Abordar los santos griales de la relojería, no es solamente difícil, también es estresante. Se ha hablado, se habla y se hablará tanto de ellos, que te suele sobrevenir un sensación de pequeñez difícil de explicar. Hoy intentaremos desgranar junto a los chicos de Ancienne Gallery porque estos Daytonas son tan sumamente complicados de conseguir, y tan adorados por los coleccionistas y amantes de la relojería.

La fascinante trayectoria de este mito de Rolex, se puede explicar viendo la colección de cronógrafos que tuvimos ocasión de tocar en exclusiva en Ancienne Vintage Gallery. Especializados en relojería vintage, los expertos de esta conocida casa barcelonesa seleccionan cuidadosamente sus piezas asegurándose la originalidad de las mismas, así como de su singularidad. Vamos a poner a volar nuestra imaginación y veamos que nos traen.

Historia. ¿Por qué Daytona?

La historia del cronógrafo más conocido del mundo tiene sus inicios en el cronógrafo de Rolex referencia 6238, denominado Chronograph, hoy en día conocido como Pre-Daytona. Dicha referencia evolucionó hacia la referencia 6239, un modelo de cronógrafo llamado Cosmograph, cuyo nombre evocaba a viajes espaciales. Su movimiento de carga manual Valjoux calibre 72B, se caracterizaba por su caja Oyster, sus pulsadores a presión y su bisel en acero con la escala taquimétrica grabada. Dicha referencia montó diversos tipos de esferas, caracterizadas por su contraste cromático entre la esfera y los registros (sub esferas), y por el grabado ROLEX COSMOGRAPH.

Finalmente, con motivo de la esponsorización por parte de Rolex de las carreras Nascar de Estados Unidos la palabra DAYTONA apareció en ellas, nombre que ha ido adoptando el modelo durante todas sus distintas referencias hasta día de hoy.

Rolex Daytona 6239. // Paul Newman creó un mito.

rolex-daytona-paul-newman-13

Entre todas ellas Rolex produjo una alternativa más limitada de esferas conocidas como exóticas. La aparición del famoso actor PAUL NEWMAN en una sesión de fotos publicitaria luciendo un modelo 6239 con una de estas, fue la responsable del mito y del nuevo apodo de las tan deseadas esferas, caracterizadas por una combinación de colores distinta. Es de hecho esta pieza la que más nos gustó de esta selección por su envidiable estado de conservación. Se trata de un reloj del año 68 pero que no ha sido prácticamente usado desde entonces, algo muy valorado en el mercado hoy en día.

En él podemos ver la combinación utilizada específicamente para dichas esferas exóticas, contrastando el color blanco roto de fondo de la esfera con el negro de los contadores pero en especial también con el de la minutería en la periferia de la esfera en color rojo, combinando 3 tonos que le dan una bonita deportividad a la esfera. Encima del contador de las horas del cronógrafo situado a las 6, la bonita inscripción de Daytona en rojo, con la característica letra con serifa de Rolex.

Estado estético:

Llama la atención el buen estado de esta, sin mostrar absolutamente ningún tipo de mancha ni defecto y el bonito tono crema vintage adquirido por el flúor de las agujas y los índices luminiscentes. También los marcados ángulos de la caja del reloj, basta tan sólo pasar la yema de los dedos por ellos para tener la sensación de tener un reloj nuevo entre las manos, signo evidente de que el reloj nunca ha sido pulido.

Rolex Daytona Paul Newman en Barcelona

¿Su bisel? Sigue impecable, conserva absolutamente toda la gráfica negra de la numeración, algo que suele desprenderse con el uso. Podemos afirmar que se trata de un bisel de tercera serie, el que le corresponde por año de producción, ya que la escala taquimétrica empieza en 200 unidades, a diferencia de las dos generaciones anteriores que empezaban en 300.

La misma sensación tenemos con el brazalete, serie 7835 con terminales de 19mm referencia 271, exactamente lo que dictan los archivos de Rolex. Este no muestra ningún tipo de holgura ni desperfecto además de ir marcado con la fecha de producción en su cierre coincidiendo con el año de producción que nos indica el número de serie situado entre las asas a las 6. A las 12 y también entre las asas podemos ver claramente la referencia del reloj, 6239, coincidiendo también con la inscripción del interior de la tapa. Se debe también destacar la claridad de ambas inscripciones entre las asas, numeración que suele borrarse con el uso de reloj debido al roce de la caja con los terminales.

Calibre:

Calibre Rolex Daytona Paul Newman

Solo hace falta con ver su foto. Es «la maja desnuda» de este artículo, el famoso calibre Valjoux 722-1, evolución del calibre 72B y 722, montado en las referencias 6239 entre los años 1967 y 1969. Estado impoluto.

Para finalizar hablar también de su corona y pulsadores de la serie Oyster Twinlock 600. Estos están también en perfecto estado de revista y al accionarlos o dar cuerda al reloj tenemos la sensación de tener entre las manos una pieza recién fabricada, suavidad y precisión de vanguardia.

