panerai-submersible

Panerai está siendo el protagonista de este fin de semana de San Juan en Tiempo de Lujo. Primero, con la tercera re-edición del icónico Mare Nostrum, y ahora con una de esas noticias que cada vez empiezan a ser más habituales en el sector relojero, cuando hace unos años parecía algo impensable; la firma ha lanzado un nuevo modelo de venta exclusiva en su tienda online.

Y digo que cada vez son más habituales este tipo de lanzamientos porque en los últimos tiempos ya hemos visto varias noticias similares, desde Vacheron Constantin y su ‘polémica’ edición limitada para Hodinkee hasta Omega y su ida de olla con el hashtag #speedytuesday. Panerai es la última firma en sumarse a esta tendencia online con el nuevo Luminor Submersible Automatic Acciaio PAM731 ‘E-Commerce Limited Edition’.

panerai-submersible-ecommerce

Panerai lleva un paso más allá el concepto de boutique exclusive, algo habitual entre todas las marcas relojeras, y empieza a construir el sendero de sus e-boutique exclusives con una edición limitada de tan sólo 100 unidades, lo que asegura un sold out en cuestión de horas. De hecho, ya no aparece la opción de comprarlo en su tienda online, que por el momento sólo está disponible en Estados Unidos y China.

Y, ya que estamos, si hablamos un poco del reloj, nos encontramos con lo que uno espera de un Submersible de Panerai. Uno de esos relojes-herramienta, con una robusta caja de acero de 44 milímetros con el habitual -y también robusto- bisel giratorio unidireccional de esta colección, sumergible hasta 300 metros y con el calibre automático OP XXX, certificado COSC y con 50 horas de reserva de marcha, en su interior. Su particularidad -con respecto a, por ejemplo, el PAM24-, el color azul de su esfera. Algo tiene el azul que lo convierte en la opción ideal para cualquier edición limitada.

panerai-submersible-online

Su precio; 7.200 dólares, unos 6.400 euros al cambio. Y, claro, no esperes un descuento en una e-boutique, y menos en una tirada tan corta. Mucho parece para una pieza que ni siquiera puedes manosear antes de llevártela a casa.

Algo está cambiando en el mundo relojero…

panerai-mare-nostrum-2017

Vuelve uno de los iconos de Panerai, y lo hace por tercera vez. El Mare Nostrum, el primer cronógrafo producido por la manufactura para la Marina Italiana en 1943 y posteriormente reeditado en 1993 para ‘uso civil’, vuelve este 2017 con un diseño fiel al de la última reedición.

El nuevo Mare Nostrum Acciaio mantiene el tamaño del modelo del 93, 42 milímetros, nada que ver con los contundentes 52 milímetros del modelo original de los años 40, y también mantiene el tono azul oscuro de la esfera, presente también en la correa de piel de aligátor.

panerai-mare-nostrum

Sobre la esfera azul, destacan las detalles en dos tonos, blanco para las inscripciones y los contadores del cronómetro -minutos situados a las 9 horas y segundos a las 3 horas- y el beige de los índices, que pretende simular el tono que habría adquirido el lumen con el paso de los años. Nosotros somos más de que la patina sea real, pero bueno, aceptamos barco.

Tanto la corona y los pulsadores como el taquímetro en el bisel también se mantienen fieles al modelo de 1993, como también lo hace el calibre de cuerda manual pre-Vendôme OP XXXIII, basado en un calibre ETA 2801-2 con un módulo de cronógrafo Dubois-Dépraz. Cuenta con certificado COSC y una reserva de marcha de 42 horas.

panerai-mare-nostrum-acciaio

Limitado a 1.000 unidades y con un precio de 9.900 euros, tiene todas las papeletas para convertirse en un caramelo para los fieles de Panerai (y para los no fieles también, por qué no).

Wristshot Tudor Heritage Black Bay S&G

Tudor introduce un nuevo modelo en la colección Black Bay con motivo del 60 aniversario de su primer reloj de submarinismo. En esta versión el Heritage Black Bay se presenta en combinación de acero y oro amarillo, y recibe el nombre de S&G por las siglas en inglés de “Steel & Gold”.

El Heritage Black Bay S&G mantiene las líneas y proporciones clásicas de un reloj de submarinismo Tudor pero introduce dos cambios significativos respecto al resto de referencias de la colección: El uso de un metal noble, el oro, y la ventanilla de fecha a las 3h.

