Entradas

Cuando el diseño de un reloj está realmente bien hecho por muchas décadas que pasen su estética seguirá siendo vigente. Toda la colección de relojes Speedmaster es una gran ejemplo para apoyar la afirmación anterior. Desde el «Moonwatch» hasta cualquiera de sus evoluciones posteriores el Speedmaster sigue seduciendo a los coleccionistas gracias a su diseño, su mecánica y, como no, su historia.

En cada edición de la feria de Basilea Omega nos presenta varias nuevas evoluciones del Speedmaster. En 2013 las estrellas, al menos para nosotros, fueron el Speedmaster Dark Side of the Moon y el Speedmaster «Tintín». En 2014 es el turno del Omega Speedmaster Apollo 11 45 aniversario y del re-editado Mark II.

Sobre el Speedmaster Mark II original de 1969.

Omegas Speedmaster Mark II 1969 original

El mismo año que el hombre – y el Speedmaster – ponían el pie en la Luna Omega presentaba la primera gran evolución del diseño Speedmaster de 1957. Este nuevo reloj pasaba a denominarse Mark II y sería el predecesor de una saga de modelos que mantendrían el apellido Mark (III, IV, V).

El gran cambio que introducía el Mark II con respecto al Speedmaster era el diseño de caja tipo «cojín». El bisel del taquímetro pasaba a ser interior Más allá de los cambios estéticos, el mecanismo del reloj seguía siendo el mismo cronógrafo de carga manual del Moonwatch.

Foto: Speedmaster Mark II – Chronomaddox.com

Omega Speedmaster Mark II 2014 – El sucesor.

El recién estrenado Speedmaster Mark II es prácticamente idéntico estéticamente al reloj de 1969 pero introduce profundos cambios en su mecánica.

A primera vista la caja nos parecerá del mismo tamaño aunque es ligeramente mayor. Los contadores del cronógrafo presentan un biselado que el modelo original no tenía. La aguja segundera del crono también es poco diferente aunque mantiene el espíritu del primer Mark II.

Más detalles estéticos que cambian: La orientación de la numeración del taquímetro. La serigrafía «Professional Mark II» se sustituye por el nuevo apellido «Co-axial Chronometer». Ventanilla de fecha a las 6h.

Omega Speedmaster Mark II 2014

Donde verdaderamente se aleja el nuevo Speedmaster de su antecesor es en su mecánica. La tecnología a avanzado muchísimo en 45 años y sería absurdo renunciar a ella. Ahora el Omega Speedmaster Mark II está equipado con el calibre 3330 de última generación. Es una maquinaria de remonte automático con escape co-axial y espiral de silicio. Este nuevo calibre ofrece además la función de calendario, algo de lo que el reloj original carecía en 1969.

Por último comentaros un detalle llamativo… sobre todo de noche. El taquímetro está formado por dos capas: un disco superior con numeración transparente y un disco inferior de aluminio recubierto de super-luminova.

Omega Speedmaster Racing 311.30.42.30.01.004

Omega ha presentado 4 nuevas versiones del reloj Speedmaster en Baselworld de los que 3 están basadas en el calibre automático co-axial 9300 y que se engloban en la gama alta de precios de la colección: el Speedmaster Dark Side of the Moon de cerámica, el Speedmaster 57 (homenaje al Broad Arrow de 1957), y el Speedmaster de titanio con bisel y esfera azul.

Pero de entre todas las novedades yo me quedo con la que quizá haya pasado más desapercibida, una nueva versión del Omega Speedmaster Professional Moonwatch. Estos son mis motivos:

1- El «Speedy Tintín» monta un movimiento mecánico de cuerda manual tal como lo hacía la primera versión del reloj que Omega puso a la venta en 1957. El Speedmaster es un icono de la relojería. Ha sobrevivido décadas siendo fiel a su diseño original. Entendiendo los motivos de Omega para equiparlo con un calibre automático de gama alta, sigo creyendo que se debe respetar su «formula» originaria.

2- Los «hermanos mayores» del Speedmaster utilizan materiales «hi-tech» y un calibre sofisticado que dispara su precio por encima de los 8.000€, entrando a competir con marcas y modelos de relojes con más solera de «manufactura». El Tintín, que saldrá al mercado por 3500€, ofrece un relación calidad/precio excepcional que lo sitúa a la cabeza de su segmento (Cronos mecánicos «no manufactura»).

3- El primer reloj Omega Speedmaster Racing (ref: 145.012), en el que se basa el nuevo aquí presentado, data de 1968 y se conservan pocas unidades. En 2004 Omega presentó en exclusiva para el mercado japonés una nueva versión (ref: 3570.40) con el característico diseño de esfera «chequered» del que también es muy difícil encontrar unidades a la venta. El nuevo Speedmaster se venderá sin restricciones pero estoy seguro que look más extremo lo hará más exclusivo.

