Entradas

bell-ross-ww1

Los materiales utilizados en la fabricación de relojes han evolucionado con la moda y la tecnología. El oro amarillo prácticamente ha desaparecido frente al oro rosa y el blanco al mismo tiempo que hemos visto como se han ido consolidando nuevos materiales como la cerámica o la fibra de carbono. Bell&Ross ha dado buena prueba de la versatilidad de todos los materiales anteriormente mencionados para la fabricación de las cajas de sus relojes y nos propone, volviendo la vista atrás, recuperar un metal que solo los más viejos (que nadie se ofenda) habrán visto en relojes de bolsillo: la plata.

Pero no es una plata cualquiera sino que se trata de una aleación especial denominada Argentium que ofrece un color, brillo y profundidad inigualable y que evita el típico enegrecimiento tan característico de la plata de ley al retrasar su oxidación.

La serie Bell&Ross WW1 Argentium, presentada en 2012, crece este año con un nuevo color de esfera denominada Opalin que se une a las otras dos disponibles de tonalidad más oscura, la Silver y la Ruthenium.

reloj-bell-ross-argentium

El nuevo B&R es el reloj de menor tamaño de la colección WW1 con tan solo 41mm lo que lo convierte en un reloj perfecto tanto para ellos como también para ellas.

correas-colores-bell-ross

Para reforzar el carácter vintage de los relojes WW1 Argetium, inspirados en los relojes de aviador de principios del siglo XX, todos disponen un movimiento mecánico de cuerda manual.

El precio del Bell&Ross WW1 Argentium es de 3.990€

Más info: Bell&Ross

Los materiales utilizados en la fabricación de relojes han evolucionado con la moda y la tecnología. El oro amarillo prácticamente ha desaparecido frente al oro rosa y el blanco al mismo tiempo que hemos visto como se han ido consolidando nuevos materiales como la cerámica o la fibra de carbono. Bell&Ross ha dado buena prueba de la versatilidad de todos los materiales anteriormente mencionados para la fabricación de las cajas de sus relojes y nos propone, volviendo la vista atrás, recuperar un metal que solo los más viejos (que nadie se ofenda) habrán visto en relojes de bolsillo: la plata. Pero no es una plata cualquiera sino que se trata de una aleación especial denominada Argentium que ofrece un color, brillo y profundidad inigualable y que evita el típico enegrecimiento tan característico de la plata de ley al retrasar su oxidación. La serie Bell&Ross WW1 Argentium, presentada en 2012, crece este año con un nuevo color de esfera denominada Opalin que se une a las otras dos disponibles de tonalidad más oscura, la Silver y la Ruthenium. reloj-bell-ross-argentium El nuevo B&R es el reloj de menor tamaño de la colección WW1 con tan solo 41mm lo que lo convierte en un reloj perfecto tanto para ellos como también para ellas. correas-colores-bell-ross Para reforzar el carácter vintage de los relojes WW1 Argetium, inspirados en los relojes de aviador de principios del siglo XX, todos disponen un movimiento mecánico de cuerda manual. El precio del Bell&Ross WW1 Argentium es de 3.990€ Más info: Bell&Ross]]>

Breitling 2013

Que los relojes de aviador utilicen esferas de color negro con números blancos no es por capricho. El motivo de esta combinación cromática es que facilita la lectura del tiempo. Siguiendo esta tendencia de diseño de los relojes de piloto Breitling, que lleva fabricando relojes para el mundo de la aviación desde los años 30, nos presenta el nuevo Transocean Unitime Pilot.

La principal característica técnica de este Breitling es su función de Horario Universal ajustable mediante la corona ( con un solo gesto se puede corregir todas las indicaciones, inclusive la fecha, tanto hacia adelante como hacia atrás) que nos permite conocer de forma simultanea la hora en los diferentes husos horarios.

