Entradas

iwc-aquatimer-03

Primeras impresiones: Un auténtico reloj de submarinismo

De entre los diferentes relojes que componen la colección Aquatimer de IWC destaca un modelo con pedigrí especial. EL IWC Aquatimer Chronograph «Jacques-Yves Cousteau» está dedicado a una de las personalidades más carismáticas del siglo XX. El explorador e investigador francés forma parte de los recuerdos de niñez de muchos de nosotros, que descubrimos con él las maravillas del mundo submarino.

La nueva colección Aquatimer ha ganado en rotundidad con respecto a su predecesora. Recupera el bisel interno y gana en diámetro y altura. Rompe con la estética de reloj de submarinismo clásico pero no pierde el aspecto de instrumento diseñado para explorar las profundidades marinas.

En muñeca sienta cómodo (44 mm de diámetro). La correa de caucho con cierre de hebilla ajusta perfectamente.

Por sus colores lo reconocerás

iwc-aquatimer-05

La edición de 2014 del Aquatimer recupera los colores originales del primer reloj de la marca dedicado a Cousteau (2004). El color azul de la esfera con detalles en naranja lo convierten en un reloj fácilmente reconocible. No es un combinación estridente pero le otorga una carisma especial.

El recubrimiento de luminova de los índices combina diferentes colores: Naranja para el segundero, azul para la aguja horaria y verde para la aguja minutera y la escala de 15 minutos del bisel de buceo interno.

iwc-aquatimer-06

Bisel DiveSafe System y correas intercambiables

El bisel interno con escala de buceo se manipula a través del bisel externo fabricado en acero. Este bisel exterior gira en ambas direcciones, pero gracias al sistema de embrague diseñado por IWC se asegura que el bisel interior gire en sentido contrario a las agujas del reloj. De esta forma se evita que por accidente la escala de buceo indique un tiempo de inmersión inferior al real.

Otro detalle a destacar es el mecanismo de intercambio de correa rápido. Con un simple «click» podemos sustituir la correa. Aunque pueda dar cierta sensación de inseguridad, con el reloj en la muñeca el sistema de enganche de las correas se muestra sólido.

iwc-aquatimer-02

Valoración global

El Aquatimer Chronograph Jacques Cousteau ofrece todo lo que se espera de un reloj IWC. La marca no se ha conformado con ofrecer una evolución del modelo anterior sino que ha creado el reloj desde cero.

Necesitaremos algunas horas hasta que el reloj se nos acomode a la muñeca, pero una nos hagamos con él tanto su estética como su tamaño nos resultarán naturales.

iwc-aquatimer-01

Zenith El Primero Lightweight

Ya os habíamos hablado de este reloj pero sin tocarlo, y por ello teníamos una espínita clavada. Siempre que podemos, evitamos hablar de algo que no hemos tocado, porque entras en una dinámica irreal. Por los tanto aquí mis sensaciones sobre el Zenith El Primero Lightweight.

Tal como os contamos en el anterior artículo este reloj es extremadamente ligero, tan solo pesa 15.5 gramos. No sólo se trata del cronógrafo más ligero que se ha fabricado nunca, además tiene un precio casi 37 veces inferior al Richard Mille RM027 Tourbillon (el reloj de Rafa Nadal, para entendernos), el guardatiempo que ostentaba el record de ligereza (19.9 g) hasta la presentación del Zenith.

A diferencia del «turbi» de Nadal, donde lo que se utilizó principalmente fue Lithium, en el Zenith El Primero Lightweight han optado por el silicio y aluminio.