Omega Speedmaster Fratello Watches

4- Al nuevo Omega ya se le ha bautizado como «Tintín» en clara referencia a los colores del cohete que aparece en el cómic «Objetivo: la Luna» y que el reloj Speedmaster  reproduce sobre la esfera. Si tenemos en cuenta que el Speedmaster es el primer reloj que se paseo por la Luna (en la muñeca de Neil Armstrong) el apodo le viene que ni pintado.

Pero lo que a primera vista podemos pensar que es casual en realidad no lo es. Tal como recoge el prestigioso blog de relojes Fratellowatches Jean Claude Monachon, director de desarrollo de Omega, ha afirmado que la primera idea de la marca era incluir la silueta del cohete que aparece en el cómic del autor belga Hergé pero que los propietarios de los derechos de autor de la saga Tintín lo rechazaron.

Omega Speedmaster Racin 2013 Titin

Más info: Omega

Omega ha presentado 4 nuevas versiones del reloj Speedmaster en Baselworld de los que 3 están basadas en el calibre automático co-axial 9300 y que se engloban en la gama alta de precios de la colección: el Speedmaster Dark Side of the Moon de cerámica, el Speedmaster 57 (homenaje al Broad Arrow de 1957), y el Speedmaster de titanio con bisel y esfera azul. Pero de entre todas las novedades yo me quedo con la que quizá haya pasado más desapercibida, una nueva versión del Omega Speedmaster Professional Moonwatch. Estos son mis motivos:

1- El «Speedy Tintín» monta un movimiento mecánico de cuerda manual tal como lo hacía la primera versión del reloj que Omega puso a la venta en 1957. El Speedmaster es un icono de la relojería. Ha sobrevivido décadas siendo fiel a su diseño original. Entendiendo los motivos de Omega para equiparlo con un calibre automático de gama alta, sigo creyendo que se debe respetar su «formula» originaria.

2- Los «hermanos mayores» del Speedmaster utilizan materiales «hi-tech» y un calibre sofisticado que dispara su precio por encima de los 8.000€, entrando a competir con marcas y modelos de relojes con más solera de «manufactura». El Tintín, que saldrá al mercado por 3500€, ofrece un relación calidad/precio excepcional que lo sitúa a la cabeza de su segmento (Cronos mecánicos «no manufactura»).

3- El primer reloj Omega Speedmaster Racing (ref: 145.012), en el que se basa el nuevo aquí presentado, data de 1968 y se conservan pocas unidades. En 2004 Omega presentó en exclusiva para el mercado japonés una nueva versión (ref: 3570.40) con el característico diseño de esfera «chequered» del que también es muy difícil encontrar unidades a la venta. El nuevo Speedmaster se venderá sin restricciones pero estoy seguro que look más extremo lo hará más exclusivo.

Omega Speedmaster Fratello Watches

4- Al nuevo Omega ya se le ha bautizado como «Tintín» en clara referencia a los colores del cohete que aparece en el cómic «Objetivo: la Luna» y que el reloj Speedmaster  reproduce sobre la esfera. Si tenemos en cuenta que el Speedmaster es el primer reloj que se paseo por la Luna (en la muñeca de Neil Armstrong) el apodo le viene que ni pintado.

Pero lo que a primera vista podemos pensar que es casual en realidad no lo es. Tal como recoge el prestigioso blog de relojes Fratellowatches Jean Claude Monachon, director de desarrollo de Omega, ha afirmado que la primera idea de la marca era incluir la silueta del cohete que aparece en el cómic del autor belga Hergé pero que los propietarios de los derechos de autor de la saga Tintín lo rechazaron.

Omega Speedmaster Racin 2013 Titin Más info: Omega]]>

Reloj Omega Speedmaster Apollo XVII

En Diciembre de 1972 el capitán Eugene Cernan se convertía en el último hombre en pisar la Luna. La misión Apollo XVII culminaba con éxito consiguiendo varios récords como el de estancia en la Luna, el de mayor distancia recorrida con el rover y el de mayor recogida de muestras lunares (110Kg). Pero también ponía en evidencia que más allá del carácter político de todo el programa la baja relación «coste/beneficio científico» hacía poco interesante continuar con las misiones tripuladas a la Luna.

Si Omega ya disponía de una edición conmemorativa del primer reloj en la Luna, no podía desaprovechar la oportunidad de crear otro que conmemorase los 40 años del último.  Este nuevo reloj de edición limitada de Omega sin duda no dejará indiferente a nadie y demuestra un especial empeño de la marca en que pase a la historia. Porque sí, es un Speedmaster y es cronógrafo. A primera vista cuesta verlo ¿verdad?

Sin lugar a dudas el elemento más especial del nuevo Omega Speedmaster Apolo XVII es su esfera de plata grabada con el escudo de la misión especial. La ausencia de subesferas para los contadores y la utilización de agujas plateadas provoca que a primera vista pasemos por alto que se trata de un cronógrafo.  Quizá a los más puristas fans de la colección Speedmaster no les hará especial ilusión pero esta característica esfera convierte al nuevo Omega en un reloj de coleccionista.

Detalle de la esfera de plata del Omega Speedmaster

Más info: Omega Watches

Foto: Oliver & Magnus del foro PuristSPro