Reloj Breitling Transocean Pilot 2013

El Breitling Unitime Pilot está equipado con el movimiento manufacturado Calibre B05 con certificado de cronómetro COSC, 70 horas de reserva de marcha y con funciones de cronógrafo y hora universal. La edición con caja y brazalete de acero es una edición limitada a 1000 unidades. El reloj también está disponible con esfera azul, caja de oro rojo pulido, pulsera de cuero o cocodrilo

BR01 Horizon, el BR01 Altimeter y el BR 01 Turn Coordinator. Los nuevos relojes que Bell&Ross presentará a finales de este mes durante la feria de Baselworld 2013 se basan en el funcionamiento de tres elementos indispensables del panel de mandos de un avión:

  • El compás giroscópico, o indicador de rumbo, es un instrumento indispensable para el pilotaje. Indica la ruta que sigue la aeronave y se utiliza tanto en vuelo manual como en automático.
  • El airspeed, o anemómetro, es un indicador de velocidad. Permite medir la rapidez con la que un avión se desplaza en el aire, y pilotarlo de manera controlada cuando no hay visibilidad.
  • El indicador de velocidad vertical permite al piloto saber, en todo momento, si el avión está ascendiendo, descendiendo o vuela nivelado. Este instrumento se basa en la presión atmosférica y está graduado en cientos de pies por minuto.
Bell&Ross BR01 Flight Compass Bell&Ross BR01 Flight Compass La esfera se compone de tres discos concéntricos independientes, graduados para las horas y los minutos. Los segundos transcurren en el centro, en un disco no graduado dotado de una referencia en color amarillo. La lectura de la hora se indica por medio del triángulo amarillo que aparece en el disco exterior de las horas. Los minutos se leen en el disco intermedio. Las indicaciones, WES (oeste, este, sur) se representan en ese mismo disco, como en el instrumento original, y la indicación N del norte se ha sustituido por el triángulo amarillo que sirve de referencia para la lectura de las horas. Para destacar las referencias por contraste, un avión idéntico al que se encuentra en el instrumento original e índices de color amarillo, han sido grabados bajo el cristal. Bell&Ross BR01 Air Speed Bell&Ross BR01 Air Speed Para mayor legibilidad se han separado las graduaciones de las horas, los minutos y los segundos, del mismo modo que en el instrumento original, colocando los minutos en el diámetro mayor, mientras que las horas se visualizan al centro. Los tres colores del instrumento original que indican valores más o menos críticos, verde, blanco y amarillo, también figuran en la esfera del reloj e indican las zonas por cuarto de hora. Las agujas e índices llevan un revestimiento foto luminiscente blanco y contrastan con la esfera negra, siguiendo así los principios de legibilidad de los instrumentos de aviación profesionales. Bell&Ross BR01 Climb Bell&Ross BR01 Climb La esfera retoma el estilo del instrumento original. En lugar del variómetro, un indicador de reserva de marcha permite al usuario medir la energía restante, indispensable para la correcta función del movimiento. Este indicador aparece en amarillo, contrastando con el negro de la esfera y el resto de la información horaria. Como complemento, la fecha se muestra en una ventanilla a las 3 horas. La tipografía de la graduación recuerda la del CLIMB. Como éste solo posee una aguja blanca, la correspondiente a las horas se ha ennegrecido para reproducir lo más fielmente posible el grafismo del instrumento original. Las agujas y las cifras están recubiertas de un revestimiento foto luminiscente blanco y contrastan con la esfera negra, siguiendo así los principios de legibilidad de los instrumentos de aviación profesionales. Los tres relojes de Bell&Ross se presentan en una edición limitada de 999 unidades de las que las 99 primeras se comercializarán en un caja que contiene los 6 relojes instrumentos de la marca: Horizon, Altimeter, Turn Coordinator, Airspeed, Flight Compass y Climb.]]>

La familia de relojes inspirados en instrumentos aeronáuticos del Bell&Ross crece con tres nuevas unidades siguiendo la linea de diseño de los relojes Compass y Radar de 2010 y 2011 respectivamente, y de la saga BR01 Horizon, el BR01 Altimeter y el BR 01 Turn Coordinator.

Los nuevos relojes que Bell&Ross presentará a finales de este mes durante la feria de Baselworld 2013 se basan en el funcionamiento de tres elementos indispensables del panel de mandos de un avión:

  • El compás giroscópico, o indicador de rumbo, es un instrumento indispensable para el pilotaje. Indica la ruta que sigue la aeronave y se utiliza tanto en vuelo manual como en automático.
  • El airspeed, o anemómetro, es un indicador de velocidad. Permite medir la rapidez con la que un avión se desplaza en el aire, y pilotarlo de manera controlada cuando no hay visibilidad.
  • El indicador de velocidad vertical permite al piloto saber, en todo momento, si el avión está ascendiendo, descendiendo o vuela nivelado. Este instrumento se basa en la presión atmosférica y está graduado en cientos de pies por minuto.