Conclusiones:

Una pieza única. No deja de ser pequeña en la muñeca, pesa poco, y no transmite la solidez de los relojes actuales de Rolex, pero ¡que pieza! La carga histórica es incomparable, los obstáculos que han tenido que sortear estos relojes hasta llegar a nosotros no han pocos. Empezando porque eran piezas muy poco vendidas. El Omega Speedmaster de la época contaba con maquinaria in-house y era bastante más barato. Luego el paso del tiempo. Suponemos que todo ha hecho que sean tan valoradas, y que muchas superen los 6 dígitos en las subastas.

rolex-daytona-paul-newman-12

Las ocasiones de verles y tocarles son vagas, y lo serán más en el futuro. Este ejemplar además se encuentra en estado prácticamente virgen, deseo de todo coleccionista. Sin dudas, una experiencia necesaria para aquellos que viven la relojería con pasión. La relojería de ayer, de hoy, y ¿por qué no? De siempre.

Ancienne Vintage Gallery. Especializados en relojería vintage, los expertos de esta conocida casa barcelonesa seleccionan cuidadosamente sus piezas asegurándose la originalidad de las mismas, así como de su singularidad. Vamos a poner a volar nuestra imaginación y veamos que nos traen.

Historia. ¿Por qué Daytona?

La historia del cronógrafo más conocido del mundo tiene sus inicios en el cronógrafo de Rolex referencia 6238, denominado Chronograph, hoy en día conocido como Pre-Daytona. Dicha referencia evolucionó hacia la referencia 6239, un modelo de cronógrafo llamado Cosmograph, cuyo nombre evocaba a viajes espaciales. Su movimiento de carga manual Valjoux calibre 72B, se caracterizaba por su caja Oyster, sus pulsadores a presión y su bisel en acero con la escala taquimétrica grabada. Dicha referencia montó diversos tipos de esferas, caracterizadas por su contraste cromático entre la esfera y los registros (sub esferas), y por el grabado ROLEX COSMOGRAPH. Finalmente, con motivo de la esponsorización por parte de Rolex de las carreras Nascar de Estados Unidos la palabra DAYTONA apareció en ellas, nombre que ha ido adoptando el modelo durante todas sus distintas referencias hasta día de hoy.

Rolex Daytona 6239. // Paul Newman creó un mito.

rolex-daytona-paul-newman-13 Entre todas ellas Rolex produjo una alternativa más limitada de esferas conocidas como exóticas. La aparición del famoso actor PAUL NEWMAN en una sesión de fotos publicitaria luciendo un modelo 6239 con una de estas, fue la responsable del mito y del nuevo apodo de las tan deseadas esferas, caracterizadas por una combinación de colores distinta. Es de hecho esta pieza la que más nos gustó de esta selección por su envidiable estado de conservación. Se trata de un reloj del año 68 pero que no ha sido prácticamente usado desde entonces, algo muy valorado en el mercado hoy en día. En él podemos ver la combinación utilizada específicamente para dichas esferas exóticas, contrastando el color blanco roto de fondo de la esfera con el negro de los contadores pero en especial también con el de la minutería en la periferia de la esfera en color rojo, combinando 3 tonos que le dan una bonita deportividad a la esfera. Encima del contador de las horas del cronógrafo situado a las 6, la bonita inscripción de Daytona en rojo, con la característica letra con serifa de Rolex. Estado estético: Llama la atención el buen estado de esta, sin mostrar absolutamente ningún tipo de mancha ni defecto y el bonito tono crema vintage adquirido por el flúor de las agujas y los índices luminiscentes. También los marcados ángulos de la caja del reloj, basta tan sólo pasar la yema de los dedos por ellos para tener la sensación de tener un reloj nuevo entre las manos, signo evidente de que el reloj nunca ha sido pulido. Rolex Daytona Paul Newman en Barcelona ¿Su bisel? Sigue impecable, conserva absolutamente toda la gráfica negra de la numeración, algo que suele desprenderse con el uso. Podemos afirmar que se trata de un bisel de tercera serie, el que le corresponde por año de producción, ya que la escala taquimétrica empieza en 200 unidades, a diferencia de las dos generaciones anteriores que empezaban en 300. La misma sensación tenemos con el brazalete, serie 7835 con terminales de 19mm referencia 271, exactamente lo que dictan los archivos de Rolex. Este no muestra ningún tipo de holgura ni desperfecto además de ir marcado con la fecha de producción en su cierre coincidiendo con el año de producción que nos indica el número de serie situado entre las asas a las 6. A las 12 y también entre las asas podemos ver claramente la referencia del reloj, 6239, coincidiendo también con la inscripción del interior de la tapa. Se debe también destacar la claridad de ambas inscripciones entre las asas, numeración que suele borrarse con el uso de reloj debido al roce de la caja con los terminales. Calibre: Calibre Rolex Daytona Paul Newman Solo hace falta con ver su foto. Es «la maja desnuda» de este artículo, el famoso calibre Valjoux 722-1, evolución del calibre 72B y 722, montado en las referencias 6239 entre los años 1967 y 1969. Estado impoluto. Para finalizar hablar también de su corona y pulsadores de la serie Oyster Twinlock 600. Estos están también en perfecto estado de revista y al accionarlos o dar cuerda al reloj tenemos la sensación de tener entre las manos una pieza recién fabricada, suavidad y precisión de vanguardia. Conclusiones: Una pieza única. No deja de ser pequeña en la muñeca, pesa poco, y no transmite la solidez de los relojes actuales de Rolex, pero ¡que pieza! La carga histórica es incomparable, los obstáculos que han tenido que sortear estos relojes hasta llegar a nosotros no han pocos. Empezando porque eran piezas muy poco vendidas. El Omega Speedmaster de la época contaba con maquinaria in-house y era bastante más barato. Luego el paso del tiempo. Suponemos que todo ha hecho que sean tan valoradas, y que muchas superen los 6 dígitos en las subastas. rolex-daytona-paul-newman-12 Las ocasiones de verles y tocarles son vagas, y lo serán más en el futuro. Este ejemplar además se encuentra en estado prácticamente virgen, deseo de todo coleccionista. Sin dudas, una experiencia necesaria para aquellos que viven la relojería con pasión. La relojería de ayer, de hoy, y ¿por qué no? De siempre.]]>

