Sinn EZM 1.1 Mission Timer

Sinn relanza uno de sus iconos 20 años después.

La manufactura alemana Sinn reedita uno de sus modelos clásicos en forma de edición limitada para conmemorar el 20 aniversario del mismo. Hablamos del nuevo  EZM 1.1 Mission Timer, un cronógrafo cuyo principal objetivo es facilitar al máximo su lectura, además de, como viene siendo habitual en Sinn, ser capaz de aguantar en cualquier condición por extrema que sea.

Nos olvidamos de contadores de horas, minutos y segundos habitualmente ubicados a las 3, 6 y 9 horas, y centramos todas las funciones, horaria y de cronógrafo en el eje central, con el objetivo de facilitar la lectura de un vistazo tanto de la hora como del tiempo de la ‘misión’.

Así, el segundero y el minutero del cronógrafo se distinguen por el aspa presente en la aguja minutera, que se mueve a saltos de minuto a minuto, para una visualización más precisa, y se interpretan gracias a la escala de de 60 minutos del bisel.

Pensando también en la comodidad, aunque sea a niveles militares, tanto la corona como los pulsadores aparecen en el lado izquierdo de la caja de 43 milímetros, para evitar posibles pulsaciones accidentales con el dorso de la mano.

Y hablando de la caja, está confeccionada en acero y titanio con acabado anti-reflejante y es especialmente resistente ante rayaduras o situaciones adversas. De hecho, puede funcionar a la perfección entre -45 y 80 grados.

En su esfera predomina el negro mate del fondo, combinado, como es habitual en Sinn, con el blanco de los índices y el rojo de las diferentes, y escasas -por aquello de distraer lo mínimo posible-, inscripciones.

En su interior encontramos el calibre SZ01, basado en un calibre Valjoux 7750, con 42 horas de reserva de marcha. Limitado a 500 unidades, su etiqueta marca unos contundentes -y quizás algo inesperados- 4.850 euros.