Louis Vuitton sigue engrosando su catálogo de referencias relojeras. Hace un par de meses hablábamos de su nuevo tourbillon con detalles personalizables y hoy dejamos de lado la tradición relojera para hablar de smartwatches. Efectivamente, la maison francesa ha sido la última firma en subirse al carro de los relojes inteligentes.

Se trata del nuevo Tambour Horizon, una pieza que comparte la nueva caja Tambour del tourbillon del que hablábamos antes, pero que en su interior alberga un procesador Snapdragon Wear 2100 en lugar de, vaya, lo que debería albergar la caja de un reloj.

Parafraseando al CEO de la firma, Michael Burke, «hay mucha ‘fealdad’ en el mercado de los wearables», y Louis Vuitton ha querido hacer un smartwatch estéticamente más atractivo, de ahí que hayan mantenido el diseño reconocible de su colección Tambour. A mí me sigue pareciendo más interesante el diseño del iWatch y, sobre todo y años luz del resto, el del TAG Heuer Connected, pero eso ya va a gustos, supongo.

En cualquier caso, estéticas aparte, el Tambour Horizon hace -casi- todo lo que hace un smartwatch, no mide el ritmo cardíaco, y pone especial hincapié en todo lo que tiene que ver con viajes. Totalmente lógico hablando de Louis Vuitton. Incluye dos aplicaciones expresamente dedicadas a todos los que nos gusta recorrer mundo; My Flight y City Guide. La primera informa de todo lo relativo a vuelos; salidas, llegadas, retrasos y demás información útil, y la segunda es la versión digital de las clásicas guías de ciudades de la marca, con lugares, tiendas y restaurantes de interés.

Con tres acabados duferentes para su caja; acero pulido, cepillado y con revestimiento PVD, está disponible con 30 correas de diferentes estilos y materiales, con los estampados habituales de Louis Vuitton como protagonistas. Unos estampados que también juegan un papel importante en las diferentes esferas personalizables disponibles, todas rodeadas por un anillo exterior con indicación de 24 horas.

Con un precio de 2.300 euros para los modelos más económicos -y 2.800 para los más caros- se posiciona como el reloj más económico de la colección de Louis Vuitton, en la que encontramos modelos que superan los 50.000 euros. Un entry level en toda regla que, en una marca más preocupada por la estética que por la tradición relojera, puede funcionar a la perfección. No obstante, aunque tengan poco que ver en cuanto a diseño, cuando hablamos de un smartwatch de este nivel de precios…es inevitable que los ojos se nos vayan hacia TAG Heuer.

 

Hublot tiene una nueva edición limitada. Hasta aquí, como diría Iker Jiménez, todo normal. Las hemos visto de todas las formas y colores y dedicadas a diferentes personajes, marcas…Lo que no habíamos visto todavía es una dedicada al lugar en el que deberíamos estar este martes de agosto; Ibiza.

Así es, el nuevo Hublot Classic Fusion Aerofusion Chronograph Ibiza, como bien indica su extenso nombre, homenajea a la isla más molona del mediterráneo. Era cuestión de tiempo que esto pasara, sobre todo si tenemos en cuenta Mykonos también tiene su propio reloj desde 2012. ¿Adivináis quién lo saco? Efectivamente, también Hublot. Eso sí, mientras Mykonos se tuvo que conformar con un Classic Fusion ‘normal’, la edición limitada de Ibiza viene más fuerte.

Caja de cerámica azul, mezclando acabado pulidos y cepillados bien diferenciados, pretendiendo evocar los colores del Mediterráneo, combinados con el negro de los pulsadores y la corona también cerámica. Sus 45 milímetros, contundentes pero bien equilibrados, le otorgan una presencia imponente en la muñeca, digna de una edición limitada dedicada a Ibiza, sin duda. De hecho, pensando en cómo se nos ha ido de las manos el postureo en las islas pitiusas, aún ha quedado una pieza discreta.

