Entradas

Relojes Hamilton

Qué los relojes Hamilton son líderes en su gama es un hecho que nadie puede poner en duda. Una marca que no esté englobada en un gran grupo relojero le resulta imposible ofrecer un elevado nivel de calidad de producto manteniendo un precio «bajo» y Hamilton ha aprovechado su oportunidad para copar el rango de relojes deportivos de inspiración militar por debajo de los 1000€.

Buen ejemplo de la capacidad de crear relojes excepcionales a precios muy contenidos es la colección Hamilton Khaki Aviation Automatic. Los relojes se presentan en dos diámetros, 38 y 42mm, por lo que será muy sencillo que encontremos el modelo que mejor se adapta a nuestra muñeca. El modelo de 38mm es una muy buena opción de regalo para un adolescente.

Uno de los elementos que más me ha llamado la atención es el diseño de las agujas, que aunque pueda ser un detalle insignificante en relojes de este precio no suelen estar muy bien cuidado. También me ha gustado la correa de piel girada marrón.

Precios de venta al público recomendado de la colección de relojes Hamilton Khaki Aviation:

  • 575€ (correa de piel 38mm)
  • 625€ (brazalete de acero 38mm)
  • 625 € (correa de piel 42mm)
  • 675€ (brazalete de acero 42mm)

Más información: Relojes Hamilton // Web Oficial

Los materiales utilizados en la fabricación de relojes han evolucionado con la moda y la tecnología. El oro amarillo prácticamente ha desaparecido frente al oro rosa y el blanco al mismo tiempo que hemos visto como se han ido consolidando nuevos materiales como la cerámica o la fibra de carbono. Bell&Ross ha dado buena prueba de la versatilidad de todos los materiales anteriormente mencionados para la fabricación de las cajas de sus relojes y nos propone, volviendo la vista atrás, recuperar un metal que solo los más viejos (que nadie se ofenda) habrán visto en relojes de bolsillo: la plata. Pero no es una plata cualquiera sino que se trata de una aleación especial denominada Argentium que ofrece un color, brillo y profundidad inigualable y que evita el típico enegrecimiento tan característico de la plata de ley al retrasar su oxidación. La serie Bell&Ross WW1 Argentium, presentada en 2012, crece este año con un nuevo color de esfera denominada Opalin que se une a las otras dos disponibles de tonalidad más oscura, la Silver y la Ruthenium. reloj-bell-ross-argentium El nuevo B&R es el reloj de menor tamaño de la colección WW1 con tan solo 41mm lo que lo convierte en un reloj perfecto tanto para ellos como también para ellas. correas-colores-bell-ross Para reforzar el carácter vintage de los relojes WW1 Argetium, inspirados en los relojes de aviador de principios del siglo XX, todos disponen un movimiento mecánico de cuerda manual. El precio del Bell&Ross WW1 Argentium es de 3.990€ Más info: Bell&Ross]]>

bell-ross-ww1

Los materiales utilizados en la fabricación de relojes han evolucionado con la moda y la tecnología. El oro amarillo prácticamente ha desaparecido frente al oro rosa y el blanco al mismo tiempo que hemos visto como se han ido consolidando nuevos materiales como la cerámica o la fibra de carbono. Bell&Ross ha dado buena prueba de la versatilidad de todos los materiales anteriormente mencionados para la fabricación de las cajas de sus relojes y nos propone, volviendo la vista atrás, recuperar un metal que solo los más viejos (que nadie se ofenda) habrán visto en relojes de bolsillo: la plata.

Pero no es una plata cualquiera sino que se trata de una aleación especial denominada Argentium que ofrece un color, brillo y profundidad inigualable y que evita el típico enegrecimiento tan característico de la plata de ley al retrasar su oxidación.

