Rolex Cosmograph Daytona 6239.
Paul Newman y Rolex

El Santo Grial de la relojería deportiva tiene un nombre:
Rolex Cosmograph Daytona Paul Newman.

Abordar los santos griales de la relojería, no es solamente difícil, también es estresante. Se ha hablado, se habla y se hablará tanto de ellos, que te suele sobrevenir un sensación de pequeñez difícil de explicar. Hoy intentaremos desgranar junto a los chicos de Ancienne Gallery porque estos Daytonas son tan sumamente complicados de conseguir, y tan adorados por los coleccionistas y amantes de la relojería.

La fascinante trayectoria de este mito de Rolex, se puede explicar viendo la colección de cronógrafos que tuvimos ocasión de tocar en exclusiva en Ancienne Vintage Gallery. Especializados en relojería vintage, los expertos de esta conocida casa barcelonesa seleccionan cuidadosamente sus piezas asegurándose la originalidad de las mismas, así como de su singularidad. Vamos a poner a volar nuestra imaginación y veamos que nos traen.

Historia. ¿Por qué Daytona?

La historia del cronógrafo más conocido del mundo tiene sus inicios en el cronógrafo de Rolex referencia 6238, denominado Chronograph, hoy en día conocido como Pre-Daytona. Dicha referencia evolucionó hacia la referencia 6239, un modelo de cronógrafo llamado Cosmograph, cuyo nombre evocaba a viajes espaciales. Su movimiento de carga manual Valjoux calibre 72B, se caracterizaba por su caja Oyster, sus pulsadores a presión y su bisel en acero con la escala taquimétrica grabada. Dicha referencia montó diversos tipos de esferas, caracterizadas por su contraste cromático entre la esfera y los registros (sub esferas), y por el grabado ROLEX COSMOGRAPH.

Finalmente, con motivo de la esponsorización por parte de Rolex de las carreras Nascar de Estados Unidos la palabra DAYTONA apareció en ellas, nombre que ha ido adoptando el modelo durante todas sus distintas referencias hasta día de hoy.

Rolex Daytona 6239. // Paul Newman creó un mito.

rolex-daytona-paul-newman-13

Entre todas ellas Rolex produjo una alternativa más limitada de esferas conocidas como exóticas. La aparición del famoso actor PAUL NEWMAN en una sesión de fotos publicitaria luciendo un modelo 6239 con una de estas, fue la responsable del mito y del nuevo apodo de las tan deseadas esferas, caracterizadas por una combinación de colores distinta. Es de hecho esta pieza la que más nos gustó de esta selección por su envidiable estado de conservación. Se trata de un reloj del año 68 pero que no ha sido prácticamente usado desde entonces, algo muy valorado en el mercado hoy en día.

En él podemos ver la combinación utilizada específicamente para dichas esferas exóticas, contrastando el color blanco roto de fondo de la esfera con el negro de los contadores pero en especial también con el de la minutería en la periferia de la esfera en color rojo, combinando 3 tonos que le dan una bonita deportividad a la esfera. Encima del contador de las horas del cronógrafo situado a las 6, la bonita inscripción de Daytona en rojo, con la característica letra con serifa de Rolex.

Estado estético:

Llama la atención el buen estado de esta, sin mostrar absolutamente ningún tipo de mancha ni defecto y el bonito tono crema vintage adquirido por el flúor de las agujas y los índices luminiscentes. También los marcados ángulos de la caja del reloj, basta tan sólo pasar la yema de los dedos por ellos para tener la sensación de tener un reloj nuevo entre las manos, signo evidente de que el reloj nunca ha sido pulido.

Rolex Daytona Paul Newman en Barcelona

¿Su bisel? Sigue impecable, conserva absolutamente toda la gráfica negra de la numeración, algo que suele desprenderse con el uso. Podemos afirmar que se trata de un bisel de tercera serie, el que le corresponde por año de producción, ya que la escala taquimétrica empieza en 200 unidades, a diferencia de las dos generaciones anteriores que empezaban en 300.

La misma sensación tenemos con el brazalete, serie 7835 con terminales de 19mm referencia 271, exactamente lo que dictan los archivos de Rolex. Este no muestra ningún tipo de holgura ni desperfecto además de ir marcado con la fecha de producción en su cierre coincidiendo con el año de producción que nos indica el número de serie situado entre las asas a las 6. A las 12 y también entre las asas podemos ver claramente la referencia del reloj, 6239, coincidiendo también con la inscripción del interior de la tapa. Se debe también destacar la claridad de ambas inscripciones entre las asas, numeración que suele borrarse con el uso de reloj debido al roce de la caja con los terminales.

Calibre:

Calibre Rolex Daytona Paul Newman

Solo hace falta con ver su foto. Es “la maja desnuda” de este artículo, el famoso calibre Valjoux 722-1, evolución del calibre 72B y 722, montado en las referencias 6239 entre los años 1967 y 1969. Estado impoluto.

Para finalizar hablar también de su corona y pulsadores de la serie Oyster Twinlock 600. Estos están también en perfecto estado de revista y al accionarlos o dar cuerda al reloj tenemos la sensación de tener entre las manos una pieza recién fabricada, suavidad y precisión de vanguardia.

Conclusiones:

Una pieza única. No deja de ser pequeña en la muñeca, pesa poco, y no transmite la solidez de los relojes actuales de Rolex, pero ¡que pieza! La carga histórica es incomparable, los obstáculos que han tenido que sortear estos relojes hasta llegar a nosotros no han pocos. Empezando porque eran piezas muy poco vendidas. El Omega Speedmaster de la época contaba con maquinaria in-house y era bastante más barato. Luego el paso del tiempo. Suponemos que todo ha hecho que sean tan valoradas, y que muchas superen los 6 dígitos en las subastas.

rolex-daytona-paul-newman-12

Las ocasiones de verles y tocarles son vagas, y lo serán más en el futuro. Este ejemplar además se encuentra en estado prácticamente virgen, deseo de todo coleccionista. Sin dudas, una experiencia necesaria para aquellos que viven la relojería con pasión. La relojería de ayer, de hoy, y ¿por qué no? De siempre.