Chopard L.U.C Quattro 2018

Chopard reinterpreta su LUC Quattro en Baselword.

Chopard renueva este año uno de los pilares de su espectacular colección LUC, el Chopard L.U.C Quattro, manteniendo las complicaciones que ya conocíamos del modelo pero con una nueva cara alineada con el diseño que habíamos visto en los últimos LUC.

El “concept watch” o ¿Por qué es interesante la evolución de este reloj?

Aqui Chopard ha hecho el clásico think out of the box, y se diferencia de la competencia y navega por un nuevo camino. En este caso, han adoptado algo muy común en el mundo del automóvil. Han generado un “concept watch” pero de venta inmediata, y curiosamente en la línea de acceso a la gama (la más económica). Este nuevo aire de estética más moderna, refinada, y actual se irá implementado en su colección poco a poco.

Nuevo diseño

Vista frontal y posterior del nuevo Chopard L.U.C Quattro

Boceto

Prolongación del nuevo esquema estético “Gentleman Way”

Este nuevo diseño mantiene la misma disposición de elementos en la esfera, con el indicador de reserva de marcha en forma de abanico situado a las 12 horas y el pequeño segundero y la indicación de fecha situados en una subesfera ubicada a las 6 horas, ligeramente más pequeña y menos recargada de cifras que en el modelo anterior. Nos olvidamos también de los números romanos en beneficio de índices de punta de flecha combinados con un 3 y un 9 de gran tamaño. El resultado es una esfera menos recargada que mantiene es estilo comenzado con el Chopard L.U.C XP.

Esfera

Una nueva esfera, que mantiene las mismas complicaciones con un diseño renovado.

Complicaciones clásicas

Chopard L.U.C Quattro a detalle.

Una esfera más ligera, que gana en legibilidad y sencillez

Fotos exclusivas y precio

Oro rosa, plateado y azul, una combinación arriesgada pero que funciona.

En un primer golpe de vista, es imposible no fijarse en el azul de sus índices y sus manecillas dauphine-fusée, habituales en la colección L.U.C y en esta ocasión cubiertas de SuperLuminova. Un tono azul intenso que, combinado con el oro rosa de la caja, y el nuevo acabado de la esfera, plateada con con cepillado de satinado vertical, consigue una combinación de lo más llamativa. Por cierto, el reloj de las fotos no tiene la superluminova debido a que es un prototipo, aunque los que se pongan a la venta si contarán con este práctico detalle.

Esta nueva versión del L.U.C Quattro se entrega con una correa preciosa correa azul de cuero de becerro con un trabajo de trenzado precioso y con una correa NATO de cuero marrón. Por lo que tendremos donde escoger si queremos un aire más deportivo.

Os mostramos abajo una imagen de la colección anterior en uno de nuestros eventos del Club TiempodeLujo. Es cierto que tenían una presencia innegable, pero esta nueva línea es sin duda superior.

El modelo anterior, con una esfera más ‘recargada’ y un aspecto más clásico.

En su interior; el calibre manufactura 98.01-L, certificado con el Punzón de Ginebra

Un diseño que gana en deportividad pero que mantiene la elegancia inherente a esta colección y que late al ritmo del calibre de cuerda manual y de manufactura 98.01-L, certificado con el Punzón de Ginebra y con la tecnología Quattro, patentada por Chopard. Sus cuatro barriletes superpuestos consiguen una reserva de 9 días al mismo tiempo que mantienen un tamaño contenido. La caja tiene 43 mm de diámetro y un grosor de únicamente 8.84 mm. Y aquí viene la única pega que podíamos ponerle, ya que habiendo aligerado la esfera en cuanto a índices y demás elementos, nos hubiera gustado encontrarlo con un par de milímetros menos de diámetro. Pero sería imposible montar los 4 barriletes en una caja más pequeña.

Calibre 98.01-L

El calibre manufactura 98.01-L, visible gracias al fondo de cristal de zafiro de la caja.

Calibre 98.01-L

Vista frontal y posterior del Calibre 98.01-L

Dato curioso: aunque sabemos que muchos de vosotros lo conocéis, lo explicamos para los que no. Esa tirita trenzada en amarillo y rojo es el distintivo del Poinçon de Genève. Esta correa lleva los colores del escudo del Canton de Ginebra. Para más información os hemos dejado el enlace en el párrafo superior.

Disponibilidad y precio del Chopard LUC Quattro

Limitado a 50 ejemplares, la nueva interpretación estética del Quattro gana en legibilidad, sencillez y deportividad. Por lo tanto estamos ante una modernización moderno de la versión anterior a pesar de mantener las mismas complicaciones.

¿Su precio? 23.300 euros. Mismo que antes, pero con todas las buenas nuevas de este nuevo “Camino de Caballeros” emprendido por la familia Scheufele.