La serie Bell&Ross WW1 Argentium, presentada en 2012, crece este año con un nuevo color de esfera denominada Opalin que se une a las otras dos disponibles de tonalidad más oscura, la Silver y la Ruthenium.

reloj-bell-ross-argentium

El nuevo B&R es el reloj de menor tamaño de la colección WW1 con tan solo 41mm lo que lo convierte en un reloj perfecto tanto para ellos como también para ellas.

correas-colores-bell-ross

Para reforzar el carácter vintage de los relojes WW1 Argetium, inspirados en los relojes de aviador de principios del siglo XX, todos disponen un movimiento mecánico de cuerda manual.

El precio del Bell&Ross WW1 Argentium es de 3.990€

Más info: Bell&Ross

Longines Pulsometro 2013

Decían que el Rolex Milgauss era el reloj de los médicos (por aquello de ser antimagnético). Entonces esperen a ver esta maravillosa oda a la elegancia relojera que acaba de sacar Longines y que conmemora el 50 aniversario de un reloj que allá por el 1963 dio mucho que hablar.

Te suena el crono, la reserva de marcha, la válvula de helio y las nuevas aleaciones de metal que se van consiguiendo. Pero, ¿y si hablamos de pulsometer y ash-tometer? Estas son las dos complicaciones que propone Longines para este reloj de nueva hornada pero de una indudable factura a la antigua usanza. La primera función nos indicará las pulsaciones, mientras que la segunda nos indicará la frecuencia de respiración. Es posible que en la actualidad estas opciones no nos digan nada, pero si echamos la vista atrás nos daremos cuenta de la importancia de la medida del tiempo en profesiones tan complejas y de mucha responsabilidad como en la medicina.

Reloj de médico Longines

La estética del reloj es además acorde con lo que nos quiere transmitir, una elegancia a prueba de bombas y las líneas de un pasado glorioso.

Más info: Longines

glashutte-original-sixties-

Habrá quien diga que las esferas azules no le van o que la tipografía de los números es un tanto «especial» pero si aprecias el verdadero arte relojero no puedes decir que el nuevo Glashütte Original Sixties Blue Hour no te gusta. Es discreto, es vintage y posiblemente los comensales de la mesa del al lado no sabrán apreciarlo pero eso a ti, que eres un verdadero conaisseur, no debería importarte.

El  Glashütte Original  Sixties Blue Hour se presenta en caja de acero con un diámetro de 39mm. La esfera y el cristal de zafiro convexo provocan que el reloj parezca mayor de lo que realmente es.

El calibre manufacturado en los talleres de Glashütte es de remonte automático y está extraordinariamente bien acabado: Rasgos característicos de Glashütte Original son los bordes biselados, los elementos de acero pulido, el ajuste fino de cuello de cisne, la platina de tres cuartos con el acabado en bandas de Glashütte y el rotor en Página 2 esqueleto con masa oscilante en oro de 21 quilates.

glashutte-sixties-manufactu

El precio del Glashütte Original  Sixties Blue Hour es de 5.800€

Más información: Glashütte-Original

El reloj Fifty Fathoms de Blancpain cumple 60 años siendo el arquetipo de reloj de buceo por excelencia (con permiso del Submariner). Para conmemorar la efeméride Blancpain nos presenta el Bathyscaphe, que captura la esencia de los primeros diseños del Fifty Fathoms de la década de los 50.

En el Fifty Fathoms Bathyscaphe la marca ha conjugado muy bien el diseño vintage con materiales hi-tech como el bisel fabricado en cerámica con inserciones de «liquidmetal«, una aleación especial que ya ha usado Omega en alguno de sus relojes que presenta una excelente resistencia a la corrosión y al desgaste.

A diferencia de sus relojes hermanos de la colección Fifty Fathoms el Bathyscape utiliza una caja de menor diámetro y grosor. La esfera y las agujas son de diseño mucho más minimalistas y recuerdan al modelo original del 53. La luminova, presente en índices, agujas, calendario y bisel, sigue siendo un elemento destacado y característico de un reloj que se vanagloria de ser el decano de los relojes de submarinista.

El mecanismo que da vida al nuevo Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe es un calibre, manufacturado por la casa en sus talleres de Le Brassus, de carga automática que puede admirarse a través de la tapa trasera de cristal de zafiro.

