TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition (Reportaje a fondo)

A la mayoría de nosotros cuando hablamos de TAG Heuer nos vienen a la mente sus relojes cronógrafo. Modelos como los Autovia o Carrera, presentados durante los años 60, son la base sobre la que TAG Heuer ha construido su leyenda siempre estrechamente vinculada al mundo de la competición del motor.

El reloj que aquí presentamos es al mismo tiempo un homenaje al pasado de la marca y un adelanto de su futuro. Su diseño conjuga elementos clásicos o vintage y los presenta en una caja singular de aspecto futurista. El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es por tanto un reloj muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Veamos los detalles:

Caja y pulsadores:

A primera vista es obvio que lo que más nos llama la atención es el diseño asimétrico de la caja y la disposición de los pulsadores del cronógrafo y de la corona en la parte superior del reloj – este tipo de relojes son conocidos como bullhead  (cabeza de toro) por razones obvias – .

TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition se ha concebido como si se tratase de una adaptación a la pulsera de un cronógrafo de mano.  La caja parece estar compuesta por dos elementos independientes, el cronógrafo (con su caja y pulsadores) y un chasis al que ha sido acoplado para fijar la correa. La asimetría de la carrura (“el chasis”) permite que el reloj se adapte perfectamente a la muñeca y facilita la manipulación de los pulsadores del cronógrafo.

El reloj, pese a su gran diámetro, resulta muy cómodo en la muñeca gracias a su diseño asimétrico. La caja está fabricada en titanio que aligera mucho el peso respecto al acero. La combinación de acabados satinados y pulidos potencia la percepción de que estamos ante un reloj en el que no se ha dejado ningún detalle al azar.

No solo el diámetro de la caja es considerable sino también su altura. Olvidaros de llevarlo debajo de la camisa, este TAG está pidiendo exhibirse libremente. Es un reloj deportivo diseñado para poder ser fácilmente manipulado sin soltar el volante de las manos.

Pese a sus 45mm de diámetro el diseño asimétrico de la caja facilita su adaptación a cualquier tipo de muñeca.

Diseño de la esfera:

Como ya hemos comentado,el Carrera 1887 Jack Heuer Edition juega con el pasado y el presente de la marca. El diseño de la esfera nos recordará por la disposición de los contadores del cronógrafo (a las 3 y 9h) a los primeros Heuer Carrera de 1963.

Los indicadores de la función del cronógrafo (segundero, minutos y horas) destacan del resto por sus detalles en color rojo. Para la indicación de la hora, minutos y segundos se reservan las agujas de acabado plateado. Precisamente el segundero del reloj pasa prácticamente desapercibido al estar situado a las 6h y no disponer de una subesfera que le destaque sobre el resto.

Los acabados son exquisitos, lo notamos en los índices y el escudo aplicados.  En el perímetro de la esfera encontramos la escala del taquímetro y una no tan habitual escala de pulsómetro (en rojo)

Maquinaria:

El corazón que da vida al TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es el Calibre 1887. Presentado en 2010 esta maquinaria se concibió como el primer calibre cronógrafo enteramente manufacturado por TAG Heuer.

La maquinaria Calibre 1887 es de remonte automático y ofrece una reserva de marcha de 50h, si se mantienen en marcha el cronógrafo la reserva máxima baja hasta las 40h.

Calibre cronógrafo TAG Heuer 1887

A diferencia de los cronógrafos basados en los calibres Valjoux 7750 en la maquinaria desarrollada por TAG Heuer no notamos el giro de la masa oscilante. También nos llamó la atención la suavidad con la que se activan los pulsadores de puesta en marcha y puesta a cero del cronógrafo.

A los más amantes de la mecánica les gustará saber que el calibre del TAG Heuer Carrera se puede observar a través de la tapa trasera de cristal del reloj aunque este está ligeramente ahumado y se ha grabado con el escudo de la familia Heuer y la firma de Jack Heuer.

Detalles y acabados:

Están a la altura de lo que se espera de un reloj de este nivel.  Si tenemos en cuenta que se trata de una edición limitada que tiene el honor de llevar el nombre del fundador de Heuer no es de extrañar que la firma suiza no haya dejado ningún detalle al azar.

A parte de los ya mencionados detalles estéticos de la esfera y la caja, nos queda hacer referencia a la correa y el cierre (a veces dos puntos olvidados). La correa es de piel y se le ha aplicado un tratamiento para ofrecer una tonalidad negra mate y una textura cercana al caucho que potencia el aspecto racing del reloj sin renunciar a los materiales más nobles. El cierre es de tipo automático fácilmente ajustable a cualquier tamaño de muñeca sin necesidad de utilizar herramientas.

Valoración final:

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es un reloj al que te vas adaptando a medida que lo vas disfrutando en la muñeca. La primera impresión que nos causó fue un poco contradictoria. La forma de la caja y la posición de los pulsadores resultan algo extrañas, aunque con su uso descubres que resuelven a la necesidad de crear un reloj cómodo y de fácil lectura donde todo gira alrededor de la función del cronógrafo.

El TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition es un reloj al que te vas adaptando a medida que lo vas disfrutando en la muñeca

A medida que fueron pasando los días (El reloj fue cedido para la prueba por TAG Heuer España) aquel punto de escepticismo inicial se fue desvaneciendo. El reloj se había adaptado a nosotros, o nosotros a él, y creedme si os digo que resultó duro desprendernos de él.

Más información: TAG Heuer

Otras opiniones: TAG Heuer Carrera Calibre 1887 Jack Heuer Edition Watch Hands-On; TAG Heuer Carrera 1887 Jack Heuer Edition – Bullhead Chronograph