F. P. Journe Chronometre Bleu

Por motivos de hobby, al principio, y de trabajo después, por mis manos pasan muchos de los mejores relojes que se hacen ahí fuera. Una orgía absoluta que mi muñeca disfruta a la par que yo. No obstante hay relojes que te dan un plus, un je ne sais quoi, que sinceramente aun no sabría decir porque pasa. Estaría hablando del Rolex Milgauss GV, el Chopard LUC Qualité Fleurier, o el Patek Philippe 5711, por poner algunos ejemplos.

Este reloj es diferente, por concepto, porque tenía que serlo, y punto.

F.P Journe Chronomètre Bleu

Un gran amigo me lo dio en el Intercontinental de Ginebra y ese primer día me pasé casi media hora mirándolo, y toqueteándolo como si fuera el primer reloj bueno que cayera en mis manos.

El reloj tiene un diámetro de 39mm, perfecto para cualquier muñeca, excepto que seas un jugador muy grande de la NBA, digo muy grande porque hay al menos un base organizador que lo tiene J. J. Redick (LA Clippers).

Estéticamente es sobrio y de un azul profundo que con la luz estalla hasta tonos más metálicos. Con el sol es un reloj bastante vistoso, y por la noche se viste de gala hasta el más profundo de los azules. Cuando digo que es sobrio, también me contradigo, porque los F.P Journe nunca lo son, por muy minimal que puedan ser. A diferencia de la esfera, la subesfera con el segundero tiene un acabado en forma radial que hace que la luz se refleje de manera distinta.

F. P. Journe Chronometre Bleu

El calibre 1304 de cuerda manual

La maquinaria está totalmente hecha en oro como acreditan las fotos(salvo algunas piezas y los barriletes). La configuración está basada sobre los cánones típicos de la relojería clásica, es decir maquinaria manual, dos barriletes en paralelos para mantener una fuerza constante, 21.600a/h y 56 horas de reserva de marcha. El volante parece que flota y gira sin motivo aparente, ya que los engranajes los han efectuado por debajo del puente. Estas pequeñas cosas son las que te dicen que un reloj está concebido con gracia.

Maquinaria F. P. Journe Chronometre Bleu

Volante F. P. Journe Chronometre Bleu

Detalles

Si os fijáis en la esfera, a la altura de las 7.30 está el segundero. lo interesante del tema es como se achican los números, y no lo notas. Es decir, si cogéis en vuestras manos un AP Royal Oak Offshore veréis como algunos números son cortados por los círculos de los contadores. En este caso la solución ha sido hacer más pequeños el 7 y el 8, y que casi no te des cuenta. Tienes que fijarte mucho para dar cuenta de ese detallito.

F. P. Journe Chronometre Bleu

¿Por que tántalo?

Acostumbrados a que este tipo de relojes sea fabricados en metales preciosos como el oro o el platino, no sería raro preguntarnos el porque del uso de este material. La idea de que el tántalo es especialmente agradecido con las marcas de uso, y de que su nivel de corrosión sea tan bajo pusieron a los chicos de F.P Journe en el desafío. El problema es que la temperatura de fusión es a 3800ºC y es muy complicado trabajarlo. Los números cantan por si sólo. Así llegamos a un reloj que es tan complicado en su concepción física que lo convierten en un objeto de deseo por si mismo. Las anécdotas acerca de este son muy variadas, pero sobre todo dos han calado muy hondo en el imaginario de los coleccionistas:

  • En las primeras unidades se machacaron tanto las máquinas que las reventaban.
  • Sólo una de cada tres cajas es utilizada, las otras dos no cumplen los requisitos.

La anécdota

Durante el SIHH tenemos la mala de costumbre de pasar una tarde charlando con François Paul Journe en su manufactura de la Rue d’Arcabusse, en el mismísimo centro de Ginebra. La cuestión era saber cual eran las posibilidades reales de poder conseguir otro Chronomètre Bleu. A lo que respondió directamente lo siguiente: “¿Dónde comprarlo? Será de segunda mano. Todas las unidades están vendidas”. Es más hablando nos comentó que el reloj personal del director de la marca en USA había sido vendido a un cliente porque lo quería y no había manera de encontrarlo. Ni siguiera ahora mismo en chrono24 podrás encontrar ninguna unidad, y si la encuentras en algún momento te costará unos 5.000 euros más que de nuevo. Cosas de los grandes.

F. P. Journe Chronometre Bleu

La pega

Si hay que poner una pega sería que el tamaño de la corona ( ver  foto). La realidad es que no es del todo fácil darle cuerda, y se sacrificó un poco la utilidad por la estética. Algo muy similar a lo que te ocurre con un Omega Speedmaster Profesional. Pero vamos que es por decir algo negativo, porque en la vida real no se nota mucho.

Corona F. P. Journe Chronometre Bleu

Conclusión

Un relojazo con mayúsculas que tiene todo lo que un coleccionista le pide a una pieza de este calibre. Manufactura, diferente, limitado en unidades y fabricada por un grande de este negocio como lo es François Paul Journe. Los que han tenido la suerte de adquirirlo se pueden sentir afortunados y pueden tener la seguridad que es una pieza que no solo se revalorizará con el tiempo, sino que ya lo está haciendo. ¡Caballo ganador!