El modelo masculino tiene un diámetro de 43mm y el femenino de 38.

Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe

El Heuer Calculator es sin duda uno de los relojes más singulares que ha diseñado la marca suiza, pero no por su peculiar diseño, sino por la función para la que fue creado. Presentado en 1972 el Calculator iniciaba la saga de relojes de piloto de aviación de Heuer.

Hoy quizá nos extrañe hablar de “relojes de piloto” Heuer ya que asociamos la marca – actualmente TAG Heuer –  a los relojes de carreras (Formula 1, Carrera, Mónaco, Autavia,etc…) y en menor medida a relojes náuticos (colección Aquaracer). Pero en la década de los setenta se vivió un boom de los relojes de aviación principalmente impulsados por la carrera espacial entre los EE.UU y la URSS, y la popularización de la aviación comercial.

El reloj Heuer Calculator, dotado de un bisel con regla de cálculo que más adelante explicaremos para qué sirve, competía contra un icono de la relojería moderna: el Breitling Navitimer.

Catálogo Heuer Aviation

Catálogo colección Aviation de Heuer (fuente: OnTheDash)

Es obvio que lo primero que nos llamará la atención de Calculator es su aspecto. La caja de acero de 45mm de diámetro con forma de cojín, y la diferencia sustancial entre el diámetro de la esfera y el total de la caja, hacen de este Heuer vintaje una “rara avis”. La corona del cambio de horas y fecha está situada a las 9h y los pulsadores del cronógrafo a las 2 y 4h.

Bajo el cristal de plexiglass observamos la esfera de color azul con agujas de intenso color naranja. Existe una versión con esfera de color negro que tuvo muy poca difusión en el mercado y de la que actualmente es muy difícil encontrar ejemplares. Observando las fotos veremos que pese a los años que han pasado el reloj sigue conservando en muy buen estado el material luminiscente que recubre índices y agujas. La correa de estilo tropic y el cierre son los originales.

¿Cuál es la utilidad del bisel? La regla de cálculo del Heuer, tal como sucede con el Breitling Navitimer, no es un elemento de fácil comprensión si no se tienen ciertas nociones de matemáticas y de navegación aérea. Su función principal es la de facilitar el cálculo rápido y la conversión entre diferentes escalas de la velocidad media, la altitud y el consumo de combustible. Deslizando el bisel, que es bidireccional, podemos realizar entre otras operaciones la conversión entre Millas/Kilómetros, Pies/Metros y Galones/Litros con un margen de error menor al 1%.

En el apartado mecánico mencionaremos que el Calculator equipa el calibre 12 de Heuer que es una evolución del calibre 11 presentado la primavera de 1969, desarrollado por el consorcio Heuer/Breitling/Hamilton-Buren y reconocido por TAG Heuer como el primer movimiento cronógrafo automático de la historia (Ver artículo: “Entre suizos y japoneses anda el juego: el primer cronógrafo automático.”). La principal diferencia entre el calibre 12 y el 11 es que el primero late a 21,600 oscilaciones por segundo frente a las 19,800 del calibre 11.

Catálogo de relojes Heuer original de los años 70

En la década de los 70 el Heuer Calculator tenía un precio de entre 220 y 300$ según si se adquiría con correa de piel o brazalete de acero. Hoy una pieza en tan buenas condiciones como la que os mostramos que incluye la correa y el bucle original tiene un precio en subasta de unos 2000€.

Por cierto, la mayoría de nosotros al hablar de TAG Heuer solemos pronunciar el nombre de Heuer tal como suena a leerlo en castellano, cuando en realidad su pronunciación correcta es “Hoyer”. Si os fijáis en la página del catálogo de la foto superior, debajo del emblema Heuer, la marca especificaba bien claro como se debía pronunciar su nombre con un “Say Hoy-er” (Di Hoy-er).