Jornada intensa en el Circuito de Catalunya, a unos 20 minutos de Barcelona. El equipo de IWC España nos ha invitado a conocer al actual equipo líder de la F1, nada más y nada menos que al equipo Mercedes Benz AMG Petronas, y algo mejor, a sus pilotos.

Preciosa mañana de primavera catalana y Lewis está muy tranquilo, se le ve relajado y con la sensación de que solo siente responsabilidad, pero nada de presión. Haber ganado tres carreras consecutivas deben provocar eso. Lewis Hamilton, se quitó la presión cuando fue campeón del mundo y eso se nota. Siente que ahora es más libre sin la figura de su padre carnal, y la de su padre adoptivo, Ron Dennis. «Estaba muy sobreprotegido», espeta, y se siente mejor ahora. También ayuda que el talante del equipo Mercedes es menos autoritario que el británico McLaren.

Lewis Hamilton reloj

En su muñeca aparece un IWC Aquatimer Chrono Bi-Compax de oro rosa. Se ve que sus opciones pasan por relojes de oro rosa y con crono, es su estilo. De hecho ya le habíamos visto en Ginebra con un IWC Ingenieur Calendario Perpetuo, también de oro rosa. Se despide de mi preguntándome por la cámara de fotos que llevo, y que si se la aconsejo. ¡Un crack! Muy de Hamilton.

Nico Rosberg IWC Watches

En cambio Nico Rosberg es un poco más seco, no tan cercano. Es el perfecto embajador de una marca de lujo. Elegante pero moderno, no nos extraña que sea uno de los preferidos de George Kern (Presidente de IWC). Nos comunicamos en castellano, según él labrado en la preciosa Ibiza, no sabemos si de parrandeo, o en la heladería de su novia Vivi’s cream. Votamos por la primera. Nico está más preocupado, siente la presión de saber que su compañero de equipo va como una bala. No es tan empático como Lewis, pero también le encantan los relojes. Lleva un precioso IWC Big Pilot, al cual le cambió la correa de cuero por una nato. Nos parece espectacular. Además, se da la curiosidad, que es el mismo que lleva grafiado en su guante izquierdo de carrera. Preferimos no pedírselo, para no vernos en la tesitura de salir corriendo. Relojazo.

IWC Engineer Mercedes

La jornada continuó con la presentación de una versión del IWC Ingenieur en fibra de carbono con detalles del color verde del equipo Mercedes Benz, una edición limitada a 1.000 unidades, y de dos Dual Time con diferentes esferas.

IWC Engineer Dual Time

La terraza del nuevo motorhome del equipo fue la sede del evento. Hasta el vino de la escuadra está personalizado para Mercedes-Benz. Cuidando los detalles hasta la máxima expresión.

Vino Mercedes

Tiempodelujo en el mayor circo del mundo!

Es una delicia tener que hablar de este reloj. Lo tuve en mis manos toda una mañana y me costó desprenderme de él casi tanto como de un amor de verano. Desde el punto emotivo no habría que añadir mucho más. Hemos sido el primer medio, tanto escrito como online, en tener acceso a este guardatiempo. Os hablamos del IWC Portugués Calendario Perpetuo Boutique limitado a 500 piezas.

Muchos pensaréis que se me ha ido la olla, porque esta pieza ya existía, y tendréis razón entre comillas, porque en efecto existía pero sólo en materiales preciosos. No quiere decir que se convierta en una compra accesible para el común de los mortales porque seguirá costando en torno a los 25.500€. O sea, sigue siendo de aquellos con bolsillos profundos, pero el hecho de ver complicaciones importantes en relojes de acero es un tema muy de coleccionistas. Y eso, nos encanta.

