68 millones de dólares en un año dan para comprarse algún que otro reloj interesante…y aún así es difícil ver a Mark Whalberg, el actor mejor pagado del mundo este año, con algo que no sea un Timex Ironman, que difícilmente supera los 50 euros. Eso sí, nos consta que en su relojero guarda alguna que otra pieza más contundente, siempre con una marca como protagonista: Rolex.

Pocas piezas, pero contundentes. Por ejemplo, uno de los relojes con los que más se le ha visto en los últimos años es un Yach-Master II de oro amarillo, como el que también tiene Conor McGregor.

Sin abandonar Rolex, ni tampoco el oro amarillo, el actor de Transformer también tiene un GMT Master II cerámico con esfera verde, una de las versiones más buscadas y menos vistas del modelo cerámico.

En alguien tan fiel a Rolex, no podía faltar un Submariner.

O dos. Cómo nos gusta el ‘smurf’.

Y hablando de iconos, aquí le vemos en la portada de Men’s Health con un Daytona cerámico.

Y de nuevo en la portada de Men’s Health con un Daytona, en esta ocasión de platino con bisel de diamantes. Muy útil el bisel de diamantes en un reloj con taquímetro, vaya.

Y, cómo no, el Timex Ironman del que hablábamos.

0 0 vote
Article Rating