Bell&Ross BR01 Flight Compass

Bell&Ross BR01 Flight Compass

La esfera se compone de tres discos concéntricos independientes, graduados para las horas y los minutos. Los segundos transcurren en el centro, en un disco no graduado dotado de una referencia en color amarillo. La lectura de la hora se indica por medio del triángulo amarillo que aparece en el disco exterior de las horas. Los minutos se leen en el disco intermedio.

Las indicaciones, WES (oeste, este, sur) se representan en ese mismo disco, como en el instrumento original, y la indicación N del norte se ha sustituido por el triángulo amarillo que sirve de referencia para la lectura de las horas.

Para destacar las referencias por contraste, un avión idéntico al que se encuentra en el instrumento original e índices de color amarillo, han sido grabados bajo el cristal.

Bell&Ross BR01 Air Speed

Bell&Ross BR01 Air Speed

Para mayor legibilidad se han separado las graduaciones de las horas, los minutos y los segundos, del mismo modo que en el instrumento original, colocando los minutos en el diámetro mayor, mientras que las horas se visualizan al centro.

Los tres colores del instrumento original que indican valores más o menos críticos, verde, blanco y amarillo, también figuran en la esfera del reloj e indican las zonas por cuarto de hora.

Las agujas e índices llevan un revestimiento foto luminiscente blanco y contrastan con la esfera negra, siguiendo así los principios de legibilidad de los instrumentos de aviación profesionales.

Bell&Ross BR01 Climb

Bell&Ross BR01 Climb

La esfera retoma el estilo del instrumento original. En lugar del variómetro, un indicador de reserva de marcha permite al usuario medir la energía restante, indispensable para la correcta función del movimiento. Este indicador aparece en amarillo, contrastando con el negro de la esfera y el resto de la información horaria. Como complemento, la fecha se muestra en una ventanilla a las 3 horas.

La tipografía de la graduación recuerda la del CLIMB. Como éste solo posee una aguja blanca, la correspondiente a las horas se ha ennegrecido para reproducir lo más fielmente posible el grafismo del instrumento original.

Las agujas y las cifras están recubiertas de un revestimiento foto luminiscente blanco y contrastan con la esfera negra, siguiendo así los principios de legibilidad de los instrumentos de aviación profesionales.

Los tres relojes de Bell&Ross se presentan en una edición limitada de 999 unidades de las que las 99 primeras se comercializarán en un caja que contiene los 6 relojes instrumentos de la marca: Horizon, Altimeter, Turn Coordinator, Airspeed, Flight Compass y Climb.

El Heuer Calculator es sin duda uno de los relojes más singulares que ha diseñado la marca suiza, pero no por su peculiar diseño, sino por la función para la que fue creado. Presentado en 1972 el Calculator iniciaba la saga de relojes de piloto de aviación de Heuer.

Hoy quizá nos extrañe hablar de “relojes de piloto” Heuer ya que asociamos la marca – actualmente TAG Heuer –  a los relojes de carreras (Formula 1, Carrera, Mónaco, Autavia,etc…) y en menor medida a relojes náuticos (colección Aquaracer). Pero en la década de los setenta se vivió un boom de los relojes de aviación principalmente impulsados por la carrera espacial entre los EE.UU y la URSS, y la popularización de la aviación comercial.

El reloj Heuer Calculator, dotado de un bisel con regla de cálculo que más adelante explicaremos para qué sirve, competía contra un icono de la relojería moderna: el Breitling Navitimer.

Catálogo Heuer Aviation

Catálogo colección Aviation de Heuer (fuente: OnTheDash)

Es obvio que lo primero que nos llamará la atención de Calculator es su aspecto. La caja de acero de 45mm de diámetro con forma de cojín, y la diferencia sustancial entre el diámetro de la esfera y el total de la caja, hacen de este Heuer vintaje una “rara avis”. La corona del cambio de horas y fecha está situada a las 9h y los pulsadores del cronógrafo a las 2 y 4h.

