richard-mille-rm011-03

Richard Mille le ha dado un lavado de cara a uno de sus modelos más icónicos, el RM 11, presente en su colección desde 2007. Después de multitud de versiones en materiales distintos (oro, titanio, cerámica…) y bastantes ediciones especiales (Felipe Massa, Le Mans…) llega el momento de decir adiós al best seller de la firma y decirle hola al nuevo RM 11-03 Cronógrafo Flyback Automático.

Aunque el estilo y la esencia se mantienen, la verdad es que se le ha dado una vuelta a prácticamente todos los elementos, ya sean mecánicos o estéticos, de este nuevo RM 11-03. Si empezamos por lo más llamativo a simple vista, la caja, vemos que aunque mantiene la característica forma tonneau, diseñada por Richard Mille en 2001, la nueva caja adopta una forma similar a la del RM 27-02 Rafa Nadal, que será la que también utilicen los modelos deportivos de la firma a partir de ahora, y que aporta solidez estructural al conjunto al mismo tiempo que le otorga un aspecto más agresivo.

richard-mille-rm11-03

A diferencia del modelo anterior, en el nuevo RM 11-03 la caja se divide en una arquitectura de 3 partes; bisel, contenedor central y trasera, todas ellas unidas por medio de 20 tornillos de titanio, 12 en la parte frontal y 8 en la trasera.

La corona y los pulsadores, del mismo modo que ocurre con la caja, también han adoptado una forma más robusta. Siguiendo la inspiración automovilística del modelo, la corona de titanio grado 5 se inspira en las llantas y neumáticos de un coche de competición, y los pulsadores recuerdan a la superficie de los pedales, además de recurrir en su estructura al carbono NTPT, habitual en el mundo de la Fórmula 1.

richard-mille-rm-011-03

La esfera también se mantiene fiel a los básicos de Richard Mille, permitiendo apreciar la complejidad del calibre y con sus característicos números y detalles coloridos. Igual que en su predecesor, llama la atención la gran fecha ubicada a las 12 horas, parte de la función de calendario anual, que se ve completada con el indicador mensual ubicado entre las 4 y las 5 horas. Las agujas también mantienen el estilo habitual pero, como todo el conjunto, han aumentado en robustez.

Bajo la esfera observamos el nuevo calibre RMAC3, un movimiento de cronógrafo automático flyback con función de calendario anual. Sus dos barriletes en paralelo le otorgan una reserva de marcha de 55 horas y su rotor de geometría variable, realizado en titanio y oro blanco, permite modificar su inercia para que el proceso de armado se acelere o desacelere en función de la actividad del -afortunado- propietario del reloj, al mismo tiempo que garantiza una mayor fiabilidad en caso de golpes. Su aspecto y acabados también se han visto renovados, con el titanio y el PVD como protagonistas.

richard-mille-2016

Su tamaño, como suele ser habitual en Richard Mille, es contundente (49,94 mm x 44,50mm x 16,15 mm), pero tanto la forma de su caja como su correa de caucho facilitan su ajuste a la muñeca, como ya sucedía con el modelo anterior. Se ha presentado en tres versiones; titanio, oro blanco y oro rosa, y, aunque todavía no hay precios oficiales, raro sería que bajara de los 120.000 euros.

Y para acabar, una foto del que ya podemos llamar «antiguo» RM011. No teníamos nada en su contra, pero la verdad es que no le ha sentado nada mal este cambio de look.

richard-mille-rm11

0 0 vote
Article Rating