Entradas

rolex-oyster-perpetual-date-femenino

Rolex Oyster Perpetual Date. Esfera rosa con correa de cuero vegetal natural hecha a mano.

¿Relojes personalizados? Sí. Pero ya habíamos vistos tantos y tantos “personalizadores” de relojes que ya ninguno nos llama la atención. Además es curioso, porque si paseas por el espectro de los Blaken, Bamford Watch Department o Pro-Hunter, lo que encuentras es la misma fórmula de esquema del todo al negro. Algo que durante un tiempo pudo resultar muy curioso, pero ya va quedando en lo facilote. Os presentamos a la Californienne. Los personalizadores de relojes femeninos.

Californienne Rolex Oyster Perpetual Date

Esferas personalizadas en el Rolex Oyster Perpetual Date que combinan con sus respectivas correas.

La primera empresa especializada en Rolex de mujer personalizados.

En cambio esto es diferente, fresco y sin tantas pretensiones. Colorido, y penetrante estéticamente, y además solo para mujeres. Por ahora, la Californienne se dedica a personalizar relojes antiguos de Rolex y Cartier. Los actualiza con tonos coloridos y vívidos que no suelen verse en el monocroma de la relojería clásica. Como lo dice su nombre, se inspiran tanto en la paleta de color de la costa californiana, como en el estilo de vida de la zona. Así de sencillo, así de bien parido, así de efectivo. Por ahora solo trabajan con referencias tan clásicas como los Rolex Datejust, o Day-Date, y los Tank de Cartier. Pero tiene la pinta que en el futuro den el salto a alguna marca más.

mar-puesta-sol-playa-california-beach

El estilo de vida californiano, playas, puestas de sol y demás íconos de este sitio, son y serán inspiración de la marca.

la-californienne-cartier-tank-inspiracion-california

El Tank de Cartier inspirado en los tonos de las habitaciones de los hoteles de California que predominaron en los años 80’s.

Precios contenidos y ediciones limitadas

Además de las esferas, las correas de piel también están realizadas con las mejores pieles y con detalles pintados para cerrar ese círculo de exclusividad que tanto nos gusta. Por si fuera poco, también colaboran con artistas urbanos de nueva generación para no perder el contacto con la realidad de la calle. Los precios se encuentras alrededor de los 5.500 euros. Lo que nos parece super interesante teniendo en cuenta que tienes un reloj de una gran marca, tratado con muchísimo cariño y único en el mundo. Por cierto hasta la super blogger Chiara Ferragni ya tiene el suyo.

 

oris-65-divers

Oris presenta las nuevas versiones con brazalete de acero de uno de sus modelos de buceo más populares, el Divers Sixty-Five de inspiración vintage, basado en el modelo de 1965 y relanzado en 2015. El reloj se presentó originalmente con correa de caucho negro, y actualmente se encuentra disponible también con correa textil tipo NATO, además de las versiones con brazalete que nos ocupan hoy.

El brazalete de acero cepillado, como no podía ser de otra manera, también se basa en el de los modelos originales de los años 60, con ligeras modificaciones estéticas y técnicas. Cuenta con cuatro eslabones remachados a cada lado, conectados por medio de pasadores de cabeza redondeada, que recuerdan al modelo original, mientras el resto de los eslabones emplean pasadores convencionales. Una tendencia, la de volver a los brazaletes remachados, que también hemos visto este año en la nueva versión del Tudor Black Bay, que, en su caso, utiliza pasadores de cabeza redondeada en todos los eslabones.

01 733 7707 4065-07 8 20 18 - Oris Divers Sixty-Five

Sin duda tanto la opción del brazalete como las correas tipo NATO dotan de versatilidad a una pieza que, ya únicamente con la correa de caucho, se ha convertido en uno de los best sellers de Oris.

Y ya que hablábamos de que el Divers Sixty-Five actual se parece cada vez más al modelo original de hace 50 años, ¿cuáles son las principales diferencias entre uno y otro? Una caja más grande que recurre al acero en lugar de al latón cromado, un cristal de zafiro en detrimento del clásico plexiglass, y un bisel de acero revestido de aluminio negro en lugar de plástico. Y poco más. todo se mantiene bastante fiel a su origen (al margen del movimiento, claro).

oris-65-bracelet

El precio para los modelos con brazalete de acero es de 1.890 euros, 200 euros más que la versión con correa de caucho.