Su esfera esqueletizada, un clásico de la familia Aerofusion, deja ver los acabados del calibre HUB 1155, basado en un ETA 2894-2, y, a pesar de tener una cantidad importante de elementos por todas partes, consigue que su lectura sea sencilla. A las 9 horas encontramos un contador de 30 minutos y a las 3 horas un pequeño segundero que, inspirado en la tendencia hippie de los años 60 y 70 que tomó, muestra el símbolo de la paz. Muy de Ibiza esto, sin duda, tanto como hacerse una foto al atardecer poniendo las manos en forma de corazón.

El fondo de cristal de zafiro también deja entrever el calibre, aunque el protagonismo es para la incripción ‘Hublot Loves Ibiza’. No podemos estar más de acuerdo. Tiempo de Lujo también loves Ibiza.

Limitado a 50 unidades y a la venta únicamente en RABAT, lógicamente, su precio es de 19.150 euros. Le auguramos un sold out asegurado.

Ni Times Square, ni Central Park, ni Broadway…si había un sitio en Nueva York el que había que estar esta pasada semana ese era, sin duda, la exposición The Art of Watches Grand Exhibition, una exposición organizada por Patek Philippe con piezas históricas, únicas…y, cómo no, interesantes novedades.

Apunten; 5531R. Esa es la referencia del primer Patek que mezcla dos de nuestras complicaciones favoritas; horas mundiales y repetición de minutos. A diferencia de otros relojes que ya combinaban estas dos complicaciones, el nuevo World Time Minute Repeater New York resuena con la hora local, no con la hora ‘de casa’. Para lograr este hecho, Patek Philippe ha desarrollado el nuevo calibre automático R 27 HU, con 462 componentes, casi el doble que encontramos en el calibre 5131, también con indicación de hora universal.

En su esfera, la indicación de los 24 husos horarios sigue la línea habitual a la que nos tiene acostumbrados la manufacura, y lo mismo ocurre con el disco bicolor de 24 horas. Hasta aquí, todo normal. La magia ocurre cuando nos fijamos en el centro de la esfera. Claro, este nuevo 5531R no podía llevar New York en su nombre de forma gratuita, y por eso para la parte central de la esfera, Patek Philippe ha reservado una imagen de Manhattan, decorada artesanalmente con esmalte cloisonné. Y por si una imagen no era suficiente, que sean dos; New York by Day y New York by Night.

Ambas versiones comparten caja de oro rosa con fondo intercambiable, bien de cristal de zafiro con el que apreciar, entre otros detalles, el micro-rotor también de oro rosa, o bien un fondo ciego de oro rosa.

Como muchos estaréis intuyendo, una pieza así sólo podría salir al mercado en forma de edición limitada, y, efectivamente, así es. 5 unidades para la versión diurna y otras 5 para la versión nocturna. Éstas son las ediciones limitadas que nos gustan, ¿qué es eso de ediciones limitadas de 5.000 y 10.000 unidades?

Y ya que hablamos de intuición, no es difícil imaginar el precio de semejante pieza. Pero, por si acaso alguien se queda corto en su estimación, ahí va: 561.341 dólares, unos 482.000 euros al cambio.

Re-lo-ja-zo.

oris-big-crown

Si hay una firma que está sabiendo sacarle partido a su archivo relojero en los últimos tiempos, esa es, junto con Longines, Oris. El máximo exponente de esta tendencia vintage que está siguiendo la centenaria manufactura suiza, complementada con otros lanzamientos más actuales, es, sin duda, el Divers Sixty-Five, que hemos visto en diferentes versiones este último año.

No obstante, no es el mar el protagonista del último lanzamiento de Oris, si no el aire. La manufactura homenajea, 100 años después, a su primer reloj de pulsera para pilotos con el nuevo Oris Big Crown 1917 Limited Edition.

oris-big-crown-1917-limited-edition

Con una estética anterior a los fliegers, lo que identifica a esta pieza como un reloj de piloto es el elemento que sirve para darle nombre, su gran corona con forma de cebolla, un clásico en este tipo de relojes.