En la muñeca tiene un tamaño perfecto. Yo ni le quitaría ni le pondría milímetros. Una medida que además unido al equilibro del grosor de la carrura hacen de esta pieza una opción usable en cualquier ocasión.

maquinaria Zenith El Primero Lightweight

Desde el punto de vista del peso nada que añadir. Es ligerísimo, un auténtico peso pluma. Yo no soy un gran amante de los relojes que pesan poco porque me gusta sentir que llevó reloj, no obstante hay algo en el que me hizo tragarme mis pensamientos más puristas. El fondo visto es sencillamente precioso, con tonos oscuros y mates que hacen un auténtico espectáculo de oscuros.

maquinaria Zenith El Primero Lightweight

Una pieza a valorar para aquellos que busquen un reloj cronografo de vanguardia, con sus 36.000 alternancias (10Hz), y la caballería de la nanotecnología al servicio de un guardatiempos.

Como casi todo lo que saca Zenith últimamente. Un éxito asegurado.

pd: Fijaros en la fecha (primera foto). Los números se colorean en rojo cuando entran en la fecha del día. Detalle bonito y particular.

De entre la renovada colección de relojes de buceo de IWC hay un modelo que destaca sobre el resto y no precisamente por sus cualidades para la práctica del submarinismo. La característica que lo hace único es su maquinaria de gran complicación que incluye la función de cronógrafo flyback y de calendario perpetuo.

Del nuevo IWC Aquatimer Calendario Perpetuo de 2014 nos llamará primero la atención su tamaño. Los 49mm de diámetro de su caja no pasan precisamente desapercibidos. Aparte de ser necesarios para albergar el calibre, ayudan a reforzar la imagen de diver contundente preparado para resistir cualquier embate de Poseidón. Para minimizar el peso derivado del gran tamaño de caja se ha optado por una combinación de bisel de oro rosa – distinción – y una carrura de titanio recubierto de caucho negro – ligereza y resistencia -.

IWC Aquatimer 2014 Calendario Perpetuo digital y Cronógrafo Flyback

Pero tal como os he comentado, lo más excepcional de este reloj es su maquinaria que introduce numerosas soluciones técnicas desarrolladas por IWC que permiten mostrar las indicaciones del calendario perpetuo y del cronógrafo de la forma más sencilla e intuitiva. Entremos en detalles:

Calendario Perpetuo Digital

Un reloj con  calendario perpetuo es aquel que tiene la capacidad de indicar por lo menos el día, el mes en curso y en que punto estamos del ciclo de años bisiestos, sin necesidad de realizar ningún ajuste de programación en al menos 100 años.

Los relojes con calendario perpetuo suelen tener esferas con muchos indicadores de aguja y algo complejas de leer, por contra el Aquatimer QP utiliza indicadores mecánicos digitales (digitales de dígitos!) que simplifica la tarea notablemente.

La indicación digital con grandes cifras tiene una tradición secular en IWC, pues ya en 1884 lanzó al mercado los primeros relojes de bolsillo con indicación digital saltante de las horas y de los minutos. Los relojes Pallweber, así denominados con el nombre del propietario de la patente, fueron muy apreciados al principio, aunque la indicación digital de la hora no llegó a imponerse, contrariamente a la de la fecha.

Para «mover» el calendario perpetuo sin que el reloj sufra por falta de energía, lo que puede provocar una desviación en la precisión, los ingenieros de IWC Schaffhausen ha desarrollado el denominado avance instantáneo. Un dispositivo mecánico de almacenamiento de energía separado acumula la fuerza necesaria para avanzar los cinco discos de la indicación del mes de manera continua a lo largo de todo el mes.

Cronógrafo Flyback

Los tiempos medidos por el cronógrafo del IWC Aquatimer también se muestran de una forma poco habitual. Tanto las horas como los minutos se indican sobre una única subesfera situada a las 12h que consta de dos agujas independientes. Los segundos cronometrados se indica a través de una aguja central.

La función flyback integrada permite, apretando un pulsador, volver a cero la aguja de parada en marcha y comenzar inmediatamente un nuevo cronometraje.