Todos vosotros conocéis la historia de Panerai. Como la Armada Italiana solicitó al fabricante de instrumentos de precisión Giovanni Panerai el diseño de una serie de relojes para los comandos de buceadores.

También está bien documentada la vinculación entre Panerai y el ejercito de Egipto y como nació uno de los modelos más singulares de la firma florentina, el Egiziano.

Pero hoy os queremos hablar de una historia rodeada de cierto misterio, de la que podemos encontrar evidencias gráficas pero de la que no existe documentación escrita oficial en los archivos de Panerai.

¿Cómo llegaron una serie de relojes Panerai a manos del ejercito alemán durante la II Guerra Mundial? La hipótesis más plausible es que fueran “un regalo” de la Decima Flottiglia MAS, el comando de “hombres rana” de la Regia Marina Italiana, a sus homólogos del ejercito alemán, los Kampfschwimmer, a los que habían instruido durante su formación como unidad de operaciones especiales.

Panerai “Kampfschwimmer” – Los misteriosos relojes del ejercito Nazi.

¿Por qué he entrecomillado la palabra “regalo”? Porque sabemos que los relojes datan de entre 1944/1945 y en ese periodo Italiana ya no era aliada de la Alemania nazi, ya que tras la ejecución de Mussolini había renunciado al Pacto de Berlín firmado conjuntamente a Alemania y Japón. Esto nos lleva a la segunda hipótesis, que es que los relojes fueran sustraídos.

Se tiene constancia de la existencia de al menos 6 relojes Panerai “Kampfschwimmer”, todos ellos con la tapa trasera grabada de un modo bastante rudimentario (posiblemente utilizando una maquina tatuadora) con las iniciales de su propietario, el año de servicio, el nombre del comando y/o algunos sellos honoríficos.

Rahmen_Bild_2015_Christies1407_ED1

Los relojes, en caja de acero Radiomir, equipan maquinarias Rolex y disponen de la característica esfera sandwitch con índices de gran luminiscencia.

Fuente de la imágenes: Panerai Wolrd / Vintage Panerai

Todos vosotros conocéis la historia de Panerai. Como la Armada Italiana solicitó al fabricante de instrumentos de precisión Giovanni Panerai el diseño de una serie de relojes para los comandos de buceadores. También está bien documentada la vinculación entre Panerai y el ejercito de Egipto y como nació uno de los modelos más singulares de la firma florentina, el Egiziano. Pero hoy os queremos hablar de una historia rodeada de cierto misterio, de la que podemos encontrar evidencias gráficas pero de la que no existe documentación escrita oficial en los archivos de Panerai. ¿Cómo llegaron una serie de relojes Panerai a manos del ejercito alemán durante la II Guerra Mundial? La hipótesis más plausible es que fueran “un regalo” de la Decima Flottiglia MAS, el comando de “hombres rana” de la Regia Marina Italiana, a sus homólogos del ejercito alemán, los Kampfschwimmer, a los que habían instruido durante su formación como unidad de operaciones especiales. Panerai “Kampfschwimmer” – Los misteriosos relojes del ejercito Nazi. ¿Por qué he entrecomillado la palabra “regalo”? Porque sabemos que los relojes datan de entre 1944/1945 y en ese periodo Italiana ya no era aliada de la Alemania nazi, ya que tras la ejecución de Mussolini había renunciado al Pacto de Berlín firmado conjuntamente a Alemania y Japón. Esto nos lleva a la segunda hipótesis, que es que los relojes fueran sustraídos. Se tiene constancia de la existencia de al menos 6 relojes Panerai “Kampfschwimmer”, todos ellos con la tapa trasera grabada de un modo bastante rudimentario (posiblemente utilizando una maquina tatuadora) con las iniciales de su propietario, el año de servicio, el nombre del comando y/o algunos sellos honoríficos. Rahmen_Bild_2015_Christies1407_ED1 Los relojes, en caja de acero Radiomir, equipan maquinarias Rolex y disponen de la característica esfera sandwitch con índices de gran luminiscencia. Fuente de la imágenes: Panerai Wolrd / Vintage Panerai]]>

Longines Twenty-Four Hours Single Push-Piece Chronograph

El nuevo reloj Longines Twenty-Four Hours Single Push-Piece Chronograph se inspira en los diseños históricos de la firma que podemos disfrutar en el museo que dispone Longines en la localidad suiza de Sant-Imier.