Tudor Heritage Black Bay S&G con correa de piel marrón

El mecanismo que impulsa al reloj es una variante del primer calibre manufacturado por Tudor que ha sido desarrollada específicamente para este modelo. Se trata de un movimiento de remonte automático que ofrece 70 horas de reserva de marcha y recibe la certificación oficial del Control Oficial Suizo de Cronometría (COSC).

Protegiendo al calibre de cualquier inclemencia, la caja del Tudor Heritage Black Bay S&G ofrece una hermeticidad garantizada hasta 200 m. Lo que le convierte en una herramienta cualificada para el submarinismo profesional. El bisel con disco anodizado negro y la corona son de oro amarillo.

Tudor Black Bay S&G - Bisel y Corona de Oro

El brazalete de acero con recubrimiento de oro amarillo también merece una mención especial. Su diseño se inspira en los brazaletes remachados de la marca fabricados en las décadas de 1950 y 1960. Estos brazaletes eran reconocidos por tener las cabezas de remache para fijar los eslabones visibles en un lateral. Los eslabones también tenían una estructura escalonada. Estos dos detalles estéticos se integran en el brazalete del modelo Heritage Black Bay S&G, que también se beneficia de métodos de fabricación más modernos para conseguir eslabones más sólidos.

Eslabones de oro del brazalete Tudor

El reloj Tudor Heritage Black Bay S&G también se ofrece con correa de piel envejecida. Tanto la opción de acero/oro como la de piel incluyen una correa adicional de tejido marrón confeccionada de modo artesanal con la técnica Jacquard.

tudor blackbay sg luminova

Como mandan los cánones de los relojes de buceo, los índices están recubiertos de material luminiscente Superluminova para garantizar una perfecta legibilidad.

DSCF10451

La delicadeza y tradición de un tourbillon se mezclan con la deportividad y robustez del titanio en la última pieza que ha pasado por nuestras manos, el Executive Skeleton Tourbillon de Ulysse Nardin, uno de los best sellers de la manufactura suiza.

Una pieza de contrastes, en la que la finura de su tourbillon y su movimiento esqueletizado se mezclan con la contundencia de su caja, consiguiendo un resultado que funciona a la perfección.

DSCF1046

Su caja tiene de unos considerables 45 milímetros de diámetro está realizada en titanio, lo que consigue que, a pesar de su tamaño, resulte un reloj ligero y cómodo de llevar en la muñeca. El bisel cerámico, negro o azul dependiendo de la versión de la que hablemos, refuerza su apariencia deportiva, del mismo modo que lo hacen sus robustas asas y el patrón de fibra de carbono de su correa de piel.

Su esfera, o mejor dicho, la ausencia de ella, permite apreciar el interior del reloj bajo unos contundentes números romanos y un puente con forma rectangular, inspirado en el patrón de las esferas de la colección Executive de la manufactura. Sus agujas, robustasy luminiscentes, siguen la línea deportiva de la caja al mismo tiempo que facilitan la lectura de la hora entre tanto elemento a la vista.

DSCF1045

En el interior de la caja, en cambio, la deportividad deja paso al refinamiento, con una de nuestras complicaciones favoritas; el tourbillon. Su calibre manufactura de carga manual UN-171, latiendo a una frecuencia de 18.000 alternancias por hora y confeccionado con partes de silicio -recordemos que Ulysse Nardin fue pionera en el uso de esta tecnología, allá por 2001, cuenta, además de con el espectacular tourbillon de un minuto, con una reserva de marcha de una semana (170 horas), y resulta totalmente visible gracias a la esfera esqueletizada y al fondo de cristal de zafiro.

Disponible en dos versiones, azul y negro, su etiqueta marca unos razonables de 39.000 euros, una cifra que no está nada mal para una pieza con un calibre esqueletizado y con tourbillon.

Más detalles en la página web de Ulysse Nardin.