IWC Aquatimer 2014 diver

El apéndice en la parte izquierda del reloj (foto superior) es el sistema de embrague que transmite el movimiento giratorio del bisel exterior de oro al bisel giratorio interior con escala de buceo. El sistema Safe-Dive de IWC se encarga de que este giro solo se produzca en sentido contrario a las agujas del reloj, de manera que el tiempo de inmersión sin parada de descompresión no se pueda sobrepasar por inadvertencia.

A la mayoría de nosotros cuando hablamos de TAG Heuer nos vienen a la mente sus relojes cronógrafo. Modelos como los Autovia o Carrera, presentados durante los años 60, son la base sobre la que TAG Heuer ha construido su leyenda siempre estrechamente vinculada al mundo de la competición del motor.

El reloj que aquí presentamos es al mismo tiempo un homenaje al pasado de la marca y un adelanto de su futuro. Su diseño conjuga elementos clásicos o vintage y los presenta en una caja singular de aspecto futurista. El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es por tanto un reloj muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Veamos los detalles:

Caja y pulsadores:

A primera vista es obvio que lo que más nos llama la atención es el diseño asimétrico de la caja y la disposición de los pulsadores del cronógrafo y de la corona en la parte superior del reloj – este tipo de relojes son conocidos como bullhead  (cabeza de toro) por razones obvias – .

TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition se ha concebido como si se tratase de una adaptación a la pulsera de un cronógrafo de mano.  La caja parece estar compuesta por dos elementos independientes, el cronógrafo (con su caja y pulsadores) y un chasis al que ha sido acoplado para fijar la correa. La asimetría de la carrura («el chasis») permite que el reloj se adapte perfectamente a la muñeca y facilita la manipulación de los pulsadores del cronógrafo.

El reloj, pese a su gran diámetro, resulta muy cómodo en la muñeca gracias a su diseño asimétrico. La caja está fabricada en titanio que aligera mucho el peso respecto al acero. La combinación de acabados satinados y pulidos potencia la percepción de que estamos ante un reloj en el que no se ha dejado ningún detalle al azar.

No solo el diámetro de la caja es considerable sino también su altura. Olvidaros de llevarlo debajo de la camisa, este TAG está pidiendo exhibirse libremente. Es un reloj deportivo diseñado para poder ser fácilmente manipulado sin soltar el volante de las manos.

Pese a sus 45mm de diámetro el diseño asimétrico de la caja facilita su adaptación a cualquier tipo de muñeca.

Diseño de la esfera:

Como ya hemos comentado,el Carrera 1887 Jack Heuer Edition juega con el pasado y el presente de la marca. El diseño de la esfera nos recordará por la disposición de los contadores del cronógrafo (a las 3 y 9h) a los primeros Heuer Carrera de 1963.

Los indicadores de la función del cronógrafo (segundero, minutos y horas) destacan del resto por sus detalles en color rojo. Para la indicación de la hora, minutos y segundos se reservan las agujas de acabado plateado. Precisamente el segundero del reloj pasa prácticamente desapercibido al estar situado a las 6h y no disponer de una subesfera que le destaque sobre el resto.

Los acabados son exquisitos, lo notamos en los índices y el escudo aplicados.  En el perímetro de la esfera encontramos la escala del taquímetro y una no tan habitual escala de pulsómetro (en rojo)

Maquinaria:

El corazón que da vida al TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es el Calibre 1887. Presentado en 2010 esta maquinaria se concibió como el primer calibre cronógrafo enteramente manufacturado por TAG Heuer.

La maquinaria Calibre 1887 es de remonte automático y ofrece una reserva de marcha de 50h, si se mantienen en marcha el cronógrafo la reserva máxima baja hasta las 40h.

Calibre cronógrafo TAG Heuer 1887

A diferencia de los cronógrafos basados en los calibres Valjoux 7750 en la maquinaria desarrollada por TAG Heuer no notamos el giro de la masa oscilante. También nos llamó la atención la suavidad con la que se activan los pulsadores de puesta en marcha y puesta a cero del cronógrafo.