El aspecto del reloj nos evoca las lineas clásicas de los relojes de piloto de los años 40 y 50. Se ha optado por un generoso diámetro de caja, de 47.5 mm, respetando al máximo la herencia de esta clase de guardatiempos diseñados para los pioneros de la aviación. Para reforzar su caracter “heritage” se ha optado por un fondo de caja cerrado decorado con el reloj de arena, logotipo de Longines utilizado desde 1867, que constituye la marca de fábrica más antigua aún en activo registrada, sin modificaciones, en los registros internacionales administrados por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

La esfera de 24 horas y el mono-pulsador del cronógrafo ya nos avanza que estamos ante una maquinaria singular. El Longines Twenty-Four Hours Single Push-Piece Chronograph alberga el movimiento mecánico de carga automática L789. Este nuevo calibre de cronógrafo de rueda de pilares, desarrollado en exclusiva para Longines, es una adaptación del movimiento monopulsador de Longines.

longines-conquest-heritage

Todo tiempo pasado debe haber sido mejor, o al menos así lo piensa la industria relojera dada la cantidad de re-ediciones que no paran de presentar.  Esta vez es el turno de Longines que aprovechando el 60 aniversario de la primera colección de relojes Conquest se anima con todo un homenaje de estética fiel al modelo original.

Poca o ninguna concesión a la modernidad. Si algunas marcas optan por reinterpretaciones de lineas clásicas adaptadas a las tendencias de diseño actual, el nuevo Longines es más bien una reproducción fiel del reloj de 1954. Por ejemplo Longines ha optado por mantener el diámetro de 35 mm, un tamaño muy pequeño para los cánones modernos, extremo al que no ha llegado ninguna otra marca que han adaptado sus “relojes tributo” a tamaños de entre 39 y 41mm.

Existen tres versiones del Longines Conquest Heritage 1954 – 2014: En caja de acero, oro amarillo u oro rosa. Todas presentan una esfera serigrafiada con las tipografías clásicas y luciendo el emblema Longines de los años 50.

No hemos tenido la oportunidad de probar “reloj en mano” estas piezas por lo que os aconsejamos que visitéis el blog de Robert  Jan-Broer que sí ha disfrutado de los nuevos Longines Conquest Heritage. El reloj al natural gana una barbaridad.

Longines Conquest heritage 1954

El Longines Conquest Heritage 1954-2014 son de edición limitada a 60 unidades en cada versión de caja de oro y a 600 unidades en caja de acero. Su precio es 1.160 € en acero y de 3.710 € en oro.

Ancienne Vintage Gallery. Especializados en relojería vintage, los expertos de esta conocida casa barcelonesa seleccionan cuidadosamente sus piezas asegurándose la originalidad de las mismas, así como de su singularidad. Vamos a poner a volar nuestra imaginación y veamos que nos traen.

Historia. ¿Por qué Daytona?

La historia del cronógrafo más conocido del mundo tiene sus inicios en el cronógrafo de Rolex referencia 6238, denominado Chronograph, hoy en día conocido como Pre-Daytona. Dicha referencia evolucionó hacia la referencia 6239, un modelo de cronógrafo llamado Cosmograph, cuyo nombre evocaba a viajes espaciales. Su movimiento de carga manual Valjoux calibre 72B, se caracterizaba por su caja Oyster, sus pulsadores a presión y su bisel en acero con la escala taquimétrica grabada. Dicha referencia montó diversos tipos de esferas, caracterizadas por su contraste cromático entre la esfera y los registros (sub esferas), y por el grabado ROLEX COSMOGRAPH. Finalmente, con motivo de la esponsorización por parte de Rolex de las carreras Nascar de Estados Unidos la palabra DAYTONA apareció en ellas, nombre que ha ido adoptando el modelo durante todas sus distintas referencias hasta día de hoy.