Bajo el cristal de plexiglass observamos la esfera de color azul con agujas de intenso color naranja. Existe una versión con esfera de color negro que tuvo muy poca difusión en el mercado y de la que actualmente es muy difícil encontrar ejemplares. Observando las fotos veremos que pese a los años que han pasado el reloj sigue conservando en muy buen estado el material luminiscente que recubre índices y agujas. La correa de estilo tropic y el cierre son los originales.

¿Cuál es la utilidad del bisel? La regla de cálculo del Heuer, tal como sucede con el Breitling Navitimer, no es un elemento de fácil comprensión si no se tienen ciertas nociones de matemáticas y de navegación aérea. Su función principal es la de facilitar el cálculo rápido y la conversión entre diferentes escalas de la velocidad media, la altitud y el consumo de combustible. Deslizando el bisel, que es bidireccional, podemos realizar entre otras operaciones la conversión entre Millas/Kilómetros, Pies/Metros y Galones/Litros con un margen de error menor al 1%.

En el apartado mecánico mencionaremos que el Calculator equipa el calibre 12 de Heuer que es una evolución del calibre 11 presentado la primavera de 1969, desarrollado por el consorcio Heuer/Breitling/Hamilton-Buren y reconocido por TAG Heuer como el primer movimiento cronógrafo automático de la historia (Ver artículo: “Entre suizos y japoneses anda el juego: el primer cronógrafo automático.”). La principal diferencia entre el calibre 12 y el 11 es que el primero late a 21,600 oscilaciones por segundo frente a las 19,800 del calibre 11.

Catálogo de relojes Heuer original de los años 70

En la década de los 70 el Heuer Calculator tenía un precio de entre 220 y 300$ según si se adquiría con correa de piel o brazalete de acero. Hoy una pieza en tan buenas condiciones como la que os mostramos que incluye la correa y el bucle original tiene un precio en subasta de unos 2000€.

Por cierto, la mayoría de nosotros al hablar de TAG Heuer solemos pronunciar el nombre de Heuer tal como suena a leerlo en castellano, cuando en realidad su pronunciación correcta es “Hoyer”. Si os fijáis en la página del catálogo de la foto superior, debajo del emblema Heuer, la marca especificaba bien claro como se debía pronunciar su nombre con un “Say Hoy-er” (Di Hoy-er).

—- Créditos

Este reportaje nunca habría sido posible sin la ayuda de Albert, el propietario del reloj, y sobre todo de Manuel Giron, fotógrafo profesional aficionado a la relojería que se ha encargado de realizar estas sublimes imágenes que acompañan al artículo.

visita su web: Manuel Giron Photography

Para Bell&Ross el 2012 ha sido un año de consolidación. Atrás ha quedado la duda de si la marca de relojes francesa sabría reposicionarse en el mercado ampliando su colección más allá de los modelos de caja cuadrada BR01 y BR03 de la colección Aviation.  Toda los relojes de la colección Vintage, de caja redonda, que han ido llegando los últimos años han tenido muy buena aceptación por parte del público aficionado (nosotros mismos lo hemos constatado en los encuentros que hemos realizado con la marca y coleccionista) y la introducción de las nuevas complicaciones para los relojes WW1 (Horas saltantes y cronógrafo monopulsante) parece que también han calado.

Si observamos los movimientos de la industria relojera es fácil darse cuenta de la «absurda» carrera por la manufactura en la que se han embarcado muchas marcas estos últimos años. Si dejamos aparte las históricas casa relojeras (Patek Philippe, Vacheron, Audemras, etc…). ¿Qué sentido tiene que marcas que han estado tradicionalmente en un rango de precios alrededor de los 3000€ busquen ahora manufacturar sus propios calibres? y no, no acepto que la respuesta sea la nueva política de distribución de ETA.

Si hay algo que siempre he admirado de Bell&Ross es su «honestidad mecánica». No manufacturan sus propios calibres ni creo que tengan intención de hacerlo, pero eso no quita que sean capaces de presentar un catálogo con complicaciones interesantes como la repetición de minutos, las horas saltantes, la reserva de marcha o el cronógrafo monopulsante.