Reloj IWC Portugués Calendario Perpetuo

Últimamente, ya habíamos visto a IWC montar calendarios perpetuos en relojes de diversa finalidad. Pero desde nuestro punto de vista, es la caja del portugués y su filosofía la que más se adapta. Los diseñadores de Schaffhausen han vuelto a utilizar la caja antigua del Portugués, la que todos tenemos en nuestra mente, a modo de último coletazo. Me da la sensación que no la veremos mucho más.

Pero, ¿y el reloj qué?

Aunque mi tendencia ha sido siempre la de diámetros medios en mi muñeca, y nunca caí en la moda de las paelleras, esta es una pieza grande de 44mm, pero que ni se siente, ni se ve grande como tal, juzgad vosotros mismos en la foto. Pesa muy poco, el acero le quita mucha carga en ese sentido. Se ajusta como un guante y es comodísimo de llevar. Para los que estén pensando en el traje. La verdad es que es un poquito alto, con lo cual sí te gustan los relojes que se meten por debajo de la manga de la camisa, este no es tu tipo para nada. En cambio, si te gusta que tu reloj se vea y que te permita ir casual sin dar el cante, esta sería una opción fantástica. Siguiendo con detalles de la caja, veréis que el fondo es visto, como no podría ser de otra manera en este tipo de piezas.

La maquinaria de manufactura es el fantástico calibre automático con 7 días de reserva de marcha que suele montar IWC en sus piezas gordas. Nada que decir que no se haya dicho ya. Sencillamente una fantástica maquinaria. Además se puede ver a través del fondo el típico cepillado limpio y abierto tan utilizado por la casa de Schaffhausen. Nada que destacar desde el punto de vista estético pero tampoco que criticar.

Calibre automático IWC Portuguese

Resumiendo, estaríamos hablando de una pieza preciosa con un atractivo evidente y no muy difícil de apreciarlo. Posiblemente uno de los calendarios perpetuos más interesantes del mercado.

A destacar: Los más ávidos verán que la ventana de la fase lunar en el Portugués ha existido en dos versiones. Primeramente fue un círculo abierto con la información en ambos hemisferios en simultánea. Esta versión tiene la última opción, donde aparece sólo un semicírculo con la fase lunar en el hemisferio donde estemos, y debajo la marca. Preferimos esta segunda opción desde el punto de vista estético porque limpia la esfera, y ¡de que manera!

Fotografía: Leyser Varela Peña

A la mayoría de nosotros cuando hablamos de TAG Heuer nos vienen a la mente sus relojes cronógrafo. Modelos como los Autovia o Carrera, presentados durante los años 60, son la base sobre la que TAG Heuer ha construido su leyenda siempre estrechamente vinculada al mundo de la competición del motor.

El reloj que aquí presentamos es al mismo tiempo un homenaje al pasado de la marca y un adelanto de su futuro. Su diseño conjuga elementos clásicos o vintage y los presenta en una caja singular de aspecto futurista. El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es por tanto un reloj muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Veamos los detalles:

Caja y pulsadores:

A primera vista es obvio que lo que más nos llama la atención es el diseño asimétrico de la caja y la disposición de los pulsadores del cronógrafo y de la corona en la parte superior del reloj – este tipo de relojes son conocidos como bullhead  (cabeza de toro) por razones obvias – .

TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition se ha concebido como si se tratase de una adaptación a la pulsera de un cronógrafo de mano.  La caja parece estar compuesta por dos elementos independientes, el cronógrafo (con su caja y pulsadores) y un chasis al que ha sido acoplado para fijar la correa. La asimetría de la carrura («el chasis») permite que el reloj se adapte perfectamente a la muñeca y facilita la manipulación de los pulsadores del cronógrafo.

El reloj, pese a su gran diámetro, resulta muy cómodo en la muñeca gracias a su diseño asimétrico. La caja está fabricada en titanio que aligera mucho el peso respecto al acero. La combinación de acabados satinados y pulidos potencia la percepción de que estamos ante un reloj en el que no se ha dejado ningún detalle al azar.

No solo el diámetro de la caja es considerable sino también su altura. Olvidaros de llevarlo debajo de la camisa, este TAG está pidiendo exhibirse libremente. Es un reloj deportivo diseñado para poder ser fácilmente manipulado sin soltar el volante de las manos.

Pese a sus 45mm de diámetro el diseño asimétrico de la caja facilita su adaptación a cualquier tipo de muñeca.

Diseño de la esfera:

Como ya hemos comentado,el Carrera 1887 Jack Heuer Edition juega con el pasado y el presente de la marca. El diseño de la esfera nos recordará por la disposición de los contadores del cronógrafo (a las 3 y 9h) a los primeros Heuer Carrera de 1963.