A los más amantes de la mecánica les gustará saber que el calibre del TAG Heuer Carrera se puede observar a través de la tapa trasera de cristal del reloj aunque este está ligeramente ahumado y se ha grabado con el escudo de la familia Heuer y la firma de Jack Heuer.

Detalles y acabados:

Están a la altura de lo que se espera de un reloj de este nivel.  Si tenemos en cuenta que se trata de una edición limitada que tiene el honor de llevar el nombre del fundador de Heuer no es de extrañar que la firma suiza no haya dejado ningún detalle al azar.

A parte de los ya mencionados detalles estéticos de la esfera y la caja, nos queda hacer referencia a la correa y el cierre (a veces dos puntos olvidados). La correa es de piel y se le ha aplicado un tratamiento para ofrecer una tonalidad negra mate y una textura cercana al caucho que potencia el aspecto racing del reloj sin renunciar a los materiales más nobles. El cierre es de tipo automático fácilmente ajustable a cualquier tamaño de muñeca sin necesidad de utilizar herramientas.

Valoración final:

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es un reloj al que te vas adaptando a medida que lo vas disfrutando en la muñeca. La primera impresión que nos causó fue un poco contradictoria. La forma de la caja y la posición de los pulsadores resultan algo extrañas, aunque con su uso descubres que resuelven a la necesidad de crear un reloj cómodo y de fácil lectura donde todo gira alrededor de la función del cronógrafo.

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es un reloj al que te vas adaptando a medida que lo vas disfrutando en la muñeca

A medida que fueron pasando los días (El reloj fue cedido para la prueba por TAG Heuer España) aquel punto de escepticismo inicial se fue desvaneciendo. El reloj se había adaptado a nosotros, o nosotros a él, y creedme si os digo que resultó duro desprendernos de él.

Más información: TAG Heuer

Otras opiniones: TAG Heuer Carrera Calibre 1887 Jack Heuer Edition Watch Hands-On; TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition – Bullhead Chronograph

Zenith El Primero 410

Zenith recupera el calibre 410 y presenta como un avance de lo que nos espera en Baselworld 2014 un reloj cronógrafo con indicador de triple calendario inspirado en un modelo original de 1969.

El calibre 410, manufacturado íntegramente por Zenith, es una evolución del primer calibre automático con función de cronógrafo de la historia: El mítico El Primero 3019. Producido ininterrumpidamente desde 1969 hasta el año 2000, el  Calibre 410 destaca por su calendario completo con indicador de día, de día de la semana y mes, así como también indicador de fase de luna.

El trabajo de diseño realizado por Zenith es, una vez más, impecable. Han captado toda la esencia de los relojes cronógrafo de la marca creados durante la década de los 70 actualizando su estética a los cánones actuales.

Zenith El Primero 410

La caja del nuevo Zenith El Primero 410 es de acero con un diámetro de 42mm. La esfera, de color plata, dispone de dos biseles con escalas para medir la velocidad media (taquímetro) y las centésimas de segundo del cronómetro. La nota de color la pone el segundero central y el indicador de fase de luna. El fondo abierto de la caja nos permite observar en todo su esplendor el calibre del Zentih que, como todo cronógrafo El Primero que se precie, oscila a 36.600 alternancias (5hz).

El precio Zenith El Primero 410 rondará los 9800€ con IVA incluido.

Reloj Zenith El Primero 410: Novedad 2014

La función por encima de todo. Esta premisa de la escuela Bauhaus no ha dejado de ser una pauta inseparable de las formas del Siglo XX. Victorinox se aferra a ella con todas sus fuerzas y desarrolla piezas de soluciones dignas de esferas de mercado superiores. Os presentamos el cómo, el dónde y el porqué a través del Victorinox Chrono Classic 1/100.