Rolex Daytona 6239. // Paul Newman creó un mito.

rolex-daytona-paul-newman-13 Entre todas ellas Rolex produjo una alternativa más limitada de esferas conocidas como exóticas. La aparición del famoso actor PAUL NEWMAN en una sesión de fotos publicitaria luciendo un modelo 6239 con una de estas, fue la responsable del mito y del nuevo apodo de las tan deseadas esferas, caracterizadas por una combinación de colores distinta. Es de hecho esta pieza la que más nos gustó de esta selección por su envidiable estado de conservación. Se trata de un reloj del año 68 pero que no ha sido prácticamente usado desde entonces, algo muy valorado en el mercado hoy en día. En él podemos ver la combinación utilizada específicamente para dichas esferas exóticas, contrastando el color blanco roto de fondo de la esfera con el negro de los contadores pero en especial también con el de la minutería en la periferia de la esfera en color rojo, combinando 3 tonos que le dan una bonita deportividad a la esfera. Encima del contador de las horas del cronógrafo situado a las 6, la bonita inscripción de Daytona en rojo, con la característica letra con serifa de Rolex. Estado estético: Llama la atención el buen estado de esta, sin mostrar absolutamente ningún tipo de mancha ni defecto y el bonito tono crema vintage adquirido por el flúor de las agujas y los índices luminiscentes. También los marcados ángulos de la caja del reloj, basta tan sólo pasar la yema de los dedos por ellos para tener la sensación de tener un reloj nuevo entre las manos, signo evidente de que el reloj nunca ha sido pulido. Rolex Daytona Paul Newman en Barcelona ¿Su bisel? Sigue impecable, conserva absolutamente toda la gráfica negra de la numeración, algo que suele desprenderse con el uso. Podemos afirmar que se trata de un bisel de tercera serie, el que le corresponde por año de producción, ya que la escala taquimétrica empieza en 200 unidades, a diferencia de las dos generaciones anteriores que empezaban en 300. La misma sensación tenemos con el brazalete, serie 7835 con terminales de 19mm referencia 271, exactamente lo que dictan los archivos de Rolex. Este no muestra ningún tipo de holgura ni desperfecto además de ir marcado con la fecha de producción en su cierre coincidiendo con el año de producción que nos indica el número de serie situado entre las asas a las 6. A las 12 y también entre las asas podemos ver claramente la referencia del reloj, 6239, coincidiendo también con la inscripción del interior de la tapa. Se debe también destacar la claridad de ambas inscripciones entre las asas, numeración que suele borrarse con el uso de reloj debido al roce de la caja con los terminales. Calibre: Calibre Rolex Daytona Paul Newman Solo hace falta con ver su foto. Es “la maja desnuda” de este artículo, el famoso calibre Valjoux 722-1, evolución del calibre 72B y 722, montado en las referencias 6239 entre los años 1967 y 1969. Estado impoluto. Para finalizar hablar también de su corona y pulsadores de la serie Oyster Twinlock 600. Estos están también en perfecto estado de revista y al accionarlos o dar cuerda al reloj tenemos la sensación de tener entre las manos una pieza recién fabricada, suavidad y precisión de vanguardia. Conclusiones: Una pieza única. No deja de ser pequeña en la muñeca, pesa poco, y no transmite la solidez de los relojes actuales de Rolex, pero ¡que pieza! La carga histórica es incomparable, los obstáculos que han tenido que sortear estos relojes hasta llegar a nosotros no han pocos. Empezando porque eran piezas muy poco vendidas. El Omega Speedmaster de la época contaba con maquinaria in-house y era bastante más barato. Luego el paso del tiempo. Suponemos que todo ha hecho que sean tan valoradas, y que muchas superen los 6 dígitos en las subastas. rolex-daytona-paul-newman-12 Las ocasiones de verles y tocarles son vagas, y lo serán más en el futuro. Este ejemplar además se encuentra en estado prácticamente virgen, deseo de todo coleccionista. Sin dudas, una experiencia necesaria para aquellos que viven la relojería con pasión. La relojería de ayer, de hoy, y ¿por qué no? De siempre.]]>

Abordar los santos griales de la relojería, no es solamente difícil, también es estresante. Se ha hablado, se habla y se hablará tanto de ellos, que te suele sobrevenir un sensación de pequeñez difícil de explicar. Hoy intentaremos desgranar junto a los chicos de Ancienne Gallery porque estos Daytonas son tan sumamente complicados de conseguir, y tan adorados por los coleccionistas y amantes de la relojería.

La fascinante trayectoria de este mito de Rolex, se puede explicar viendo la colección de cronógrafos que tuvimos ocasión de tocar en exclusiva en Ancienne Vintage Gallery. Especializados en relojería vintage, los expertos de esta conocida casa barcelonesa seleccionan cuidadosamente sus piezas asegurándose la originalidad de las mismas, así como de su singularidad. Vamos a poner a volar nuestra imaginación y veamos que nos traen.

Historia. ¿Por qué Daytona?