Los indicadores de la función del cronógrafo (segundero, minutos y horas) destacan del resto por sus detalles en color rojo. Para la indicación de la hora, minutos y segundos se reservan las agujas de acabado plateado. Precisamente el segundero del reloj pasa prácticamente desapercibido al estar situado a las 6h y no disponer de una subesfera que le destaque sobre el resto.

Los acabados son exquisitos, lo notamos en los índices y el escudo aplicados.  En el perímetro de la esfera encontramos la escala del taquímetro y una no tan habitual escala de pulsómetro (en rojo)

Maquinaria:

El corazón que da vida al TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es el Calibre 1887. Presentado en 2010 esta maquinaria se concibió como el primer calibre cronógrafo enteramente manufacturado por TAG Heuer.

La maquinaria Calibre 1887 es de remonte automático y ofrece una reserva de marcha de 50h, si se mantienen en marcha el cronógrafo la reserva máxima baja hasta las 40h.

Calibre cronógrafo TAG Heuer 1887

A diferencia de los cronógrafos basados en los calibres Valjoux 7750 en la maquinaria desarrollada por TAG Heuer no notamos el giro de la masa oscilante. También nos llamó la atención la suavidad con la que se activan los pulsadores de puesta en marcha y puesta a cero del cronógrafo.

A los más amantes de la mecánica les gustará saber que el calibre del TAG Heuer Carrera se puede observar a través de la tapa trasera de cristal del reloj aunque este está ligeramente ahumado y se ha grabado con el escudo de la familia Heuer y la firma de Jack Heuer.

Detalles y acabados:

Están a la altura de lo que se espera de un reloj de este nivel.  Si tenemos en cuenta que se trata de una edición limitada que tiene el honor de llevar el nombre del fundador de Heuer no es de extrañar que la firma suiza no haya dejado ningún detalle al azar.

A parte de los ya mencionados detalles estéticos de la esfera y la caja, nos queda hacer referencia a la correa y el cierre (a veces dos puntos olvidados). La correa es de piel y se le ha aplicado un tratamiento para ofrecer una tonalidad negra mate y una textura cercana al caucho que potencia el aspecto racing del reloj sin renunciar a los materiales más nobles. El cierre es de tipo automático fácilmente ajustable a cualquier tamaño de muñeca sin necesidad de utilizar herramientas.

Valoración final:

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es un reloj al que te vas adaptando a medida que lo vas disfrutando en la muñeca. La primera impresión que nos causó fue un poco contradictoria. La forma de la caja y la posición de los pulsadores resultan algo extrañas, aunque con su uso descubres que resuelven a la necesidad de crear un reloj cómodo y de fácil lectura donde todo gira alrededor de la función del cronógrafo.

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es un reloj al que te vas adaptando a medida que lo vas disfrutando en la muñeca

A medida que fueron pasando los días (El reloj fue cedido para la prueba por TAG Heuer España) aquel punto de escepticismo inicial se fue desvaneciendo. El reloj se había adaptado a nosotros, o nosotros a él, y creedme si os digo que resultó duro desprendernos de él.

Más información: TAG Heuer

Otras opiniones: TAG Heuer Carrera Calibre 1887 Jack Heuer Edition Watch Hands-On; TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition – Bullhead Chronograph

La función por encima de todo. Esta premisa de la escuela Bauhaus no ha dejado de ser una pauta inseparable de las formas del Siglo XX. Victorinox se aferra a ella con todas sus fuerzas y desarrolla piezas de soluciones dignas de esferas de mercado superiores. Os presentamos el cómo, el dónde y el porqué a través del Victorinox Chrono Classic 1/100.

Para los chicos del área de relojería de Victorinox es complicadísimo traer piezas relojeras, básicamente porque la marca esta sobreposicionada y el consumidor medio podría solo enmarcarla en el contexto de las navajas suizas. La único solución que les queda es presentar relojes de calidad que hablen por si solos, sin muchas explicaciones de venta, y vaya que sí lo hacen.

Que un «reloj de pilas» no es el sueño del aficionado, eso ya lo sabemos, no obstante hay cuarzos y cuarzos, y este no es uno cualquiera. Victorinox nos propone con honestidad un reloj inteligente y práctico, pensado para el amante de la relojería que quiere desmarcarse de la fragilidad de la mecánica en eventos como la caza o la práctica del golf, o simplemente para iniciados en el mundo de la relojería que aprecien algo particular en su muñeca.

La maquinaria esta desarrollada por SOPROD, y evidencia una capacidad exquisita de solucionar los objetivos. Así, su calibre nos deleita con hora, cronógrafo y calendario perpetuo. ¿Calendario perpetuo? Sí. Me pondría a explicaros todos estos detalles, pero que sentido tiene si tenemos un vídeo explicativo de la pieza, y aquí normalmente hablamos de sensaciones, para números ya están las notas de prensa.