Sobre su esfera plateada con textura granulada, destacan sus señoriales índices árabes con SuperLuminova en beige, el mismo que cubre las agujas tipo catedral, que sólo hace que aumentar el feeling vintage de la pieza. Su tamaño es lo único que nos recuerda que estamos ante un modelo de 2017; 40 milímetros.

oris-big-crown-1917

En su interior encontramos el calibre automático Oris 732, basado en un movimiento Sellita SW 200-1, con 38 horas de reserva de marcha. Horas, minutos, ni tan siquiera segundos…nada especialmente raro. Entonces, ¿qué es ese pulsador que aparece sobre la corona? Una característica del modelo original; debe pulsarse para poder ajustar la hora. Más encantador -por aquello de la referencia al modelo de 1917- que práctico, sin duda.

Limitado a 1.917 unidades, se presenta con dos correas de piel de estética vintage, en un estuche acorde con todo el aspecto del conjunto. Su precio; 2.290 euros.

]]>

porsche-design-baselworld-2017

Un reloj que se inspira en un Porsche 911 RSR no podía defraudar, y el nuevo Monobloc Actuator 24H-Chronotimer de Porsche Design no sólo no lo hace, si no que fue una de las piezas más comentadas de la última edición de Baselworld. Y es que un cronógrafo sin pulsadores es, como mínimo, digno de comentar.

Y es que la última creación de Porsche Design sustituye los habituales y lógicos pulsadores de cualquier cronógrafo -arranque, parada y puesta a cero- por un sistema integrado en la propia caja. Si os fijáis en las imágenes, entre las 2 y las 10 horas se aprecian dos discretos cortes que separan una sección. Pues bien, es esta sección la que hay que presionar para iniciar y detener el cronógrafo, creando un efecto más que sorprendente al verla meterse hacia dentro por encima del cristal. Tiene algo de adictivo el presionar la propia caja en lugar de un pulsador, sin duda.

porsche-design-baselworld

El resultado final es una caja con unas líneas más sencillas y un aspecto general más deportivo, en el que también tiene algo de culpa su caja de carburo de titanio y su correa de caucho integrada en la propia caja prescindiendo de asas.

¿Habíamos dicho que además de cronógrafo también incluye dos husos horarios? Pues sí, como bien hacen intuir los índices que rodean la esfera y la cuarta aguja central con una punta de flecha naranja. Doble huso horario, contador de minutos y de horas, escala taquimétrica…todo conviviendo de una forma nada recargada en unos contundentes 45.50 milímetros de diámetro, con una también digna altura de 15.60 milímetros.

porsche-design-2017-1

A las 3 horas encontramos el logo de Porsche Design mientras que en el lado apuesto, a las 9 horas, vemos el detalle de una bandera a cuadros que sustituye al habitual pequeño segundero. Y cuál es el objetivo de esta bandera visible a través de una pequeña ventana en forma, pues indicar que el reloj funciona. Una especie de reserva de marcha, pero en plan minimalista. En resumen; si vemos la bandera, todo va bien.

En el interior de la peculiar caja encontramos un calibre ETA Valjoux 7754, un movimiento de cronógrafo automático con indicador de dos husos horarios, funcionando a una frecuencia de 28.800 alternancias por hora sin problemas durante 48 horas. Sus componentes, incluido su rotor esqueletizado con el logo de Porsche Design, se pueden apreciar a través del cristal de zafiro ahumado del fondo de la caja.

porsche-design-monobloc-actuator

Además de esta versión all black, el modelo también está disponible en versiones con un aspecto ligeramente menos deportivo, con cajas de titanio y diferentes combinaciones de esferas y correas, incluyendo un brazalete también de titanio. Su precio; a partir de 5.950 euros.

]]>

omega-seamaster-james-bondDesde 1995, Omega es responsable de que el agente más famoso del Servicio Secreto de Inteligencia británico, James Bond, llegue puntual a sus citas. En estos más de 20 años de idilio hemos visto muchas y muy variadas ediciones limitadas, generalmente del Seamaster, dedicadas al personaje de Ian Fleming, pero diría que nunca hemos visto una con un aire tan veraniego como el nuevo Seamaster Diver 300M ‘Commander’s Watch’.