La historia del cronógrafo más conocido del mundo tiene sus inicios en el cronógrafo de Rolex referencia 6238, denominado Chronograph, hoy en día conocido como Pre-Daytona. Dicha referencia evolucionó hacia la referencia 6239, un modelo de cronógrafo llamado Cosmograph, cuyo nombre evocaba a viajes espaciales. Su movimiento de carga manual Valjoux calibre 72B, se caracterizaba por su caja Oyster, sus pulsadores a presión y su bisel en acero con la escala taquimétrica grabada. Dicha referencia montó diversos tipos de esferas, caracterizadas por su contraste cromático entre la esfera y los registros (sub esferas), y por el grabado ROLEX COSMOGRAPH.

Finalmente, con motivo de la esponsorización por parte de Rolex de las carreras Nascar de Estados Unidos la palabra DAYTONA apareció en ellas, nombre que ha ido adoptando el modelo durante todas sus distintas referencias hasta día de hoy.

Rolex Daytona 6239. // Paul Newman creó un mito.

rolex-daytona-paul-newman-13

Entre todas ellas Rolex produjo una alternativa más limitada de esferas conocidas como exóticas. La aparición del famoso actor PAUL NEWMAN en una sesión de fotos publicitaria luciendo un modelo 6239 con una de estas, fue la responsable del mito y del nuevo apodo de las tan deseadas esferas, caracterizadas por una combinación de colores distinta. Es de hecho esta pieza la que más nos gustó de esta selección por su envidiable estado de conservación. Se trata de un reloj del año 68 pero que no ha sido prácticamente usado desde entonces, algo muy valorado en el mercado hoy en día.

En él podemos ver la combinación utilizada específicamente para dichas esferas exóticas, contrastando el color blanco roto de fondo de la esfera con el negro de los contadores pero en especial también con el de la minutería en la periferia de la esfera en color rojo, combinando 3 tonos que le dan una bonita deportividad a la esfera. Encima del contador de las horas del cronógrafo situado a las 6, la bonita inscripción de Daytona en rojo, con la característica letra con serifa de Rolex.

Estado estético:

Llama la atención el buen estado de esta, sin mostrar absolutamente ningún tipo de mancha ni defecto y el bonito tono crema vintage adquirido por el flúor de las agujas y los índices luminiscentes. También los marcados ángulos de la caja del reloj, basta tan sólo pasar la yema de los dedos por ellos para tener la sensación de tener un reloj nuevo entre las manos, signo evidente de que el reloj nunca ha sido pulido.

Rolex Daytona Paul Newman en Barcelona

¿Su bisel? Sigue impecable, conserva absolutamente toda la gráfica negra de la numeración, algo que suele desprenderse con el uso. Podemos afirmar que se trata de un bisel de tercera serie, el que le corresponde por año de producción, ya que la escala taquimétrica empieza en 200 unidades, a diferencia de las dos generaciones anteriores que empezaban en 300.

La misma sensación tenemos con el brazalete, serie 7835 con terminales de 19mm referencia 271, exactamente lo que dictan los archivos de Rolex. Este no muestra ningún tipo de holgura ni desperfecto además de ir marcado con la fecha de producción en su cierre coincidiendo con el año de producción que nos indica el número de serie situado entre las asas a las 6. A las 12 y también entre las asas podemos ver claramente la referencia del reloj, 6239, coincidiendo también con la inscripción del interior de la tapa. Se debe también destacar la claridad de ambas inscripciones entre las asas, numeración que suele borrarse con el uso de reloj debido al roce de la caja con los terminales.

Calibre:

Calibre Rolex Daytona Paul Newman

Solo hace falta con ver su foto. Es “la maja desnuda” de este artículo, el famoso calibre Valjoux 722-1, evolución del calibre 72B y 722, montado en las referencias 6239 entre los años 1967 y 1969. Estado impoluto.

Para finalizar hablar también de su corona y pulsadores de la serie Oyster Twinlock 600. Estos están también en perfecto estado de revista y al accionarlos o dar cuerda al reloj tenemos la sensación de tener entre las manos una pieza recién fabricada, suavidad y precisión de vanguardia.

