Entradas

Es una delicia tener que hablar de este reloj. Lo tuve en mis manos toda una mañana y me costó desprenderme de él casi tanto como de un amor de verano. Desde el punto emotivo no habría que añadir mucho más. Hemos sido el primer medio, tanto escrito como online, en tener acceso a este guardatiempo. Os hablamos del IWC Portugués Calendario Perpetuo Boutique limitado a 500 piezas.

Muchos pensaréis que se me ha ido la olla, porque esta pieza ya existía, y tendréis razón entre comillas, porque en efecto existía pero sólo en materiales preciosos. No quiere decir que se convierta en una compra accesible para el común de los mortales porque seguirá costando en torno a los 25.500€. O sea, sigue siendo de aquellos con bolsillos profundos, pero el hecho de ver complicaciones importantes en relojes de acero es un tema muy de coleccionistas. Y eso, nos encanta.

Reloj IWC Portugués Calendario Perpetuo

Últimamente, ya habíamos visto a IWC montar calendarios perpetuos en relojes de diversa finalidad. Pero desde nuestro punto de vista, es la caja del portugués y su filosofía la que más se adapta. Los diseñadores de Schaffhausen han vuelto a utilizar la caja antigua del Portugués, la que todos tenemos en nuestra mente, a modo de último coletazo. Me da la sensación que no la veremos mucho más.

Pero, ¿y el reloj qué?

Aunque mi tendencia ha sido siempre la de diámetros medios en mi muñeca, y nunca caí en la moda de las paelleras, esta es una pieza grande de 44mm, pero que ni se siente, ni se ve grande como tal, juzgad vosotros mismos en la foto. Pesa muy poco, el acero le quita mucha carga en ese sentido. Se ajusta como un guante y es comodísimo de llevar. Para los que estén pensando en el traje. La verdad es que es un poquito alto, con lo cual sí te gustan los relojes que se meten por debajo de la manga de la camisa, este no es tu tipo para nada. En cambio, si te gusta que tu reloj se vea y que te permita ir casual sin dar el cante, esta sería una opción fantástica. Siguiendo con detalles de la caja, veréis que el fondo es visto, como no podría ser de otra manera en este tipo de piezas.

La maquinaria de manufactura es el fantástico calibre automático con 7 días de reserva de marcha que suele montar IWC en sus piezas gordas. Nada que decir que no se haya dicho ya. Sencillamente una fantástica maquinaria. Además se puede ver a través del fondo el típico cepillado limpio y abierto tan utilizado por la casa de Schaffhausen. Nada que destacar desde el punto de vista estético pero tampoco que criticar.

Calibre automático IWC Portuguese

Resumiendo, estaríamos hablando de una pieza preciosa con un atractivo evidente y no muy difícil de apreciarlo. Posiblemente uno de los calendarios perpetuos más interesantes del mercado.

A destacar: Los más ávidos verán que la ventana de la fase lunar en el Portugués ha existido en dos versiones. Primeramente fue un círculo abierto con la información en ambos hemisferios en simultánea. Esta versión tiene la última opción, donde aparece sólo un semicírculo con la fase lunar en el hemisferio donde estemos, y debajo la marca. Preferimos esta segunda opción desde el punto de vista estético porque limpia la esfera, y ¡de que manera!

Fotografía: Leyser Varela Peña

De entre la renovada colección de relojes de buceo de IWC hay un modelo que destaca sobre el resto y no precisamente por sus cualidades para la práctica del submarinismo. La característica que lo hace único es su maquinaria de gran complicación que incluye la función de cronógrafo flyback y de calendario perpetuo.

Del nuevo IWC Aquatimer Calendario Perpetuo de 2014 nos llamará primero la atención su tamaño. Los 49mm de diámetro de su caja no pasan precisamente desapercibidos. Aparte de ser necesarios para albergar el calibre, ayudan a reforzar la imagen de diver contundente preparado para resistir cualquier embate de Poseidón. Para minimizar el peso derivado del gran tamaño de caja se ha optado por una combinación de bisel de oro rosa – distinción – y una carrura de titanio recubierto de caucho negro – ligereza y resistencia -.