Siendo breves y acompañando a las imágenes del vídeo diremos que el reloj tiene dos posiciones:

  • Modo Hora y Fecha: Indica las horas, minutos y segundos. Calendario perpetuo que no necesita ajustarse cada mes y que tienen en cuenta las particularidades del mes de febrero de los años bisiestos.
  • Modo Cronógrafo: Pulsando la corona central ocurre la magia. Las agujas horarias y la ventana de la fecha se convierten ahora en indicadores de tiempos cronometrado. Llamativo es el cambio de función de los discos de la fecha situados a las 6h.

Las formas son comedidas. Sus 41 mm de diámetro son generalistas a más no poder, no hay muñeca que se les resista. Máxime si le añadimos una austera pero preciosa correa de piel ecológica, marca de la casa. Tuve la oportunidad de hablar con François Nunez (Director de Producto), y me habló de las ideas que tenía para con la marca y de su pensamiento sobre lo que era la relojería. François, un tipo afable y gran orador, viene de Audemars Piguet y eso se nota en su concepción de la relojería. Auguramos que esta marca dará mucho que hablar en el futuro. Mientras tanto seguiremos jugando con este encantador mecanismo.

Nos gusta:

  • La talla piramidal de navaja suiza del ovalo donde se ubica la fecha y las centésimas de segundo. Detalle que sólo verán los máz avezados.
  • acto de los botones, preciso y sedoso.

Más info: Victorinox

Precios:

Versión gris con correa: 775 €
Versión gris con brazalete: 875 €
Versión oro con correa: 775 €
Versión oro con brazalete: 875 €

Sin traductor de por medio, el diálogo es fluido, comprensible pero sobre todo intenso, incluso para aquellos no acostumbrados a estas historias.

AMG + IWC suman más de 6 siglas, la sinergía les lleva de la mano a darte algo más. Lo que verás a continuación…

Tarde nublada en Sitges, tierra de bohemios e indianos por excelencia. Creo haber escuchado que se trata del pueblo de España con mayor precio del metro cuadrado de tierra. Lo podemos entender, rebosa cultura y belleza por doquier.

Tenemos en nuestras manos la primera unidad que llegó a la península del Mercedes Benz A45 AMG hasta las trancas, y que por cierto todavía huele a nuevo a pesar de los 1.000 km que ya le hemos metido. Pero no está solo. Atestiguando todos nuestro movimiento tenemos un reloj, de la misma casta y con el mismo concepto, su nombre lo delata: IWC Ingenieur Automatic AMG Black Series. Empieza el primer round.

Pero aunque nos apasionan los coches no somos una página de coches, así que hablaremos de lo que se nos da mejor, los relojes y las sensaciones que nos transmiten.

IWC Ingenieur AMG Black Series

Caja y Esfera:

El guardatiempos de los chicos de Schaffhausen es grande, muy grande, 46mm no están al alcance de cualquier mortal a menos que quieras parecer a Sylvester Stallone. La correa caucho revestida no se articula directamente desde la caja, sino que tiene dos asas tipo relojes de buceo. Esto ayuda a aquellos que tienen muñecas prominentes, sin embargo el resto de los mortales les hará un espacio que no estará cubierto. Lo dicho solo para elegidos.

Estéticamente no chirría, tiene un diseño muy comepnsado. Es muy IWC, deportivo, fuerte, con una esfera muy limpia y de fácil lectura. En reloj está disponible en color chocolate y en negro, nosotros preferimos la segunda versión. Nos gusta mucho el segundero tan fino en proporción con las horas, queda estéticamente muy compensado. La esfera no tiene ningún motivo, más allá que el negro profundo y brillante de la cerámica. En las manos se pueden ver los contrastes del mate (óxido de circonio) de algunas partes de la caja con el bisel de cerámica. Personalmente, creo que es el verdadero sentido del reloj y es algo que se aprecia claramente.

Mercedes Serie A 45 AMG 2013

Maquinaria:

El motor del «Merchi» empuja 360 cv y lo convierten en el coche más rápido de su categoría y un absoluto destroza deportivos. En su línea, IWC pone a su disposición el conocido calibre automático 80110 visible a través de su trasera. Un calibre robustísimo y utilizado en los «panzer» de la marca desde el año 2005, cuando se presentó en sociedad. esta maquinaria en específico tiene un sistema de absorción de golpes, del que precisamente hablaban hace unas semanas en su facebook. Si estáis interesados pasar por el espacio de IWC en la red de Zuckerberg.

Los acabados estéticos del calibre son bastante austeros, pero qué se va a esperar de un reloj llamado Ingenieur y concebido para durar y devorar kilómetros. No busques ni artes ni florituras. Ni las hay ni son necesarias.

Mercedes Serie A 45 AMG 2013

Conclusión:

Típico reloj IWC, con carácter de cantón suizogermano (Excelente ejecución y carácter austero) . Comedido en detalles pero superlativo en prestaciones y fiabilidad. Una opción muy a tener en cuenta para los que quieran un reloj poco visto y que aúne detalles de F1.