Igualmente no hemos de olvidar que Bell&Ross presentó en 2008 el BR Minuteur Tourbillon que hoy sigue siendo el reloj más complicado y caro de la marca, y que relojes con función de horas saltantes hace más de 6 años que están en su catálogo. De hecho Carlos Rossillo ya en el primer encuentro que tuvimos con él en noviembre de 2007 nos habló que el Bell&Ross Horas Saltantes era su reloj preferido.

Con Carlos Rosillo

Pie de foto (de derecha a izquierda) :  Carlos Rossillo, el que escribe este reportaje e Isaac Martín durante la presentación de Bell&Ross en The Watch Gallery de Barcelona – Año 2007.

Primeras impresiones del Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir:

El WW1 cronógrafo monopulsante se presenta en una caja de 45mm igual que la del resto de relojes de la colección Vintage WW1 (excepto el horas saltantes y el Argentium). Pero el detalle que quizá condicione más la comodidad del reloj es su grosor que viene determinado por el tipo de calibre que utiliza. Sinceramente, para un tamaño de muñeca fino, yo prefiero los modelos WW1-92 Military.

Hay que recordar que se trata de un reloj que homenajea a los guarda-tiempos de los años 20 que utilizaban los primeros aviadores y que no eran más que relojes de bolsillo a los que se les soldaba unas asas para convertirlos en relojes de pulsera.

El generoso tamaño de la caja también facilita que el diseño de la esfera sea tan limpio como es habitual en los relojes Bell&Ross. El cronógrafo tiene una configuración bi-compax con totalizadores de 60 segundos a las 9h y de 30 minutos a las 3h.

La mecánica del reloj:

El calibre que da vida a este reloj es de origen suizo, está firmado por la empresa La Joux-Perret y ofrece la función de cronógrafo gobernado por un solo pulsador. Es una lástima que la caja tenga un fondo ciego que no permita observar el calibre, que a diferencia de lo que sucedía en el Bell&Ross BR126 Sport, creo que merece la pena mostrarse aunque es verdad que rompería la estética de reloj de aviador vintage.

Acabados generales del reloj:

El Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir se puede adquirir con dos esferas de color diferente, la Ivory de color marfíl y la Heritage de color marrón.

El modelo que pude probar y fotografiar fue el Heritage. El acabado de la esfera es especial porque no es uniforme, parece como si estuviera envejecida o oxidada. Este detalle resalta el carácter vintage del reloj.

De la correa ¿qué se puede decir que no hayamos dicho ya? Formidable como siempre. Bell&Ross ha sabido entender muy bien al público más coleccionista y freak y ofrece un amplio catálogo de correas OEM con muy buenos acabados. El cierre de hebilla también perfecto.

Precio y consideraciones finales:

El peaje que hemos de pagar cuando buscamos relojes con calibres con complicaciones es el aumento de precio. El Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir tiene un precio de 5.500€ para la versión Heritage y 5.900€ para la Ivory. No se trata de un reloj «para todos los públicos» sino más bien de una pieza para alguien que ya posea una colección más amplia y busque un reloj de aviador que se salga de lo común.

Lo bueno de Bell&Ross, y vuelvo a la primera parte de mi escrito, es que podremos disfrutar de un reloj suyo con el mismo nivel de acabados desde menos de 2.000€

Más información: Bell&Ross

—-

Nota 1: Bell&Ross ha colaborado con nosotros desde que empezamos a escribir sobre relojes en Tiempo de Lujo. Han pasado 5 años desde ese primer evento en el que pudimos conocer a Carlos Rossillo. Nosotros estábamos acabando la universidad y en las relojerías nos recibían en ocasiones con una cara un poco rara porque no cuadrábamos en el perfil de los asistentes a estos eventos pero Bell&Ross siempre ha comprendido muy bien el papel de esta publicación online y nos ha apoyado.

]]>

Para Bell&Ross el 2012 ha sido un año de consolidación. Atrás ha quedado la duda de si la marca de relojes francesa sabría reposicionarse en el mercado ampliando su colección más allá de los modelos de caja cuadrada BR01 y BR03 de la colección Aviation.  Toda los relojes de la colección Vintage, de caja redonda, que han ido llegando los últimos años han tenido muy buena aceptación por parte del público aficionado (nosotros mismos lo hemos constatado en los encuentros que hemos realizado con la marca y coleccionista) y la introducción de las nuevas complicaciones para los relojes WW1 (Horas saltantes y cronógrafo monopulsante) parece que también han calado.