¿Qué mejor manera de sobrellevar un caluroso miércoles como éste que hablando de divers para este verano? El verano, la playa y las vacaciones se acercan peligrosamente y no quedaría serio que nos pillara sin un reloj de buceo en la muñeca (luego ya que lo usemos para bucear es otro tema). Hoy hablamos de la última propuesta de este estilo de Baume & Mercier; sus nuevos Clifton Club. Presentada a principios de año en el Salón Internacional de Alta Relojería de Ginebra, la colección Clifton Club nace bajo el concepto de ‘gentlesportmen’, un invento de Baume & Mercier que mezcla por un lado el gentleman que todos llevamos dentro con un estilo más deportivo. Y así, con esta actitud de mens sana in corpore sano por bandera, la firma presenta un diver en cinco versiones distintas, para todos los gustos; con brazalete de acero, con correa textil, con caja DLC…para todos los gustos. baume-mercier-clifton-club-diver Salvo sus diferentes estilos, los cinco modelos comparten las mismas especificaciones; caja de 42 milímetros hermética hasta 100 metros con un movimiento automático Sellita SW200 en su interior, con una reserva de marcha de 48 horas. Todas las versiones comparten también diferentes detalles en naranja, como el segundero y el triángulo central del bisel. En lo que respecta a las diferentes versiones, encontramos dos que podríamos definir como ‘básicas’, con caja y brazalete de acero, una en azul y otra en negro. También tenemos dos versiones con correa textil; una con esfera negra y bisel de acero, y otra con esfera blanca y bisel de aluminio en negro, ambas con correa textil con detalles naranjas. baume-mercier-clifton-club-sihh-2017 Por último, está la versión de aspecto más deportivo, con caja de acero con recubrimiento DLC en negro y correa de caucho también negra. Cinco propuestas interesantes para este verano que se mueven en la esfera de precios más baja del grupo Richemont, con tarifas que van desde los 1.950 euros de los modelos con correa textil, hasta los 2.100 euros de los modelos con brazalete de acero y los 2.250 euros del modelo con caja DLC. baume-mercier]]>

baume-mercier-clifton-club

¿Qué mejor manera de sobrellevar un caluroso miércoles como éste que hablando de divers para este verano? El verano, la playa y las vacaciones se acercan peligrosamente y no quedaría serio que nos pillara sin un reloj de buceo en la muñeca (luego ya que lo usemos para bucear es otro tema). Hoy hablamos de la última propuesta de este estilo de Baume & Mercier; sus nuevos Clifton Club.

Presentada a principios de año en el Salón Internacional de Alta Relojería de Ginebra, la colección Clifton Club nace bajo el concepto de ‘gentlesportmen’, un invento de Baume & Mercier que mezcla por un lado el gentleman que todos llevamos dentro con un estilo más deportivo. Y así, con esta actitud de mens sana in corpore sano por bandera, la firma presenta un diver en cinco versiones distintas, para todos los gustos; con brazalete de acero, con correa textil, con caja DLC…para todos los gustos.

baume-mercier-clifton-club-diver

Salvo sus diferentes estilos, los cinco modelos comparten las mismas especificaciones; caja de 42 milímetros hermética hasta 100 metros con un movimiento automático Sellita SW200 en su interior, con una reserva de marcha de 48 horas. Todas las versiones comparten también diferentes detalles en naranja, como el segundero y el triángulo central del bisel.

En lo que respecta a las diferentes versiones, encontramos dos que podríamos definir como ‘básicas’, con caja y brazalete de acero, una en azul y otra en negro. También tenemos dos versiones con correa textil; una con esfera negra y bisel de acero, y otra con esfera blanca y bisel de aluminio en negro, ambas con correa textil con detalles naranjas.

baume-mercier-clifton-club-sihh-2017

Por último, está la versión de aspecto más deportivo, con caja de acero con recubrimiento DLC en negro y correa de caucho también negra.

Cinco propuestas interesantes para este verano que se mueven en la esfera de precios más baja del grupo Richemont, con tarifas que van desde los 1.950 euros de los modelos con correa textil, hasta los 2.100 euros de los modelos con brazalete de acero y los 2.250 euros del modelo con caja DLC.

baume-mercier

louis-vuitton-tambour

Desde hace cosa de un par de años, Louis Vuitton se ha puesto las pilas en materia relojera. A principios de 2016, la maison francesa presentaba su primera pieza distinguida con el Punzón de Ginebra -el Flying Tourbillon ‘Poinçon de Genève’- y ahora la firma vuelve a la carga con un nuevo tourbillon volante y un nuevo diseño de su caja Tambour.