—- Créditos

Este reportaje nunca habría sido posible sin la ayuda de Albert, el propietario del reloj, y sobre todo de Manuel Giron, fotógrafo profesional aficionado a la relojería que se ha encargado de realizar estas sublimes imágenes que acompañan al artículo.

visita su web: Manuel Giron Photography

Para Bell&Ross el 2012 ha sido un año de consolidación. Atrás ha quedado la duda de si la marca de relojes francesa sabría reposicionarse en el mercado ampliando su colección más allá de los modelos de caja cuadrada BR01 y BR03 de la colección Aviation.  Toda los relojes de la colección Vintage, de caja redonda, que han ido llegando los últimos años han tenido muy buena aceptación por parte del público aficionado (nosotros mismos lo hemos constatado en los encuentros que hemos realizado con la marca y coleccionista) y la introducción de las nuevas complicaciones para los relojes WW1 (Horas saltantes y cronógrafo monopulsante) parece que también han calado.

Si observamos los movimientos de la industria relojera es fácil darse cuenta de la «absurda» carrera por la manufactura en la que se han embarcado muchas marcas estos últimos años. Si dejamos aparte las históricas casa relojeras (Patek Philippe, Vacheron, Audemras, etc…). ¿Qué sentido tiene que marcas que han estado tradicionalmente en un rango de precios alrededor de los 3000€ busquen ahora manufacturar sus propios calibres? y no, no acepto que la respuesta sea la nueva política de distribución de ETA.

Si hay algo que siempre he admirado de Bell&Ross es su «honestidad mecánica». No manufacturan sus propios calibres ni creo que tengan intención de hacerlo, pero eso no quita que sean capaces de presentar un catálogo con complicaciones interesantes como la repetición de minutos, las horas saltantes, la reserva de marcha o el cronógrafo monopulsante.

Igualmente no hemos de olvidar que Bell&Ross presentó en 2008 el BR Minuteur Tourbillon que hoy sigue siendo el reloj más complicado y caro de la marca, y que relojes con función de horas saltantes hace más de 6 años que están en su catálogo. De hecho Carlos Rossillo ya en el primer encuentro que tuvimos con él en noviembre de 2007 nos habló que el Bell&Ross Horas Saltantes era su reloj preferido.

Con Carlos Rosillo

Pie de foto (de derecha a izquierda) :  Carlos Rossillo, el que escribe este reportaje e Isaac Martín durante la presentación de Bell&Ross en The Watch Gallery de Barcelona – Año 2007.

Primeras impresiones del Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir:

El WW1 cronógrafo monopulsante se presenta en una caja de 45mm igual que la del resto de relojes de la colección Vintage WW1 (excepto el horas saltantes y el Argentium). Pero el detalle que quizá condicione más la comodidad del reloj es su grosor que viene determinado por el tipo de calibre que utiliza. Sinceramente, para un tamaño de muñeca fino, yo prefiero los modelos WW1-92 Military.

Hay que recordar que se trata de un reloj que homenajea a los guarda-tiempos de los años 20 que utilizaban los primeros aviadores y que no eran más que relojes de bolsillo a los que se les soldaba unas asas para convertirlos en relojes de pulsera.

El generoso tamaño de la caja también facilita que el diseño de la esfera sea tan limpio como es habitual en los relojes Bell&Ross. El cronógrafo tiene una configuración bi-compax con totalizadores de 60 segundos a las 9h y de 30 minutos a las 3h.

La mecánica del reloj:

El calibre que da vida a este reloj es de origen suizo, está firmado por la empresa La Joux-Perret y ofrece la función de cronógrafo gobernado por un solo pulsador. Es una lástima que la caja tenga un fondo ciego que no permita observar el calibre, que a diferencia de lo que sucedía en el Bell&Ross BR126 Sport, creo que merece la pena mostrarse aunque es verdad que rompería la estética de reloj de aviador vintage.

Acabados generales del reloj:

El Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir se puede adquirir con dos esferas de color diferente, la Ivory de color marfíl y la Heritage de color marrón.

El modelo que pude probar y fotografiar fue el Heritage. El acabado de la esfera es especial porque no es uniforme, parece como si estuviera envejecida o oxidada. Este detalle resalta el carácter vintage del reloj.