Si observamos los movimientos de la industria relojera es fácil darse cuenta de la «absurda» carrera por la manufactura en la que se han embarcado muchas marcas estos últimos años. Si dejamos aparte las históricas casa relojeras (Patek Philippe, Vacheron, Audemras, etc…). ¿Qué sentido tiene que marcas que han estado tradicionalmente en un rango de precios alrededor de los 3000€ busquen ahora manufacturar sus propios calibres? y no, no acepto que la respuesta sea la nueva política de distribución de ETA.

Si hay algo que siempre he admirado de Bell&Ross es su «honestidad mecánica». No manufacturan sus propios calibres ni creo que tengan intención de hacerlo, pero eso no quita que sean capaces de presentar un catálogo con complicaciones interesantes como la repetición de minutos, las horas saltantes, la reserva de marcha o el cronógrafo monopulsante.

Igualmente no hemos de olvidar que Bell&Ross presentó en 2008 el BR Minuteur Tourbillon que hoy sigue siendo el reloj más complicado y caro de la marca, y que relojes con función de horas saltantes hace más de 6 años que están en su catálogo. De hecho Carlos Rossillo ya en el primer encuentro que tuvimos con él en noviembre de 2007 nos habló que el Bell&Ross Horas Saltantes era su reloj preferido.

Con Carlos Rosillo

Pie de foto (de derecha a izquierda) :  Carlos Rossillo, el que escribe este reportaje e Isaac Martín durante la presentación de Bell&Ross en The Watch Gallery de Barcelona – Año 2007.

Primeras impresiones del Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir:

El WW1 cronógrafo monopulsante se presenta en una caja de 45mm igual que la del resto de relojes de la colección Vintage WW1 (excepto el horas saltantes y el Argentium). Pero el detalle que quizá condicione más la comodidad del reloj es su grosor que viene determinado por el tipo de calibre que utiliza. Sinceramente, para un tamaño de muñeca fino, yo prefiero los modelos WW1-92 Military.

Hay que recordar que se trata de un reloj que homenajea a los guarda-tiempos de los años 20 que utilizaban los primeros aviadores y que no eran más que relojes de bolsillo a los que se les soldaba unas asas para convertirlos en relojes de pulsera.

El generoso tamaño de la caja también facilita que el diseño de la esfera sea tan limpio como es habitual en los relojes Bell&Ross. El cronógrafo tiene una configuración bi-compax con totalizadores de 60 segundos a las 9h y de 30 minutos a las 3h.

La mecánica del reloj:

El calibre que da vida a este reloj es de origen suizo, está firmado por la empresa La Joux-Perret y ofrece la función de cronógrafo gobernado por un solo pulsador. Es una lástima que la caja tenga un fondo ciego que no permita observar el calibre, que a diferencia de lo que sucedía en el Bell&Ross BR126 Sport, creo que merece la pena mostrarse aunque es verdad que rompería la estética de reloj de aviador vintage.

Acabados generales del reloj:

El Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir se puede adquirir con dos esferas de color diferente, la Ivory de color marfíl y la Heritage de color marrón.

El modelo que pude probar y fotografiar fue el Heritage. El acabado de la esfera es especial porque no es uniforme, parece como si estuviera envejecida o oxidada. Este detalle resalta el carácter vintage del reloj.

De la correa ¿qué se puede decir que no hayamos dicho ya? Formidable como siempre. Bell&Ross ha sabido entender muy bien al público más coleccionista y freak y ofrece un amplio catálogo de correas OEM con muy buenos acabados. El cierre de hebilla también perfecto.

Precio y consideraciones finales:

El peaje que hemos de pagar cuando buscamos relojes con calibres con complicaciones es el aumento de precio. El Bell&Ross WW1 Chronographe Monopoussoir tiene un precio de 5.500€ para la versión Heritage y 5.900€ para la Ivory. No se trata de un reloj «para todos los públicos» sino más bien de una pieza para alguien que ya posea una colección más amplia y busque un reloj de aviador que se salga de lo común.