Para los chicos del área de relojería de Victorinox es complicadísimo traer piezas relojeras, básicamente porque la marca esta sobreposicionada y el consumidor medio podría solo enmarcarla en el contexto de las navajas suizas. La único solución que les queda es presentar relojes de calidad que hablen por si solos, sin muchas explicaciones de venta, y vaya que sí lo hacen.

Que un «reloj de pilas» no es el sueño del aficionado, eso ya lo sabemos, no obstante hay cuarzos y cuarzos, y este no es uno cualquiera. Victorinox nos propone con honestidad un reloj inteligente y práctico, pensado para el amante de la relojería que quiere desmarcarse de la fragilidad de la mecánica en eventos como la caza o la práctica del golf, o simplemente para iniciados en el mundo de la relojería que aprecien algo particular en su muñeca.

La maquinaria esta desarrollada por SOPROD, y evidencia una capacidad exquisita de solucionar los objetivos. Así, su calibre nos deleita con hora, cronógrafo y calendario perpetuo. ¿Calendario perpetuo? Sí. Me pondría a explicaros todos estos detalles, pero que sentido tiene si tenemos un vídeo explicativo de la pieza, y aquí normalmente hablamos de sensaciones, para números ya están las notas de prensa.

Siendo breves y acompañando a las imágenes del vídeo diremos que el reloj tiene dos posiciones:

  • Modo Hora y Fecha: Indica las horas, minutos y segundos. Calendario perpetuo que no necesita ajustarse cada mes y que tienen en cuenta las particularidades del mes de febrero de los años bisiestos.
  • Modo Cronógrafo: Pulsando la corona central ocurre la magia. Las agujas horarias y la ventana de la fecha se convierten ahora en indicadores de tiempos cronometrado. Llamativo es el cambio de función de los discos de la fecha situados a las 6h.

Las formas son comedidas. Sus 41 mm de diámetro son generalistas a más no poder, no hay muñeca que se les resista. Máxime si le añadimos una austera pero preciosa correa de piel ecológica, marca de la casa. Tuve la oportunidad de hablar con François Nunez (Director de Producto), y me habló de las ideas que tenía para con la marca y de su pensamiento sobre lo que era la relojería. François, un tipo afable y gran orador, viene de Audemars Piguet y eso se nota en su concepción de la relojería. Auguramos que esta marca dará mucho que hablar en el futuro. Mientras tanto seguiremos jugando con este encantador mecanismo.

Nos gusta:

  • La talla piramidal de navaja suiza del ovalo donde se ubica la fecha y las centésimas de segundo. Detalle que sólo verán los máz avezados.
  • acto de los botones, preciso y sedoso.

Más info: Victorinox

Precios:

Versión gris con correa: 775 €
Versión gris con brazalete: 875 €
Versión oro con correa: 775 €
Versión oro con brazalete: 875 €

Zenith presenta una edición limitada a 100 piezas de su reloj cronógrafo estrella, el El Primero Striking 10th Lightweight, al que han sometido a una estricta dieta para aligerarlo.

El reto de obtener un cronógrafo ultraligero no ha debido ser nada sencillo y para alcanzarlo Zenith ha recurrido a una caja de fibra de carbono con una estructura interna de aluminio. La maquinaria también ha sufrido importantes modificaciones: La platina y los cincos puentes (puente del cubo, puente del balancín, puente del áncora, puente de la rueda del áncora y puente del cronógrafo) se han fabricado en titanio en lugar del tradicional latón. La ruedas del cronógrafo y el áncora son de  silicio. Con todo ello Zenith ha conseguido que todo el calibre pese menos de 15.5 gramos.

Zenith-El-Primero-Lightweig

La colección de relojes Zenith equipados con el calibre El Primero Striking 10th destacan por su función de cronógrafo fulminante y flyback capaz de realizar diez saltos por segundo  así como dar una vuelta completa a la esfera en diez segundos. Esto no solo permite medir, sino también mostrar las décimas de segundo con una grandísima precisión de lectura.