¿El precio IWC Ingenieur Automatic AMG Black Series? 10.950€

Del Oris Aquis Depth Gauge nos llamó la atención su medidor de profundidad y ya le dedicamos un pequeño artículo a las pocas semanas de su presentación durante la feria de relojería de Basilea. Pero ahora hemos tenido la oportunidad de disfrutar de él gracias a la colaboración de Cronomar, distribuidor de Oris en España, y he de confesar que ha superado mis expectativas iniciales.

Aunque acostumbro ha dejarlo para el final hoy voy a empezar hablando del precio de este reloj. ¿Por qué? porque es bastante inferior a lo que esperaba – lo que tampoco significa que sea barato, entenderme -. Inicialmente pensaba que el Oris Aquis Depth Gauge tendría un precio sensiblemente superior a los 3000€ cuando finalmente el reloj se comercializa por 2590 € (Incluyendo brazalete de acero y correa de caucho.)

Oris ha conseguido ofrecer una amplia gama de relojes de buceo que le ha valido para ganarse el respeto de los aficionados a este tipo de guardatiempos. Sin embargo el reconocimiento global como marca entre el gran público no es realmente el que debería y que se merece. Esto sin duda en gran parte se debe a que Oris no pertenece a ningún gran grupo relojero lo que limita su capacidad de presión para estar bien situado en las vitrinas de las relojerías. La competencia es dura y más en el segmento de relojes entre 2000 y 3500€.

¿Qué podemos esperar del Oris Aquis Depth Gauge?

Lo primero que nos llamará la atención es su tamaño y peso. Una caja de 46mm de diámetro y un potente brazalete de acero se hacen notar en cualquier brazo. Ya he repetido mil veces que tengo una muñeca pequeña y que rara vez me gustan los relojes de más de 41mm de diámetro, pero el diseño de las asas de la caja del Aquis permiten que el reloj siente bien en la muñeca pese a su tamaño. En cualquier caso no estamos ante un reloj de oficina para vestir discreto con traje. Es un reloj deportivo y rotundo que se deja ver por fuera de la camisa y que atrapará miradas.

El Depth Gauge reúne todos los elementos indispensables de un reloj «diver»: Es hermético hasta 500m, permite la lectura de la hora en condiciones de baja luminosidad y dispone de un bisel unidireccional con escala de buceo. No dispone de válvula de escape para el helio, elemento inútil incluso para los aficionados al submarinismo que nunca realizarán buceo de saturación*, pero a cambio ofrece un ingenioso sistema para medir la profundidad a la que nos encontramos buceando.

¿Cómo mide la profundidad el Oris Aquis Depth Gauge?

A las doce horas hay una abertura en el cristal por donde entrará el agua al sumergirnos.

A medida que descendamos el aire en el interior del canal reducirá su volumen por efecto de la presión del agua dejando entrar más agua al canal. El borde, gris claro y gris oscuro, diferencia el agua del aire comprimido en una escala alrededor del exterior de la esfera, indicando la profundidad al descender o ascender.

Una solución sencilla e ingeniosa que tan solo me genera la duda de qué pasaría si un grano de arena de playa entrara por la abertura superior (el reloj se presenta con un kit de limpieza, pero no he tenido ocasión de comprobar su efectividad).

reloj con profundimetro

Maquinaria:

El reloj alberga en su interior un calibre automático Oris 733 de base Sellita SW-200-1. Un calibre correcto que cumplirá su función con constancia. El fondo de la caja del reloj es ciego así que no podemos valorar los acabados del movimiento, dato que por otra parte resulta irrelevante en un reloj de estas características.

Los acabados del reloj: su verdadero punto fuerte.

Todos los relojes Oris destacan por su buena calidad de acabado que podemos afirmar superior a la media de su competencia directa.

Empezando por el bisel de cerámica y pasando por su cristal de zafiro un 50% más grueso de lo habitual. Desde el acabado de la esfera y de las agujas hasta el diseño del brazalete de acero. Todos los detalles, muchas veces intangibles, transmiten la sensación de que tenemos entre manos una pieza relojera de primer nivel.

Incluso un elemento  tan subestimado con el packaging está bien resuelto y refuerza la sensación de que te llevas a casa un reloj especial.

reloj Oris Aquis Depth Gauge

Consideraciones finales:

Si te gustan los relojes con personalidad, no te importa el tamaño y buscas una pieza que se diferencie del resto de las muñecas de tus amigos el Oris Aquis Depth Gauge es una extraordinario opción de compra.

Personalmente, si existiera una versión de 42mm entraría en mi lista de relojes más deseados y de futuros candidatos a adelgazar mi cuenta corriente.

—————————–

*El helio se utiliza en las cámara hiperbáricas donde los buzos deben reposar durante un largo periodo de tiempo después de permanecer a gran profundidad (>30m). Las moléculas de helio pueden introducirse dentro del relo durante la estancia del buzo. A medida que disminuye la presión atmosférica dentro de la cámara las moléculas se expanden pudiendo provocar daños en el reloj. Si no eres buzo profesional y acabas dentro de una cámara hiperbárica la menor de tus preocupaciones debe ser tu reloj.