Concretamente hablamos del nuevo Tambour Moon Flying Tourbillon ‘Poinçon de Genève’, la que pretende ser la pieza de referencia de la nueva colección Tambour Moon, una interpretación de la colección Tambour, presentada en 2002, con un diseño más delgado y amplio, manteniendo la forma concava de sus laterales.

louis-vuitton-tambour-tourbillon

Esta nueva caja de 42.5 milímetros de diámetro y -sólo- 9.65 milímetros de alto, y que en este modelo sólo está disponible en platino, alberga en su interior un tourbillon volante de un minuto, la estrella del movimiento manufactura de carga manual LV97 desarrollado por La Fabrique du Temps, la manufactura responsable de las complicaciones y los calibres de Louis Vuitton, adquirida por la maison hace ya unos cuantos años.

Además del tourbillon situado a las 6 horas, su esfera esqueletizada también nos permite ver el barrilete -que consigue una reserva de marcha de 80 horas- y el muelle real, situado a las 12 horas, el logo de Louis Vuitton situado a las 9 horas, e incluso el propio sello del Punzón de Ginebra en el primero de los puentes concéntricos que forman la esfera. He de reconocer que, cuando he leído que el nombre del reloj  -Tambour Moon…-, esperaba encontrarme con una indicación de fases lunares…pero no, resulta que simplemente es el nombre de la colección.

louis-vuitton-tourbillon

Como si de uno de sus bolsos o maletas se tratara, Louis Vuitton también quiere que este nuevo Tambour Moon Flying Tourbillon ‘Poinçon de Genève’ también pueda personalizarse. ¿Cómo? Sustituyendo el logo de la firma por las iniciales que al cliente buenamente se le antojen.

Disponible a partir de este mes, se trata de un modelo made to order, o lo que es lo mismo; hecho a medida, por lo que todavía no tenemos información acerca del precio. Lo que sí sabemos es que se entrega en un pequeño baúl de Louis Vuitton, cómo no.

]]>

louis-vuitton-tambour

Desde hace cosa de un par de años, Louis Vuitton se ha puesto las pilas en materia relojera. A principios de 2016, la maison francesa presentaba su primera pieza distinguida con el Punzón de Ginebra -el Flying Tourbillon ‘Poinçon de Genève’- y ahora la firma vuelve a la carga con un nuevo tourbillon volante y un nuevo diseño de su caja Tambour.

Concretamente hablamos del nuevo Tambour Moon Flying Tourbillon ‘Poinçon de Genève’, la que pretende ser la pieza de referencia de la nueva colección Tambour Moon, una interpretación de la colección Tambour, presentada en 2002, con un diseño más delgado y amplio, manteniendo la forma concava de sus laterales.

louis-vuitton-tambour-tourbillon

Esta nueva caja de 42.5 milímetros de diámetro y -sólo- 9.65 milímetros de alto, y que en este modelo sólo está disponible en platino, alberga en su interior un tourbillon volante de un minuto, la estrella del movimiento manufactura de carga manual LV97 desarrollado por La Fabrique du Temps, la manufactura responsable de las complicaciones y los calibres de Louis Vuitton, adquirida por la maison hace ya unos cuantos años.

Además del tourbillon situado a las 6 horas, su esfera esqueletizada también nos permite ver el barrilete -que consigue una reserva de marcha de 80 horas- y el muelle real, situado a las 12 horas, el logo de Louis Vuitton situado a las 9 horas, e incluso el propio sello del Punzón de Ginebra en el primero de los puentes concéntricos que forman la esfera. He de reconocer que, cuando he leído que el nombre del reloj  -Tambour Moon…-, esperaba encontrarme con una indicación de fases lunares…pero no, resulta que simplemente es el nombre de la colección.

louis-vuitton-tourbillon

Como si de uno de sus bolsos o maletas se tratara, Louis Vuitton también quiere que este nuevo Tambour Moon Flying Tourbillon ‘Poinçon de Genève’ también pueda personalizarse. ¿Cómo? Sustituyendo el logo de la firma por las iniciales que al cliente buenamente se le antojen.

Disponible a partir de este mes, se trata de un modelo made to order, o lo que es lo mismo; hecho a medida, por lo que todavía no tenemos información acerca del precio. Lo que sí sabemos es que se entrega en un pequeño baúl de Louis Vuitton, cómo no.

rolex-submariner-christies

Cuando la casa de subastas Christie’s organiza un evento bautizado como ‘Relojes raros y una tarde de Rolex’, todos tenemos claro que algo gordo va a pasar, como por ejemplo, que tengamos nuevo Submariner más caro de la historia. Lo más curioso; que ni siquiera parece un Submariner.