Conclusiones:

Una pieza única. No deja de ser pequeña en la muñeca, pesa poco, y no transmite la solidez de los relojes actuales de Rolex, pero ¡que pieza! La carga histórica es incomparable, los obstáculos que han tenido que sortear estos relojes hasta llegar a nosotros no han pocos. Empezando porque eran piezas muy poco vendidas. El Omega Speedmaster de la época contaba con maquinaria in-house y era bastante más barato. Luego el paso del tiempo. Suponemos que todo ha hecho que sean tan valoradas, y que muchas superen los 6 dígitos en las subastas.

rolex-daytona-paul-newman-12

Las ocasiones de verles y tocarles son vagas, y lo serán más en el futuro. Este ejemplar además se encuentra en estado prácticamente virgen, deseo de todo coleccionista. Sin dudas, una experiencia necesaria para aquellos que viven la relojería con pasión. La relojería de ayer, de hoy, y ¿por qué no? De siempre.

Tourbillon de Bell&ross Si habéis tenido la oportunidad de tener entre vuestras manos un auténtico reloj de piloto de principios del siglo XX habréis observado dos detalles: Primero su extraordinario diámetro, no en vano se trata de relojes de bolsillo a los que se les soldaron asas para acoplarles una correa, y segundo que muchos tienen el cristal astillado o roto. Esta segunda característica no es fruto solo del paso del tiempo, se trataba de un problema recurrente en aquellos relojes expuestos a circunstancias adversas. Para proteger el cristal, a algunos relojes se les acopló una tapa protectora o incluso se llegó a soldarles una jaula. Estas soluciones, aunque poco estéticas, seguían permitiendo observar la hora sin manipular el reloj con las manos, algo esencial para los pilotos de combate. Relojes de aviador de la primera guerra mundial Bell&Ross recupera el espíritu de estos relojes y lo aprovecha para crear su tercer tourbillon. El nuevo Bell&Ross WW2 Military Tourbillon reúne 4 complicaciones en una caja de titanio de 45mm de diámetro dotada de una tapa de protección. La tapa es ahora un elemento más estético que de protección. Ha sido diseñada para realzar las 3 complicaciones principales que quedan reunidas en la parte central de la esfera. Bell&Ross WW2 Military Regulador Tourbillon El movimiento, mecánico de cuerda manual, ofrece las funciones de indicador de reserva de marcha (5 días), “indicador de confianza” (situado a las 9 indica el grado de precisión del movimiento en función de la tensión del barrilete) y tourbillon de 60 segundos. La hora se indica en una subesfera situada a las 12 y los minutos a través de una aguja central que queda parcialmente oculta por la tapa protectora. Los relojes con esta configuración de horas y minutos se conoce como Reguladores. El toque vintage final se lo da la correa de piel envejecida unida a la caja a través de asas móviles en forma de bisagras.]]>

Tourbillon de Bell&ross

Si habéis tenido la oportunidad de tener entre vuestras manos un auténtico reloj de piloto de principios del siglo XX habréis observado dos detalles: Primero su extraordinario diámetro, no en vano se trata de relojes de bolsillo a los que se les soldaron asas para acoplarles una correa, y segundo que muchos tienen el cristal astillado o roto. Esta segunda característica no es fruto solo del paso del tiempo, se trataba de un problema recurrente en aquellos relojes expuestos a circunstancias adversas.

Para proteger el cristal, a algunos relojes se les acopló una tapa protectora o incluso se llegó a soldarles una jaula. Estas soluciones, aunque poco estéticas, seguían permitiendo observar la hora sin manipular el reloj con las manos, algo esencial para los pilotos de combate.

Relojes de aviador de la primera guerra mundial

Bell&Ross recupera el espíritu de estos relojes y lo aprovecha para crear su tercer tourbillon. El nuevo Bell&Ross WW2 Military Tourbillon reúne 4 complicaciones en una caja de titanio de 45mm de diámetro dotada de una tapa de protección.

La tapa es ahora un elemento más estético que de protección. Ha sido diseñada para realzar las 3 complicaciones principales que quedan reunidas en la parte central de la esfera.

Bell&Ross WW2 Military Regulador Tourbillon

El movimiento, mecánico de cuerda manual, ofrece las funciones de indicador de reserva de marcha (5 días), “indicador de confianza” (situado a las 9 indica el grado de precisión del movimiento en función de la tensión del barrilete) y tourbillon de 60 segundos. La hora se indica en una subesfera situada a las 12 y los minutos a través de una aguja central que queda parcialmente oculta por la tapa protectora. Los relojes con esta configuración de horas y minutos se conoce como Reguladores.

El toque vintage final se lo da la correa de piel envejecida unida a la caja a través de asas móviles en forma de bisagras.