IWC Aquatimer 2014 Calendario Perpetuo digital y Cronógrafo Flyback

Pero tal como os he comentado, lo más excepcional de este reloj es su maquinaria que introduce numerosas soluciones técnicas desarrolladas por IWC que permiten mostrar las indicaciones del calendario perpetuo y del cronógrafo de la forma más sencilla e intuitiva. Entremos en detalles:

Calendario Perpetuo Digital

Un reloj con  calendario perpetuo es aquel que tiene la capacidad de indicar por lo menos el día, el mes en curso y en que punto estamos del ciclo de años bisiestos, sin necesidad de realizar ningún ajuste de programación en al menos 100 años.

Los relojes con calendario perpetuo suelen tener esferas con muchos indicadores de aguja y algo complejas de leer, por contra el Aquatimer QP utiliza indicadores mecánicos digitales (digitales de dígitos!) que simplifica la tarea notablemente.

La indicación digital con grandes cifras tiene una tradición secular en IWC, pues ya en 1884 lanzó al mercado los primeros relojes de bolsillo con indicación digital saltante de las horas y de los minutos. Los relojes Pallweber, así denominados con el nombre del propietario de la patente, fueron muy apreciados al principio, aunque la indicación digital de la hora no llegó a imponerse, contrariamente a la de la fecha.

Para «mover» el calendario perpetuo sin que el reloj sufra por falta de energía, lo que puede provocar una desviación en la precisión, los ingenieros de IWC Schaffhausen ha desarrollado el denominado avance instantáneo. Un dispositivo mecánico de almacenamiento de energía separado acumula la fuerza necesaria para avanzar los cinco discos de la indicación del mes de manera continua a lo largo de todo el mes.

Cronógrafo Flyback

Los tiempos medidos por el cronógrafo del IWC Aquatimer también se muestran de una forma poco habitual. Tanto las horas como los minutos se indican sobre una única subesfera situada a las 12h que consta de dos agujas independientes. Los segundos cronometrados se indica a través de una aguja central.

La función flyback integrada permite, apretando un pulsador, volver a cero la aguja de parada en marcha y comenzar inmediatamente un nuevo cronometraje.

IWC Aquatimer 2014 diver

El apéndice en la parte izquierda del reloj (foto superior) es el sistema de embrague que transmite el movimiento giratorio del bisel exterior de oro al bisel giratorio interior con escala de buceo. El sistema Safe-Dive de IWC se encarga de que este giro solo se produzca en sentido contrario a las agujas del reloj, de manera que el tiempo de inmersión sin parada de descompresión no se pueda sobrepasar por inadvertencia.

Montblanc nos propone una forma inédita (para la marca) de mostrar la indicación de las horas en el nuevo Nicolas Rieussec Rising Hours. El reloj, presentado durante el SIHH2013, supone para Montblanc un hito más en su viaje por la Alta Relojería.

Obviamente lo primero que destacaremos del reloj es la forma en que se lee la hora, a través de un abertura a las 12h que muestra un disco giratorio con los dígitos impresos. Hasta aquí incluso la marca reconoce que esta complicación no supone una novedad en si misma. Pero el secreto del Nicolas Rieussec Rising Hours no es cómo se leen las horas sino cómo cambian según sea de día o noche. Dejadme que me explique y lo entenderéis.

Las cifras arábigas de las horas cambian de color a lo largo del día: Entre las 6 de la noche y las 6 de la mañana se muestran de color azul y durante la horas diurnas de la jornada de color negro. Digamos que de esta forma la Manufactura busca una manera sofisticada de mostrar la función de un indicador de día/noche tradicional.

¿Cómo consigue Montblanc que cambien de color? Podríamos pensar que el disco de las horas solo realiza una rotación completa al día y que 12 números están pintados de color azul y los otros doce de color negro. Sería un error, además estaríamos incumpliendo la primera norma de la Alta Relojería (incluso de toda la relojería mecánica): «Cuanto más complicado, mejor!».

La solución es algo más sofisticada e ingeniosa: El disco horario en realidad está compuesto por dos discos superpuestos. El superior, de color blanco, lleva troquelados los números del 1 al 12. El inferior es un disco mitad azul, mitad negro. Ambos discos giran de forma independiente consiguiendo el efecto de cambio de color deseado.

montblanc-rieussec

Además de este mecanismo de dos discos, hay otras cuatro esferas girando en el Nicolas Rieussec Rising Hours. El día de la semana se ve en una ventana a las 9 y la fecha aparece en una abertura a las 3. Naturalmente, la función del cronógrafo también se basa en el mismo concepto inconfundible: un disco que cuenta intervalos de sesenta segundos y otro que cuenta intervalos de 30 minutos.