Lo bueno de Bell&Ross, y vuelvo a la primera parte de mi escrito, es que podremos disfrutar de un reloj suyo con el mismo nivel de acabados desde menos de 2.000€

Más información: Bell&Ross

—-

Nota 1: Bell&Ross ha colaborado con nosotros desde que empezamos a escribir sobre relojes en Tiempo de Lujo. Han pasado 5 años desde ese primer evento en el que pudimos conocer a Carlos Rossillo. Nosotros estábamos acabando la universidad y en las relojerías nos recibían en ocasiones con una cara un poco rara porque no cuadrábamos en el perfil de los asistentes a estos eventos pero Bell&Ross siempre ha comprendido muy bien el papel de esta publicación online y nos ha apoyado.

Glycine lleva 98 años ininterrumpidos en el negocio por lo que su legitimidad como casa pionera de la relojería moderna queda fuera de toda duda. Su «pecado» ha sido su perfil bajo, no en la calidad de sus relojes sino en el alcance de su comunicación – bendito marketing, ¿qué sería la industria relojera sin tí? – Pero pese a todo, Glycine ha seguido ahí. Ya sea en manos de la famila Meylan, Brechbühler o de su actual propietario Stephan Lack lo que nunca ha alterado ha sido su ADN, y es que hablar de Glycine es hablar de relojes instrumento robustos y fiables, pero sobre todo es hablar de Airman, la joya de corona.

El primer reloj de la colección Airman data de 1953 y desde entonces le han seguido otros 20 modelos distintos. Versiones cronógrafo, la colección SST y el característico Airman 7 de 3 esferas, todos relojes diferentes entre sí pero con una función común: la indicación de un segundo huso horario (o incluso hasta un tercero y un cuarto!). La historía cuenta que el Airman fue un proyecto que puso en marcha Charles Hertig y que se desarrolló junto a pilotos militares y civiles, quienes impusieron la esfera de 24 horas.

El reloj que aquí os presentamos en la última versión del Airman disponible. Se trata de una edición limitada de 600 unidades diseñadas siguiendo la estética original del reloj de 1953. En realidad las agujas son prestadas de la segunda edición del Airman, en producción entre 1953 y 1960.

Historia del reloj Glycine Airman

Airman I – Versiones originales de 1953

Primeras impresiones del Glycine Airman 1953 Vintage:

Su estética no deja lugar a la duda. No estamos ante la típica re-interprentación de un reloj vintage, el Airman 1953 es una reproducción fiel al modelo original. Tan solo las coronas, la tapa trasera de cristal y las aristas facetadas de las asas de la caja son los detalles diferenciadores de este nuevo modelo.

La esfera del Airman 1953 Vintage es el elemento más destacado de reloj. La tipografía y disposición de los elementos sobre la esfera son exactos al modelo fabricado en 1953. La escala segundera exterior ayuda a crear el efecto óptico de que la esfera está ligeramente abombada. Detalle que si os fijáis en el diseño del resto de relojes Airman disponibles actualmente no sucede.

La esfera de 24 horas:

Otro rasgo que ha identificado tradicionalmente a los relojes Airman, aunque no a todos ellos, es la esfera de 24 horas. No negaré que al principio puedes encontrarte un tanto desubicado al tener, por ejemplo, las 10 de la mañana donde normalmente estarían las 5 de la tarde. Al final te acabas acostumbrando a la lectura de la hora e incluso puede resultar un buen tema de conversación cuando lo enseñas a alguien que no ha visto una reloj en la que la aguja horaria solo da una vuelta completa al día.

El color de la esfera y el recubrimiento de las agujas es de color «blanco roto-marfíl-beige» y remarca más el carácter del reloj.

El segundo huso horario:

El Glycine Airman se ideó originalmente como un reloj para pilotos de aviación. Una de las cualidades más apreciadas por este colectivo siempre ha sido disponer de un segundo huso horario.  Para no complicar la mecánica de reloj, cosa que hubiese encarecido mucho su precio, en el primer modelo de Airman se optó por un bisel exterior de 24 horas bidireccional amordazado por una corona que impedía su alteración fortuita. El Airman 1953 Vinatge, como sus hermanos Base 22 y Double 24, recupera este sistema para indicar la hora de destino.