Y es que, no me negaréis que la última pieza del Sr. Bond quedaría perfecto en cualquier contexto que reúna una cala de posta, un yate y, ya que nos ponemos en plan Bond, al menos una señorita tipo Eva Green, Halle Berry o, si nos ponemos muy puristas, Ursula Andress.

omega-commander

Blanco, azul y rojo, los colores de la British Royal Navy, o Marina Real Británica, a la que rinde homenaje esta pieza, de ahí el nombre ‘Commander’s Watch’, son además una combinación ganadora para este verano, sobre todo si se combina con una correa tipo nato de aire vintage, y que nos lleva inevitablemente a acordarnos del Rolex de Sean Connery en Goldfinger.

Su caja de 41 milímetros, la habitual del Seamaster, luce un bisel cerámico azul con escala minutera Liquidmetal, con los primeros 15 minutos destacados en caucho rojo, un recurso bastante utilizado por Omega en estos últimos tiempos y que, en mi opinión, en esta pieza particularmente funciona a las mil maravillas con todo el conjunto.

omega-seamaster-commander-james-bond

Como también es habitual, incluye el logotipo de 007 en el contrapeso del segundero y el detalle de destacar el 7 en rojo en la ventana de fecha. En la parte trasera también encontramos referencias a 007 tanto en el rotor del nuevo calibre Omega 2507, que también se inspira para la parte central de su diseño en la base de un casquillo de bala de 9 milímetros.

Además del modelo de acero, limitado a 7007 unidades, Omega también ha lanzado una versión de oro amarillo de 18 quilates limitada únicamente a 7 unidades. Esto sí es una verdadera edición limitada.

omega-seamaster-james-bond-2017

Tanto una versión como otra se entregan en una caja inspirada en las de las medallas de la Marina Real Británica que, en el caso de la versión de acero, también incluye un brazalete además de la correa tipo nato.

¿Su precio? 4.600 euros para la versión de acero. La edición de oro amarillo; 28.000 francos suizos, algo más de 25.000 euros.

omega-seamaster-commander

]]>

El próximo 11 de noviembre se celebrará en Ginebra la subasta bianual con fines benéficos Only Watch, uno de los eventos relojeros que más nos gustan; piezas únicas, récords históricos de precios…y todo por una buena causa. Este año, serán 49 las marcas que participen con 49 relojes únicos, creados especialmente para la ocasión. Relojes que recorrerán el mundo en una serie de eventos, empezando el 27 de septiembre en Mónaco, y pasando por Dubai, New York o Bangkok entre otras, hasta acabar el día 11 de noviembre en Ginbebra.

Este año, además de subastar relojes, la organización se ha propuesto incluir en los lotes experiencias que el dinero, a priori, no pueda comprar, desde conocer a los diferentes embajadores de las marcas, asistir a diferentes eventos…o cualquier cosa que esté en la mano de las marcas participantes para hacer la subasta todavía más interesante.

De las 49 piezas que se han presentado, os dejamos una selección de las que más han llamado nuestra atención en una primera toma de contacto, pero tranquilos, que habrá tiempo para hablar largo y tendido de alguna que otra pieza. Sí, obviamente hablamos de la nueva referencia de Patek Philippe.

Audemars Piguet

only-watch-audemars-piguetRoyal Oak Perpertual Calendar Only Watch, todo cerámico. Tan abusón como el modelo que vimos en el último SIHH -por el que aún suspiramos- pero con esfera azul, subesferas en oro gris y una foto-realista luna teñida de naranja. Aunque nos quedamos con el modelo original con su aire all black, estamos ante un serio candidato a ser considerado el reloj más molón del evento. Su precio estimado está entre 70.000 y 110.000 euros.

Breguet

only-watch-breguetBreguet no se deja nada nada en el tintero con su Classique Quantième Perpétuel en Ligne 7715, uno de los calendarios perpetuos más sutiles que hemos visto en los últimos tiempos, con todas las indicaciones alineadas verticalmente en el centro de su esfera con acabado guilloché hecho a mano. Caja de 39 milímetros de oro amarillo, agujas azuladas, índices romanos…todo muy Breguet. Una pieza excepcional por la que se estima que habrá que desembolsar entre 70.000 y 90.000 euros.

