Ulysse Nardin Diver Le Locle

Ulysse Nardin también tira de archivo y se va de vintage

ulysse-nardin-le-locle

Nos retrotraemos a la pasada edición del Salón Internacional de Alta Relojería de Ginebra, y nos olvidamos un poco de Baselworld, para hablar de Ulysse Nardin, que recordemos que precisamente esta edición abandonó la feria de Basilea para presentar sus novedades en Ginebra. De entre las diferentes novedades que la firma presentó, y siguiendo la línea vintage con la que hemos arrancado esta primavera, desde el nuevo Autavia hasta el tributo al Fifity Fathoms Mil-Spec, hoy nos hacemos eco de su nuevo Diver Le Locle. No es normal que UN revise sus clásicos, es más no recordabamos otra ocasión que lo hubiesen hecho, es por ello que estas novedades, junto con el Marine 1846 nos parecieron de lo más acertadas.

Desde luego, no es el lanzamiento al que más bombo le ha dado, léase Ulysse Nardin Tourbillon Grand Feu Enamel, por ejemplo, no obstante su diseño ha sido más que bien acogido por el público. No tanto su precio, que veremos unos párrafos más abajo.

ulysse-nardin-diver-vintage

Volviendo al diseño, el nuevo Diver Le Locle se inspira en un modelo de 1964, manteniendo el diseño de la caja pero aumentando su tamaño desde los 38 milímetros hasta los 42, así como el de las agujas y los índices luminiscentes. A diferencia del modelo original, nos olvidamos del segundero central en beneficio de un pequeño segundero ubicado a las 6 horas. En el bisel cambian ligerísimamente los índices y se mantiene el aluminio y el logotipo de la firma en la esfera crece considerablemente. Sin duda es en la caja donde vemos el punto más positivo de esta pieza, porque es uno de los pocos divers del mercado, que puede considerarse fino en la muñeca. Para mi un acierto absoluto. Por otra parte el fondo es ciego y aparece la imagen de un pescador submarino con sus dos bombonas y su escopeta de pesca. Muy conseguido y diferente.

En su interior encontramos el calibre automático manufactura UN-320, latiendo a 28.800 alternancias por hora con una reserva de marcha de 48 horas y ajuste rápido de fecha hacia delante y hacia atrás. Una fecha, por cierto, visible a través de una ventana situada a las 3 horas en la que se ha prescindido del borde plateado del modelo original.

ulysse-nardin-diver

Hermético hasta 100 metros, una cifra que se nos queda algo escasa (pero, ¿acaso alguien va a usarlo realmente como reloj de buceo?), su etiqueta marca un precio de unos contundentes 9.700 euros, y mira que nunca hablamos de precios porque sus razones habrá, pero quizás parecen excesivos si comparamos la pieza con otras como el Oris Divers Sixty-Five, por ejemplo o incluso un Rolex Submariner 114060M que sale por 6.900€.

Está claro que es un reloj que va a un cliente diferente. ¿Qué cliente es ese? Pues básicamente el que no quiere comprarse un Rolex. Un reloj hecho a conciencia, con un calibre manufactura de nueva generación, entiéndase espiral y escape de silicio, y latiendo a 4hz. Pero -sigo con el pero-  por ese precio personalmente entraría en las aguas de un Marine 1846 Chronometer. Con un diseño mucho más reconocible y esfera esmaltada Gran Feu y sólo por 300 euros más. Pero esa es solo mi opinión.