De la correa ¿qué se puede decir que no hayamos dicho ya? Formidable como siempre. Bell&Ross ha sabido entender muy bien al público más coleccionista y freak y ofrece un amplio catálogo de correas OEM con muy buenos acabados. El cierre de hebilla también perfecto.

Precio y consideraciones finales:

El peaje que hemos de pagar cuando buscamos relojes con calibres con complicaciones es el aumento de precio. El Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir tiene un precio de 5.500€ para la versión Heritage y 5.900€ para la Ivory. No se trata de un reloj «para todos los públicos» sino más bien de una pieza para alguien que ya posea una colección más amplia y busque un reloj de aviador que se salga de lo común.

Lo bueno de Bell&Ross, y vuelvo a la primera parte de mi escrito, es que podremos disfrutar de un reloj suyo con el mismo nivel de acabados desde menos de 2.000€

Más información: Bell&Ross

—-

Nota 1: Bell&Ross ha colaborado con nosotros desde que empezamos a escribir sobre relojes en Tiempo de Lujo. Han pasado 5 años desde ese primer evento en el que pudimos conocer a Carlos Rossillo. Nosotros estábamos acabando la universidad y en las relojerías nos recibían en ocasiones con una cara un poco rara porque no cuadrábamos en el perfil de los asistentes a estos eventos pero Bell&Ross siempre ha comprendido muy bien el papel de esta publicación online y nos ha apoyado.

]]>

Para Bell&Ross el 2012 ha sido un año de consolidación. Atrás ha quedado la duda de si la marca de relojes francesa sabría reposicionarse en el mercado ampliando su colección más allá de los modelos de caja cuadrada BR01 y BR03 de la colección Aviation.  Toda los relojes de la colección Vintage, de caja redonda, que han ido llegando los últimos años han tenido muy buena aceptación por parte del público aficionado (nosotros mismos lo hemos constatado en los encuentros que hemos realizado con la marca y coleccionista) y la introducción de las nuevas complicaciones para los relojes WW1 (Horas saltantes y cronógrafo monopulsante) parece que también han calado.

Si observamos los movimientos de la industria relojera es fácil darse cuenta de la «absurda» carrera por la manufactura en la que se han embarcado muchas marcas estos últimos años. Si dejamos aparte las históricas casa relojeras (Patek Philippe, Vacheron, Audemras, etc…). ¿Qué sentido tiene que marcas que han estado tradicionalmente en un rango de precios alrededor de los 3000€ busquen ahora manufacturar sus propios calibres? y no, no acepto que la respuesta sea la nueva política de distribución de ETA.

Si hay algo que siempre he admirado de Bell&Ross es su «honestidad mecánica». No manufacturan sus propios calibres ni creo que tengan intención de hacerlo, pero eso no quita que sean capaces de presentar un catálogo con complicaciones interesantes como la repetición de minutos, las horas saltantes, la reserva de marcha o el cronógrafo monopulsante.

Igualmente no hemos de olvidar que Bell&Ross presentó en 2008 el BR Minuteur Tourbillon que hoy sigue siendo el reloj más complicado y caro de la marca, y que relojes con función de horas saltantes hace más de 6 años que están en su catálogo. De hecho Carlos Rossillo ya en el primer encuentro que tuvimos con él en noviembre de 2007 nos habló que el Bell&Ross Horas Saltantes era su reloj preferido.

Con Carlos Rosillo

Pie de foto (de derecha a izquierda) :  Carlos Rossillo, el que escribe este reportaje e Isaac Martín durante la presentación de Bell&Ross en The Watch Gallery de Barcelona – Año 2007.

Primeras impresiones del Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir:

El WW1 cronógrafo monopulsante se presenta en una caja de 45mm igual que la del resto de relojes de la colección Vintage WW1 (excepto el horas saltantes y el Argentium). Pero el detalle que quizá condicione más la comodidad del reloj es su grosor que viene determinado por el tipo de calibre que utiliza. Sinceramente, para un tamaño de muñeca fino, yo prefiero los modelos WW1-92 Military.