Chopard

only-watch-chopardLa propuesta de Chopard, el Superfast 8 Hz Power Control Porsche 919 Only Watch, es un homenaje al piloto belga Jacky Ickx. Hace poco os hablábamos de este modelo en una versión no tan única -aunque más interesante, para mi gusto-, con el nuevo calibre de alta frecuencia de Chopard, latiendo 57.600 alternancias por hora. Su precio de salida poco tiene que ver con otras de las piezas de esta lista, debería rondar los 20.000 euros.

F.P. Journe

only-watch-fp-journeCómo nos gusta F.P. Journe, y más cuando se saca de la manga un modelo completamente nuevo desarrollado expresamente para esta edición de Only Watch como es el caso de este Chronographe Monopoussoir Rattrapante. Su caja de 44 milímetros de tantalio, un metal de un tono azul grisáceo con acabado brillante, de gran dureza y resistencia, alberga en su interior un nuevo calibre cronógrafo rattrapante de oro rosa, visible a través del fondo de cristal de zafiro. Nos ha conquistado su esfera azul de inspiración vintage, como a todos, de ahí que se estime que su precio estará entre los 180.000 y los 360.000 euros.

Frédérique Constant

only-watch-frederique-constantSin hacer demasiado ruido, Frédérique Constant ha colado entre las 49 piezas únicas del evento su Manufacture Perpetual Calendar. Sus dos bazas; la esfera meteorito y su caja de oro rosa, por fin vemos un calendario perpetuo de Fréderique Constant que no recurre al chapado en oro. Aunque se trate de una pieza única, nos alegra. Se quedará en la zona baja de precios, lógicamente, rondando los 15.000-25.000 euros.

Hublot

only-watch-hublotEstaba más o menos claro que Hublot lo iba a apostar todo al zafiro. Su propuesta para esta edición de Only Watch, el Big Bang Unico Sapphire Usain Bolt for Only Watch, introduce también a Usain Bolt en la ecuación, presente en el pequeño segundero situado a las 9 horas y culpable e los detalles en oro en corona, pulsadores, esfera y demás piezas. Su puja máxima debería oscilar entre 45.000 y 75.000 euros.

Montblanc

only-watch-montblancEl bronce llegó el pasado SIHH a la colección 1858 de Montblanc, y para este edición de Only Watch, el 1858 Chronograph Tachymeter Unique Piece Only Watch, se tiñe de verde para conseguir un resultado más que interesante. Inspirado en los modelos de Minerva de los años 30, este cronógrafo monopulsador –del que os hablamos hace ya un tiempo largo y tendido– debería rondar los 30.000 euros.

Patek Philippe

only-watch-patek-philippeToca ponerse serios con el modelo que concentra todas las miradas del evento; la nueva referencia 5208T-010 de Patek Philippe creada especialmente para la ocasión. Calendario perpetuo, repetidor de minutos, cronógrafo…y todo ello recogido en una caja de titanio, nada habitual entre los modelos de Patek. Su esfera azul guilloché decorada a mano con patrón de firba de carbono, comparte acabado con el micro-rotor de platino del calibre, visible gracias al fondo de cristal de zafiro de la caja. Tranquilos, que no va a ser la última vez que hablemos de esta pieza. Se espera que supere el millón de euros, claro.

TAG Heuer

only-watch-tag-heuerParece que TAG Heuer no ha podido decidirse por una única pieza y ha montado un más que interesante kit que incluye un Connected Modular 45 -cómo no- y un Heuer-02T Chronograph Tourbillon, ambos con diferentes detalles en amarillo, el color oficial del evento, y compartiendo una vistosaa y veraniega correa de caucho. Nos gusta el pack, para qué engañarnos, y más si tenemos en cuenta que también se espera que quede en la parte de baja de precio, rondando los 14.000-20.000 euros.