El Glycine Airman 1953 Vintage en la muñeca:

El nuevo Airman tiene un diámetro de 42mm que resulta bastante cómodo pese a que las asas de la caja son bastante alargadas en proporción al diámetro de la circunferencia.

Consideraciones técnicas y detalles de acabado del reloj:

El Airman 1953 Vintage está dotado de una calibre ETA2893-2 de remonte automático. Las platinas, puentes y masa oscilantes han sido decorados. Es una maquinaria sencilla pero muy fiable. Hubiese sido espectacular su hubieran podido recuperar algún calibre Felsa692 original de los años 60.

Un punto a mejorar sería la luminiscencia. Las agujas están recubiertas de luminova y se ven bien, pero al ser un reloj de 24 horas si no estamos acostumbrados a la posición horaria sobre la esfera resulta un poco difícil la lectura con la luz apagada.

El reloj se presenta en una caja de madera idéntica a la del modelo original de 1953.

¿Qué tienen en común Omega, Breitling, Heuer y Glycine? Que todas enviaron un reloj al espacio durante los años 60. Fue el astronauta Charles Conrad quien en 1965 abordo de la nave Gemini 5 quien eligió un reloj Glycine Airman para que le acompañara en su aventura. Cuatro años más tarde Charles Conrad se convertiría en el tercer hombre en pisar la Luna.

Precio: 1750€

Más info: Glycine

Hace unos pocos días os hablaba de la colección Espada de Zenith y cómo el rumbo marcado por Jean Frédéric Dufour había hecho recuperar el esplendor a la marca fundada en Le Locle (Suiza).  Curiosamente el artículo lo publiqué antes de que el equipo de comunicación de las joyerías Rabat nos enviara la invitación del encuentro para prensa que organizaban junto a Zenith en Barcelona. Como nunca pierdo oportunidad de poder trastear nuevos relojes y con la mente puesta en descubrir una pieza de relojería tan especial como el Montre d’Aèronef Type 20 Special, no podía faltar a la cita.

La presentación ha estado centrada en la colección de relojes Pilot. Julio Ruiz, director de Zenith España, ha ido explicando las cualidades de cada una de las piezas expuestas haciendo hincapié en los valores diferenciales de la marca respecto a la competencia. El dato más relevante a tener en cuenta es que Zenith desarrolla íntegramente el 100% de los calibres que equipan sus relojes.

Descubriendo los relojes:

Colecciones de relojes Zenith Pilot

Montre d’Aèronef Type 20: Sin duda la pieza más especial de la colección. Ya os hablamos de este reloj en un artículo previo pero no está demás recuperar algunos datos. Caja de titanio de 57mm y calibre de remonte manual que originalmente equipaban algunos relojes de bolsillo de Zenith.

Estamos ante una pieza de colección destinada a connaissuers de la relojería. Sus medidas lo hacen «impracticable» para el día a día – a no ser que tengas la muñeca de Stallone – aunque gracias a su caja de titanio no resulta pesado. En la galería de fotos podéis ver cómo me queda – ojo, tengo una muñeca pequeña –

Todas las unidades de esta edición limitada que lleguen a España se comercializarán en exclusiva en las boutiques de Barcelona, Valencia y Madrid.

Pilot Doublematic: Si tuviera que elegir un reloj entre los tres presentados me quedaría sin dudarlo con este. Tienes funciones de doble huso horario, alarma, indicador de reserva de marcha, cronógrafo y gran calendario. Equipado, como no podía ser de otra forma, con el calibre automático «El Primero» con frecuencia de oscilación de 36.000 alternancias.

El Zenith Pilot Doublematic es un reloj elegante perfecto para vestir con traje, pero al mismo tiempo desvela un carácter aventurero. Me gusta especialmente el detalle del indicador de reserva de marcha (a las 19h) inspirado en el indicador de fuel del cuadro de mandos de un avión.

Pilot Big Date Special: Por precio y funcionalidad es la opción más sensata de los 3 relojes presentados. Compite en una gama de relojes en la que existen muchas opciones estéticamente similares. La ventaja del Zenith Pilot Big Date frente a sus competidores es su calibre manufactura y la complicación Big Date.

Últimas Noticias de Joyería RABAT:

Joyería RABAT abrirá un nuevo espacio de 2.000 metros cuadrados en el Passeig de Gràcia