En el apartado estético una vez más Montblanc vuelve hacer gala de los excelentes acabados con los que remata sus relojes. Desde el grabado guilloché grain d’orge de la esfera hasta la corona estriada que lleva una incrustación de nácar con la forma del emblema de Montblanc todos los detalles estéticos están a la altura de un reloj de este calibre (nunca mejor dicho).

Más información: Relojes Montblanc

WW1 Horas Saltantes, que estamos seguros que años próximos seguirán ampliado. Es verdad que Bell&Ross  ya disponía de un reloj con horas saltantes y un tourbillón que pasaron en cierto modo desapercibidos porque en realidad la firma debía concentrarse en consolidar su imagen global. No era su momento, ahora con una marca reconocida a nivel mundial sí. Bell&Ross WW1 Horas Saltantes: Legibilidad Simplificada Esta complicación «numérica» posee la particularidad de mostrar el número de las horas en una gran ventanilla fija. La aguja de las horas se sustituye aquí por un disco rotativo en el que figuran impresos los números de las horas. Lo números saltan instantáneamente al cambiar de hora. La ventanilla situada a las 12h se encuentra perfectamente alineada con la única aguja central de los minutos, y el indicador de reserva de marcha a las 6h, jerarquizando la información por orden de importancia. Dado que el mecanismo de activación del «salto» de las horas necesita potencia, la presencia del indicador de reserva de marcha adquiere aquí todo su sentido. Éste le permite al usuario medir la energía restante, indispensable para el correcto funcionamiento del movimiento. Este indicador se visualiza en una ventanilla o una zona en forma de arco de círculo a las 6h, de una gran legibilidad. El Bell&Ross WW1 Horas Saltantes tanto en su versión en oro rosa como en plantino disponen de una caja de 42mm de diámetro con fondo de cristal de zafiro que nos permite observar los acabados del calibre (Tornillos azulados, masa oscilante y puentes decorados y grabados ‘Côtes de Genève’) desarrollado junto al artesano relojero Vicent Calabrese. Carlos Rosillo, CEO de Bell&Ross, nos habla de este nuevo reloj: Más info: Bell&Ross]]>

En 2010 y 2011 con la presentación de las nuevas cajas redondas de la colección Vintage, Bell&Ross tomó un nuevo rumbo que desviaba el foco de la icónica caja cuadrada, que corría el riesgo de fagocitar la marca, con el objetivo de satisfacer a un mayor número de aficionados que podían no sentirse atraídos por la imagen de la firma con sede en París.

En 2012 Bell&Ross alcanza la madurez con la introducción en su catálogo de relojes con complicaciones, como es el caso del WW1 Horas Saltantes, que estamos seguros que años próximos seguirán ampliado. Es verdad que Bell&Ross  ya disponía de un reloj con horas saltantes y un tourbillón que pasaron en cierto modo desapercibidos porque en realidad la firma debía concentrarse en consolidar su imagen global. No era su momento, ahora con una marca reconocida a nivel mundial sí.

Bell&Ross WW1 Horas Saltantes: Legibilidad Simplificada

Esta complicación «numérica» posee la particularidad de mostrar el número de las horas en una gran ventanilla fija. La aguja de las horas se sustituye aquí por un disco rotativo en el que figuran impresos los números de las horas. Lo números saltan instantáneamente al cambiar de hora. La ventanilla situada a las 12h se encuentra perfectamente alineada con la única aguja central de los minutos, y el indicador de reserva de marcha a las 6h, jerarquizando la información por orden de importancia.

Dado que el mecanismo de activación del «salto» de las horas necesita potencia, la presencia del indicador de reserva de marcha adquiere aquí todo su sentido. Éste le permite al usuario medir la energía restante, indispensable para el correcto funcionamiento del movimiento. Este indicador se visualiza en una ventanilla o una zona en forma de arco de círculo a las 6h, de una gran legibilidad.

El Bell&Ross WW1 Horas Saltantes tanto en su versión en oro rosa como en plantino disponen de una caja de 42mm de diámetro con fondo de cristal de zafiro que nos permite observar los acabados del calibre (Tornillos azulados, masa oscilante y puentes decorados y grabados ‘Côtes de Genève’) desarrollado junto al artesano relojero Vicent Calabrese.

Carlos Rosillo, CEO de Bell&Ross, nos habla de este nuevo reloj:

Más info: Bell&Ross