Tudor

only-watch-tudorTudor es una de esas marcas capaz de liarla en un evento como éste. Prueba de ello es el Black Bay ONE por el que se pagaron casi 350.000 euros en la pasada edición de Only Watch. ¿Repetirán hazaña con su Tudor Black Bay Bronze One? Pues, a priori, no. De hecho, es, junto con el modelo de Maurice Lacroix, el reloj con el precio estimado más bajo de todo el ‘lote’, con cifras que no superan los 5.000 euros. No obstante, cualquier guerra de pujas entre dos zurdos motivados pueden liar una escabechina más que digna.

Zenith

only-watch-zenithEl Defy El Primero 21 se tiñe de negro y amarillo con su edición única para este Only Watch. Caja de 44 milímetros de titanio con recubrimiento DLC que en su interior guarda -pero no oculta- un movimiento de cronógrafo de una centésima de segundo que para esta edición se viste de oro rosa. Su precio estimado; entre 11.000 y 16.000 euros.

]]>

tag-heuer-connected-kingsman

¿Recordáis la película Kingsman: Servicio secreto? Sí, hombre, Colin Firth hecho un dandy, espías, tiros y esas cosas. Además del éxito cosechado en la gran pantalla, la película también ha sido la protagonista de la colección más vendida de la historia de nuestra tienda online de cabecera, Mr. Porter. De hecho, se ha convertido en un fijo de su catálogo.

Y ahora, aprovechando que el próximo mes de septiembre se estrena la segunda entrga; Kingsman: El círculo dorado, TAG Heuer también ha querido apuntarse a la fiesta, sustituyendo a Bremont, que fue el reloj oficial de la primera entrega. ¿Cómo? Con una edición especial de una de sus grandes apuestas; el Connected. Concretamente, el Connected Modular 45 con caja de 45 milímetros, como bien indica su nombre, con asas de oro rosa y dos correas intercambiables.

tag-heuer-kingsman

Una colaboración que tiene todo el sentido del mundo, y es que un agente secreto necesita un reloj que esté a la altura de sus misiones, siempre manteniendo un estilo impecable, claro. Antes, eso se conseguía con un Submariner 6538 y una correa nato de una anchura equivocada, pero los tiempos cambian, claro. En palabras del propio Jean-Claude Biver, «Kingsman significa explosiones, acción, risas y, por supuesto, elegancia. Su elenco de jóvenes actores es un equipo de ensueño, caballeros que no le temen a nada ni a nadie. Ese es exactamente el mercado objetivo de TAG Heuer. Esta colaboración nos ayudará a acercarnos aún más a las generaciones más jóvenes. La primera entrega fue un gran éxito, y todos estamos orgullosos y honrados de ver a los héroes de la segunda película luciendo relojes insignia de la colección TAG Heuer».

La ‘esfera’ de esta edición limitada, disponible en azul y en gris, incluye, bajo el logo de TAG Heuer y la fecha, la inscripción Kingsman, además del logo en el fondo del pequeño segundero. Un logo que también aparece grabado en la trasera de la caja. Como detalle curioso, a las 10:10, el reloj vibra durante 10 segundos y el logo aparece ocupando toda la pantalla.

tag-heuer-connected-kingsman-2017

Como decíamos al principio, se trata de una edición especial -que no limitada- a la venta únicamente en Mr. Porter, igual que ocurre con toda la colección de ropa y accesorios de Kingsman. Disponible a partir de mañana, todavía no tenemos confirmado el precio pero, basándonos en versiones similares del Connected, debería rondar los 3.500 euros.

Y respecto a Kingsman: El círculo de oro, habrá que esperar al 22 de septiembre para que llegue a la gran pantalla, imaginamos que con otra colección de Mr. Porter bajo la manga. A ver si para entonces ya he tenido la decencia de ver la primera parte.

tag-heur-connected-kingsman-2017

]]>

bulgari-diagono-scuba-naranja

Con Julio ya aquí es el momento de darle un toque de color a nuestra muñeca. De un tiempo a esta parte, parece que, cuando el calor aprieta, sustituir nuestro reloj habitual por una pieza más ‘veraniega’ se ha convertido en algo casi obligatorio. Sacamos los divers, sustituimos las correas de piel por correas de nylon y empiezan a verse esferas de todos los colores. Muestra de ello son, sin ir más lejos, los vistosos divers de Audemars Piguet.