Llevábamos un par de temporadas viendo destellos de furor en cuanto a horas mundiales se refiere. Pero no ha sido hasta este último año donde de verdad se han visto multitud de opciones en lo que respecta a la oferta de estos relojes.

Hasta hace pocos años esta complicación estaba dirigida a opulentos bolsillos. Pero caballeros, eso se acabó. El que quiera un worldtimer (reloj con indicador de horas mundiales) con calibre de manufactura y un precio más que adecuado no tendrá que esperar más. En realidad por eso y por la cantidad de destellos de calidad que arroja esta referencia de Frederique Constant es por lo que creemos que es el mejor Worldtimer del mercado.

Para este reportaje hemos utilizado la referencia con el mapamundi y el color azul como protagonista. Desde que tocas el reloj ya comienzas a ver cosas especiales. Los acabados son de relojes de una gama superior. Nada que envidiar de IWC, Breitling, y demás marcas que se mueven como peces en el agua en el segmento más alto de la relojería.

Pragmatico: Un reloj de magnifica lectura y mejor funcionamiento. ¡Ojo! Todo se dirige desde una única corona, donde dependiendo de la posición que se ponga, se podrán mover los días, las esferas, etcétera. La solución que le han dado me parece fabulosa.

Manufactura: monta un calibre in-house llamado FC-718 que se puede apreciar a través del fondo visto. Un reloj de estas características con un calibre de casa, y ¿a este precio? Competitivo no, lo siguiente.

Contenido: la caja de acero de 42mm hacen de él un reloj más que “ponible”, y extremadamente elegante. La instantánea del “wristshot” no engaña.

Edición Limitada: se ha hecho una tirada con 1888 piezas. Con lo cual te aseguras que aunque sea un best-seller, no será una pieza demasiado habitual de ver. Algo que le aporta un innegable título de exclusivo.

Contras: no me gusta la versión “chapado en oro”, y la crítica no va al reloj, sino a la marca. Creo que actualmente los chapados no tienen mucho sentido en la relojería. Si no quieres jugártela porque sales de tu target, has una edición aun más limitada de 18 piezas en oro, que con poco seguro que se venden. Pero lo de “chapado”, no lo veo para una marca que sin duda tiene que ir a más.

Precio: 2.990 euros.– para la versión en acero y mapamundi // 3.350 para la versión con chapado en oro.

NOTA: Es curiosísimo como NINGÚN medio español, ni de lengua castellana, se había tomado la delicadeza de revisar en profundidad esta pieza. Buscad en Google. Ya sabemos que aquí casi todo funciona pecuniariamente. Pero me resulta cuanto menos curioso. Nuestro plus como Tiempo de Lujo es eso, que somos absolutamente independientes y que podemos escribir sobre aquello que realmente nos parece interesante.

Casualidades de la vida, hace unos días iba paseando por un  centro comercial de Barcelona vi que una de sus tienda se anunciaban Tag Heuer y Zenith. Ni corto ni perezoso, entré a ver que me deparaba esa casual incursión.

Todos sabemos que el mercado del lujo hace tiempo apunta a Rusia, preguntadle sino a los joyeros y relojeros españoles. Es por ello que he visto versiones especiales, modelos particulares, características diversas, pero este reloj me ha llamado muy mucho la atención, básicamente porque no sabía nada de su existencia. Es más, ”googleando” no hemos encontrado ningún artículo al uso sobre dicha referencia. Existen videos, pero no artículos a fondo, ni fotos reales como estas. Es por eso que me ha llamado tanto la atención puesto que es una pieza muy significativa, y especialmente bonita.

Zenith Academy Tourbillon El Primero “The last Tsar”

Una de las fotos, en este caso la única utilizada que no es nuestra, nos enseña una trilogía de piezas, donde el Tourbillon que aquí se presenta parece ser que es la más inaccesible. Estas unidades se fabricaron con motivo de la apertura de la Boutique Zenith en Moscú, allá por el año 2009.

Un reloj de oro rosa con correa de alligator, con un trabajo a mano en toda la carrura con motivos clásicos. Presenta además una de las esferas más originales y curiosas que he visto. El águila de dos cabezas de la Federación rusa es masivamente incrustada a lo largo y ancho de los 45cm de diámetro de la pieza. El Tourbillon se encuentra entre las 11h y las 12h y está a su vez escondido detrás de otra águila toda en oro. A primera vista no se aprecia muy bien el tourbillon, de hecho a través del fondo de la pieza tampoco. Hay que fijarse muy bien detrás del águila más grande para averiguar lo que se cuece en las entrañas de esta magnífica muestra de arte relojero.

Como curiosidades de este Zenith Academy Tourbillon El Primero “The last Tsar” podemos decir que hay sólo 5 piezas en el mundo.

Seguramente esa es la única que existe en España, y su precio ronda los 150.000 euros. Por lo que el reloj dice, creo que puede haber sido una de las últimas referencias dirigidas por el antiguo mandamás de Zenith, Thierry Nataf.