Certina-DS-2-cronometro

La nueva edición limitada presentada por Certina nos devuelve a la época dorada de los relojes cronógrafos, los años 70. El nuevo Certina DS Chronograph 125 aniversario te llamará la atención la combinación «estilo panda» de esfera plateada y contadores de cronógrafo negros. Los detalles en rojo refuerzan su personalidad deportiva.

En el interior del DS Chronograph encontramos un movimiento de cuarzo – ya oigo murmurar a los más puristas – ETA 251.264 CEN Precidrive con certificado oficial de cronometría COSC.

¿Un calibre automático hubiera sido ideal? No negaremos que lo convertiría en un relojazo. Pero también dispararía su precio y es bueno contar con alternativas en el segmento de los relojes de cuarzo, últimamente un poco olvidado.

Me gusta mucho: ¿Veis las agujas centrales negra y roja? La roja mide los segundos del cronógrafo y la negra es un contador de 60 minutos. Es una solución técnica que se ve poco en relojes cronógrafos y que tan solo se utiliza, aunque con un propósito diferente, en los ratrapantes.

El detalle: La tortuga, icono de Certina, grabada en la tapa trasera.

Si queréis saber más sobre qué significa el concepto DS de Certina echadle un vistazo a su web que lo explica muy bien: Certina DS Concept

Tudor Fastrider Black Shield

Tudor presenta el reloj Fastrider Black Shield con caja monobloque fabricada en cerámica negra. El nuevo guardatiempo combina materiales hi-tech con un impactante diseño fruto de la colaboración con la firma de motocicletas Ducati.

La totalidad de la carrura (caja y asas) se produce en una sola pieza, algo único en los relojes de este segmento. Además de la noble estética de este cronógrafo, el procedimiento de extrema complejidad que se adopta para su fabricación, resultado de una pericia tecnológica adquirida durante el perfeccionamiento del bisel de la línea Pelagos, garantiza una excepcional fiabilidad y resistencia de la carrura, así como del bisel.

El TUDOR Fastrider Black Shield también se ofrece en una versión que combina el negro mate de la caja y la esfera con el tono bronce de las agujas y los índices. Esta versión está disponible con brazalete de caucho o bien con brazalete beige Alcántara con costuras negras.

Más información: Tudor // Historia de la marca de relojes Tudor

Breitling for Bentley Light Body Midnight Carbon

Breitling es sin género de dudas uno de los stands más impresionantes de la Feria de Basilea. Tiran la casa por la ventana, y cierto es, que nunca pasan desapercibido. Tarea harta difícil, cuando tienes que batirte el cobre con los stands de Rolex, Pateks y compañía.

Este año no nos han avanzado mucha información Pre-Basel. No obstante nos ha llamado la atención este clásico moderno, que es el Breitling for Bentley, presentado en una versión contenida esta vez en una caja de titanio recubierta por carbono y con 49mm de diámetro – o sea apto para muñecas poderosas – llamada Breitling for Bentley Light Body Midnight Carbon.

La esfera tipo panel de instrumentos presenta dos exclusividades técnicas Breitling que van resaltadas con indicaciones en rojo. El sistema de «cronógrafo 30 segundos» basado en una patente Breitling de 1926, con aguja central que efectúa una vuelta de esfera en medio minuto en lugar de los 60 segundos habituales, proporciona una lectura muy precisa a 1/8 de segundo. El «taquímetro variable», que se acciona por medio de un bisel giratorio de cremallera, ofrece la indicación de una velocidad media cualquiera que sea el tiempo transcurrido, la distancia recorrida o la velocidad alcanzada –contrariamente a los taquímetros usuales, limitados a observaciones basadas en un tiempo inferior a 60 segundos.

Lo veremos en directo dentro de una semana. Mientras tanto nos conformaremos con sus imágenes de prensa.