Bulgari también ha querido apuntarse a esta colorida tendencia veraniega y ha presentado tres nuevas versiones de su Diagono Scuba en tres colores diferentes; naranja, amarillo y blanco, nada que ver con las discretas versiones en negro y azul que ya conocíamos.

bulgari-diagono-scuba-colors

Con más de 20 años de historia, y desde 2015 con un movimiento manufactura en su interior, podemos considerar al Diagono Scuba como un diver con todas las de la ley. Su caja de acero de 41 milímetros sumergible hasta 300 metros y su bisel giratorio unidireccional, también de acero, en el que quizás echemos de menos los clásicos indicadores de hasta 15 minutos, le confieren un aspecto deportivo al mismo tiempo que perfectamente reconocible como una creación de Bulgari, gracias en parte a la forma en la que la caja se une con la correa de caucho.

En su interior encontramos el calibre automático manufactura BVL 191 – Solotempo, con 42 horas de reserva de marcha y función de horas, minutos y segundos y una ventana de fecha que, en mi opinión, en esta pieza resta más que suma. No voy a entrar en el clásico ‘¿quién necesita saber qué día es cuando está bajo el agua?’, es simplemente que, en esta esfera, me resulta un pegote importante. Cuestión de gustos, supongo.

bulgari-diagono-scuba

Y hablando de gustos, ¿cuál os gusta más? ¿Naranja, amarillo, blanco…o nos quedamos con las versiones más clásicas? Tanto las versiones veraniegas como las que ya conocíamos comparten el mismo precio; 6.050 euros.

chopard-porsche

El romance entre Chopard y el automovilismo es una historia de amor más sólida que la de Crepúsculo. Una muestra más es que ña manufactura suiza, cronometradora oficial del equipo Porsche de las 24 horas de Le Mans, acaba de presentar su nueva edición limitada Superfast Power Control Porsche 919 HF. Y van en serio con eso de ‘superfast’.

Además de la denominación Superfast, las siglas HF que cierran el extenso nombre del modelo hacen referencia al nuevo movimiento de alta frecuencia (HF, high frecuency) de Chopard. A mayor frecuencia, mayor precisión, es sencillo, y este Chopard late a 57.600 alternancias por hora, o lo que es lo mismo, 8 hercios, el doble de la frecuencia a la que estamos acostumbrados, 28.800 alternancios o 4 hercios, y por encima de movimientos como El Primero de Zenith, que oscila a 5 hercios.

chopard-superfast

Este nuevo calibre 01.11-M, además de moverse a una velocidad digna de Porsche, tiene una reserva de marcha de 60 horas -muy amplía, si consideramos que a mayor frecuencia, menor reserva de marcha- y cuenta con certificado COSC. Sus acabados, en la línea deportiva del reloj, se pueden apreciar gracias al fondo de zafiro de la caja, entre las diferentes inscripciones que encontramos en la parte trasera del reloj.

Con un motor de estas características, la carrocería no podía quedarse atrás. Nos encontramos ante una caja de 45 milímetros de titanio con revestimiento DLC, que a pesar de tener un tamaño considerable el titanio hace que resulte ligera y cómoda de llevar, sobre la que se sitúa el bisel anclado mediante ocho tornillos con tratamiento PVD.

chopard-porsche-superfast

En su esfera negra mate con llaman la atención la contundencia de su escala minutera, así como del gran 12 horario sobre el logo de Chopard. Como es habitual en lo relojes de inspiración automovilística, no podían faltar los detalles en rojo, que en este caso aparecen en el logo que hace referencia al Porsche 919 Hybrid, en el extremo del segundero, y en el indicador de reserva de marcha, situado a las 9 horas, y que recuerda al indicador de gasolina de cualquier salpicadero.

El conjunto se completa, cómo no, con una correa de caucho con relieve de neumático y el precio de cada una de las 100 unidades disponibles es de 14.880 euros.

chopard-porsche-919