrafos o solo hora) y los de corte más deportivo. La unidad a la que tuve acceso pertenecería a el segundo grupo, pero su particular color de esfera y la correa de piel camuflan en cierta manera su espíritu deportivo que sin embargo queda reflejado en otros detalles como el pulsador de puesta en marcha del cronógrafo y las agujas rojas.

La caja fabricada en acero tiene un tamaño de 40,5mm, ligeramente inferior al resto de cronógrafos Carrera que oscilan entre 41mm y 43mm. Aunque su diámetro no es exagerado, debido a su grosor el reloj parece a primera vista más grande de lo que realmente es.

He de reconocer que antes de probar el reloj tenía ciertos prejuicios sobre él que resultaron infundados. Todos los TAG Heuer Carrera cronógrafos que había tenido entre mis manos llevaban el brazalate metálico. Como ya os he contado en otras ocasiones los relojes demasiado grandes me resultan incómodos y la combinación caja grande o gruesa más brazalete no me suele gustar nunca. Elegir un modelo con correa de piel me pareció un acierto. El cierre automático desplegable es muy cómodo y facilita muchísimo el ajuste rápido de la longitud de la correa.

Diseño de la esfera y detalles de los acabados:

Si algo suelo destacar de los relojes TAG Heuer son sus excepcionales acabados.  En la esfera del Carrera Calibre 16 se han sustituido los índices horarios numéricos por indicadores de minutos (del 05 al 60) aplicados en relieve.  Las subesferas del cronógrafo están en posición vertical y el segundero horario está situado a las 9h. Me gusta el detalle de destacar con un relieve plateado los contadores del cronógrafo para diferenciarlo del segundero (no confundir con el segundero central que es el del cronógrafo). La fecha, con función «day-date» está enmarcada en un cajetín plateado y coronada con el escudo de TAG Heuer en relieve.

Todos estos índices aplicados, relieves y subesferas biseladas encarecen mucho los relojes pero transmiten una sensación de calidad muy superior al de las esferas impresas.

El movimiento:

Este Carrera está dotado de un calibre de remonte automático denominado Calibre 16 desarrollado a partir de un calibre base Valjoux 7750 (a este mismo calibre Breitling lo llama Calibre 13 y Omega Calibre 1152). El movimiento, que puede verse a través del cristal de zafiro de la tapa posterior, se ha personalizado con un rotor diseño de TAG Heuer y con puentes y platinas con acabados tipo Côte de Genève.

¿Qué podemos esperar de su calidad? No hay calibre cronógrafo más fiable que un Valjoux 7750. No tendrá el pedigrí de un calibre manufacturado (como el TAG Heuer 1887) pero sus décadas en producción avalan un funcionamiento perfecto.

Precio y consideraciones finales:

El precio de este TAG Heuer Carrera Calibre 16 ronda los 3.400€. Si buscamos entre su competencia (Omega y Breitling) directa veremos que está en un precio medio y la calidad de los acabados es muy similar tirando a superior.

¿Mi opinión? Es un reloj que me ha gustado más de lo que esperaba de él. Tenía miedo de que fuera demasiado grande para mi muñeca y no resultó serlo. La esfera chocolate me atrajo por su originalidad. Realmente me costó desprenderme de él…

Más info: TAG Heuer

reloj TAG Heuer Carrera Calibre 1887 SpaceX

TAG Heuer presenta el reloj Carrera Calibre 1887 SpaceX  que conmemora el 50 aniversario de la misión Mercury-Atlas 6 de la NASA, que en Febrero de 1962 convirtió a John Glenn en el primer astronauta norte-americano en órbita abordo de la capsula Friendship 7.

Entre el equipo de navegación del John Glenn destacaba el cronómetro 2915a de Heuer, que si bien no era un reloj (no marcaba las horas) si era un instrumento de medición del tiempo. TAG Heuer revindica así su protagonismo en la loca carrera entre las marcas suizas de relojería por capitalizar la conquista del espacio (leer: Breitling Navitimer Cosmonaute)

El Tag Heuer Carrera Calibre 1887 Space X está basado en el Carrera con caja de acero de 43mm y dotado del movimiento de carga automática Calibre 1887, el primer cronógrafo desarrollado al 100% por la marca y que es la joya de la corona de TAG Heuer.

La esfera del reloj, de color crema, reinterpreta varios detalles característicos del cronómetro Heuer 2915a de los años 60:

  • La numeración de los minutos y su tipografía.
  • Los marcadores triangulares a las 6 y 12h.
  • El diseño de la aguja segundera.

A las 9h han impreso la leyenda «1962-2012» y una imagen de la capsula Space X Falcon: la primera nave espacial lanzada por una empresa privada que en 2010 orbitó y regresó a la Tierra equipada también con un reloj TAG Heuer. A las 3h encontramos el logo de la marca y la inscripción «First Swiss Watch in Space». El reloj refuerza su carácter vintage gracias a una correa deportiva de piel marrón.

Edición limitada a 2012 unidades.

Más información: TAG Heuer 

Tapa trasera del reloj TAG heuer Carrera