Debemos reconocer el enorme mérito de Richard Mille que en tan solo 12 años se ha consolidado en el mercado de relojes de lujo haciéndose hueco entre marcas con historias centenarias y/o que pertenecen a grandes grupos empresariales.

Un año más Richard Mille ha vuelto al Salón Internacional de la Alta Relojeria de Ginebra (SIHH) aportando al certamen un cierto aire de rebeldía. Si comparamos sus relojes al del resto de marcas expuestas nos será difícil, por no decir imposible, encontrar un reloj de similares características.

También hay que reconocer que los guardatiempos de Richard Mille generan controversia. En realidad son de ese estilo de relojes que o los amas o los odias, pero que no te dejan indiferente. Y si su estética ya es un icono, su técnica – desarrollada junto Audemars Piguet – sigue ofreciendo una nueva perspectiva a las complicaciones tradicionales (tourbillones, cronógrafos, reservas de marcha) y aportando innovadoras soluciones como, por ejemplo, el medidor de fuerzas G o el rotor de geometría variable.

Para dar a conocer sus relojes Richard Mille ha seguido una estrategia muy clara que le está reportando un gran beneficio: asociarse con figuras internacionales del deporte como Felipe Massa, Jean Todt, Yohan Blanke y Rafa Nadal. Pero su verdadero secreto es que ha conseguido que no solo luzcan sus relojes en ceremonias de trofeos o actos protocolarios – como tantas otras marcas – sino que también los lleven puestos mientas ejercitan su deporte. Así hemos vistos a Rafa Nadal jugar en Roland Garros o a Yohan Blake correr la final de 100 metros en Londres 2012 con un reloj de Richard Mille en su muñeca.

Richard Mille RM027-01 Tourbillon (Rafa Nadal)

Richard Mille RM027-01 Tourbillon (Rafa Nadal)

La segunda generación del reloj que Rafa Nadal luce durante los partidos. El conjunto del reloj pesa tan solo 19 gramos con la correa de Velcro incluida, de los cuales 3,5 gramos corresponden al peso del calibre.

Nos llamará la atención que todo el movimiento del reloj está suspendido dentro de la caja por unos tirantes que le permiten soportar aceleraciones de 5.000G.

He de reconocer que llevarlo en la muñeca produce una extraña sensación, por su ligereza y también por su precio, que supera los 500.000 €

Richard Mille RM059-01 Tourbillon (Yohan Blake)

Richard Mille RM059-01 Tourbillon (Yohan Blake)

Tan ligero como el reloj de Rafa Nadal gracias a su caja de nano-tubos de carbono, su singular diseño se inspira en la forma de correr del velocista jamaicano. Yohan Blanke, al que apodan la Bestia, disputa las competiciones llevando su reloj Richard Mille en la mano derecha por lo que la caja es ligeramente más estrecha por el lado izquierdo para favorecer la aerodinámica.

Otro detalle único es la forma de los puentes que sujetan el calibre en forma de garra imitando la morfología de las manos abiertas, posición característica que adopta Blake durante la carrera.

50 unidades a un precio de 460.000€

Richard Mille RM036 G-Sensor Tourbillon (Jean Todt)

Richard Mille RM036 G-Sensor Tourbillon (Jean Todt)

Renaud et Papi ha sido la encargada de diseñar el medidor de fuerzas G lineales que equipa el RM036 Jean Todt (Ex-director de Scuderia Ferrari y director técnico de la FIA). Una aguja situada a las 12 nos indica la desaceleración sufrida por el reloj, por ejemplo, al frenar fuerte con el coche o al dar un golpe de puño sobre la mesa (pudimos comprobar que funciona)

0 0 vote
Article Rating