Hay que recordar que se trata de un reloj que homenajea a los guarda-tiempos de los años 20 que utilizaban los primeros aviadores y que no eran más que relojes de bolsillo a los que se les soldaba unas asas para convertirlos en relojes de pulsera.

El generoso tamaño de la caja también facilita que el diseño de la esfera sea tan limpio como es habitual en los relojes Bell&Ross. El cronógrafo tiene una configuración bi-compax con totalizadores de 60 segundos a las 9h y de 30 minutos a las 3h.

La mecánica del reloj:

El calibre que da vida a este reloj es de origen suizo, está firmado por la empresa La Joux-Perret y ofrece la función de cronógrafo gobernado por un solo pulsador. Es una lástima que la caja tenga un fondo ciego que no permita observar el calibre, que a diferencia de lo que sucedía en el Bell&Ross BR126 Sport, creo que merece la pena mostrarse aunque es verdad que rompería la estética de reloj de aviador vintage.

Acabados generales del reloj:

El Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir se puede adquirir con dos esferas de color diferente, la Ivory de color marfíl y la Heritage de color marrón.

El modelo que pude probar y fotografiar fue el Heritage. El acabado de la esfera es especial porque no es uniforme, parece como si estuviera envejecida o oxidada. Este detalle resalta el carácter vintage del reloj.

De la correa ¿qué se puede decir que no hayamos dicho ya? Formidable como siempre. Bell&Ross ha sabido entender muy bien al público más coleccionista y freak y ofrece un amplio catálogo de correas OEM con muy buenos acabados. El cierre de hebilla también perfecto.

Precio y consideraciones finales:

El peaje que hemos de pagar cuando buscamos relojes con calibres con complicaciones es el aumento de precio. El Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir tiene un precio de 5.500€ para la versión Heritage y 5.900€ para la Ivory. No se trata de un reloj «para todos los públicos» sino más bien de una pieza para alguien que ya posea una colección más amplia y busque un reloj de aviador que se salga de lo común.

Lo bueno de Bell&Ross, y vuelvo a la primera parte de mi escrito, es que podremos disfrutar de un reloj suyo con el mismo nivel de acabados desde menos de 2.000€

Más información: Bell&Ross

—-

Nota 1: Bell&Ross ha colaborado con nosotros desde que empezamos a escribir sobre relojes en Tiempo de Lujo. Han pasado 5 años desde ese primer evento en el que pudimos conocer a Carlos Rossillo. Nosotros estábamos acabando la universidad y en las relojerías nos recibían en ocasiones con una cara un poco rara porque no cuadrábamos en el perfil de los asistentes a estos eventos pero Bell&Ross siempre ha comprendido muy bien el papel de esta publicación online y nos ha apoyado.

Baume & Mercier Clifton Collection

Os ofrecemos un pequeño adelanto de la nueva colección de relojes que presentará Baume & Mercier el próximo mes de enero durante el Salón Internacional de la Alta Relojería de Ginebra SIHH.

La colección  se llamará Clifton y se inspira en los relojes de la década de los 50. Los modelos que mostramos rondan los 41 mm y se fabricarán en caja de acero u oro rosa (fijaros en las pequeñas diferencias en las asas de la cajas de diferentes metales). Todos los relojes de la colección Clifton destacarán por su escaso grosor.

Los calibres utilizados para los relojes Baume & Mercier Clifton de acero serán de origen ETA y automáticos con función de horas, minutos, pequeño segundero y fecha. Los modelos de oro utilizarán un calibre La Joux-Perret 7381 de cuerda manual con peuqeño segundero pero sin fecha.

Los precios de los relojes Baume & Mercier Clifton partirán de los 2.000€ para las versiones de acero hasta los 6.000€ de los modelos de oro.

Anécdota: Clifton es una región costera de Sudáfrica famosa por sus mansiones al estilo de los Hamptons – qué da nombre a otra colección de B&M- en EE.UU.

Más info: Baume & Mercier