Pues sí, tenemos nuevo Submariner de récord. Cuando uno piensa en los modelos que suelen llegar a niveles de precios históricos, siempre le vienene a la mente referencias clásicas, como el 6538 Big Crown, el de James Bond, que ostentaba hasta hace un par de semanas el honor de ser el Submariner más caro del mundo gracias a los 562.000 francos suizos -algo más de 517.000 euros- que alcanzó en subasta en Noviembre de 2016. En esta ocasión, en cambio, la pieza que nos ocupa es un peculiar y extraño prototipo, del que sólo se conocen tres unidades, de la icónica referencia 1680 con caja y brazalete de oro blanco.

rolex-submariner-mas-caro-del-mundo

Su precio; 631.500 francos suizos, algo más de 581.000 euros al cambio. Es decir, que ha superado el precio del 6538 Big Crown con creces. Estamos ante una pieza que llama la atención por bastantes motivos, desde su esfera azul con agujas y pequeños índices -lo que en inglés se conoce como nipple dial– de oro amarillo, su bisel de oro blanco mezclando partes lisas y estriadas y con únicamente dos porciones con el exterior dentado, y la textura de los eslabones centrales de su brazalete President.

Se trata de una pieza tan extraña que ni siquiera cuenta con un número de serie, no obstante, por su diseño y construcción, se sabe que es un modelo de 1973 que ha estado más de 30 años en una colección privada. Christie’s estimaba que su precio se quedaría entre los 250.000 y los 500.000 francos suizos. Se quedaron bastante cortos.

rolex-submariner-a-rolex-afternoon

En resumen, el Submariner más caro de la historia parece más una especie de prototipo del Yacht-Master que un Submariner como tal. Será único y el más caro, pero…¿el más molón que hemos visto? Nah.

rolex-submariner-subasta

iwc-cronografo

IWC Portugués esfera blanca y caja de oro. La icónica silueta recibe un lifting acertadísimo.

IWC actualiza uno de los modelos de su icónica familia Portugieser, el Portugieser Cronógrafo Clásico, con tres nuevas versiones con diferentes cajas y esferas y un diseño que pretende conseguir -y que consigue- una esfera más limpia y sencilla.

Nuevos tiempos para el IWC Portugieser o Portugués para los más castizos.

Esta nueva referencia -3903- sustituye al antiguo 3904, presentado en 2013, un modelo con un aspecto más deportivo y con un tamaño mayor que el Portugieser Cronógrafo, pero manteniendo la esencia de la familia Portugieser. Esta nueva edición, buscando ganar en sencillez, prescinde de la escala minutera exterior de la anterior referencia en beneficio del habitual ferrocarril de los modelos Portugieser que rodea los índices numéricos.

iwc-portugieser-cronografo-clasico

IWC Portugués esfera blanca. Seguramente la versión que gozará de más popularidad.

¿Que hay de nuevo en este Portugués?

Mantiene el tamaño de la anterior referencia, 42 milímetros, y se presenta en tres versiones diferentes; una con caja de oro rojo y esfera plateada, y dos con esfera de acero, una con esfera plateada y otra con esfera azul.

En su interior encontramos el calibre manufactura 89360, que sucede al 89361. Un movimiento de cronógrafo mecánico con cuatro años de desarrollo a sus espaldas que permite consultar con rapidez tiempos cronometrados de hasta 12 horas gracias a su totalizador de horas y minutos ubicado en la mitad superior de la esfera. Además, incluye las funciones de parada de segundero y minutero, además de la función flyback, y sus acabados pueden apreciarse gracias al fondo de cristal de zafiro de la caja.

iwc-portugieser-2017

El azul parece ser el nuevo negro. Y este sinceramente esta muy conseguido.

En la esfera, acompañando al totalizador de horas y minutos que mencionábamos, situado a las 12 horas, encontramos un pequeño segundero a las 6 hora, una ventana de fecha y la inscripción habitual de IWC Schaffhausen, buscando la máxima sencillez posible al mismo tiempo que se inspira en los modelos de IWC de los años 30.

En lo que respecta a tarifas, los modelos de acero están disponibles por 12.000 euros, y el modelo con caja de oro rojo asciende hasta los 22.500 euros.

iwc-portugieser-cronografo-2017