F. P. Journe Chronometre Bleu

 

chopard_qp_03

El segundo reloj más complicado que se ha fabricado jamás en las entrañas de Fleurier. Ese pequeño pueblo de las montañas suizas, donde Chopard tiene la manufactura L.U.C. Este Chopard L.UC. Perpetual T es un pura sangre y aqui te contaremos el porque. Empezamos fuertes, pero es que es un relojazo.

Baselworld 2013 fue el año donde se presentó, y no ha sido hasta ahora que hemos tenido oportunidad de tocarlo y hacerle nuestro humilde shooting. La diferencia entre el Chopard L.U.C All-in-one, el reloj más importante construido jamás por Chopard y este L.UC. Perpetual T es la “fase de luna”. No es un mero trámite, pero eso no significa que esta pieza sea menos importante. Es digna heredera de la tradición Chopard y un pura sangre.

chopard_qp_01

El reloj

La caja de oro rosa de 43 mm alberga el Calibre de carga manual L.U.C 02.15-L que indica las horas, los minutos, el segundero pequeño en el tourbillon y el calendario perpetuo con fecha grande instantánea. Este extraordinario reloj luce el prestigioso sello de calidad Poinçon de Genève, posee una reserva de marca excepcional de 216 horas – con un indicador grabado en el movimiento visible a través del fondo de cristal de zafiro – y es certificado cronómetro por el COSC.

chopard_qp_02

Detalles de la esfera y su excelso acabado.

chopard_qp_04 chopard_qp_07

Sobran las palabras al ver el torbillon a través de la lupa.

chopard_qp_09

El “Punzón de Ginebra”, el sello suizo de materiales preciosos y su famoso perro san bernardo y la pureza del oro.

chopard_qp_10

Sensaciones

En la muñeca es extremadamente cómodo, me dio la sensación que pesaba menos que el Chopard Chrono Flyback. Si buscas algo muy sutil estilo Patek, este no es tu reloj, en cambio si buscas un “pata negra” que además te impresione al verlo, esta puede ser una magnífica opción a tener en cuenta. Los acabados son de alto calibre, con un color de oro rosa que destila lujo por los cuatro costados. Tengamos en cuenta que esta casa es una de las pocas que es capaz de fundir ellos mismos el oro. Mis ojos fueron testigo de ello durante un viaje a Suiza en el 2012.

A nivel mecánico habría que resaltar sus cuatro barriletes que le otorgan una reserva de marcha de 9 días. Por tanto no habría que darle cuerda durante toda la semana.

chopard_qp_11

De elegancia, no quería hablar por una cuestión casi evidente. Viendo una foto no tendría mucho sentido hablar acerca de su figura. Fantástico y a la altura de lo que se exige en estos niveles de relojería. Un wristshot y lo entiendes del todo, más claro el agua.

chopard_qp_08 chopard_qp_05

Precio

¿Una pieza de oro rosa, con calendario perpetuo, tourbillon y “Punzón de Ginebra” debe tener un precio importante? En efecto, su PVP para España ronda los 128.550 euros. La verdad es que la capacidad de esta marca de fabricar alta relojería es muy limitada en cantidades porque es artesanía pura y dura. Pero a estos niveles estamos convencidos que nadie quiere un reloj que puedas verlo por la calle a menudo.

Montblanc nos propone una forma inédita (para la marca) de mostrar la indicación de las horas en el nuevo Nicolas Rieussec Rising Hours. El reloj, presentado durante el SIHH2013, supone para Montblanc un hito más en su viaje por la Alta Relojería.

Obviamente lo primero que destacaremos del reloj es la forma en que se lee la hora, a través de un abertura a las 12h que muestra un disco giratorio con los dígitos impresos. Hasta aquí incluso la marca reconoce que esta complicación no supone una novedad en si misma. Pero el secreto del Nicolas Rieussec Rising Hours no es cómo se leen las horas sino cómo cambian según sea de día o noche. Dejadme que me explique y lo entenderéis.

Las cifras arábigas de las horas cambian de color a lo largo del día: Entre las 6 de la noche y las 6 de la mañana se muestran de color azul y durante la horas diurnas de la jornada de color negro. Digamos que de esta forma la Manufactura busca una manera sofisticada de mostrar la función de un indicador de día/noche tradicional.

¿Cómo consigue Montblanc que cambien de color? Podríamos pensar que el disco de las horas solo realiza una rotación completa al día y que 12 números están pintados de color azul y los otros doce de color negro. Sería un error, además estaríamos incumpliendo la primera norma de la Alta Relojería (incluso de toda la relojería mecánica): “Cuanto más complicado, mejor!”.

La solución es algo más sofisticada e ingeniosa: El disco horario en realidad está compuesto por dos discos superpuestos. El superior, de color blanco, lleva troquelados los números del 1 al 12. El inferior es un disco mitad azul, mitad negro. Ambos discos giran de forma independiente consiguiendo el efecto de cambio de color deseado.

montblanc-rieussec

Además de este mecanismo de dos discos, hay otras cuatro esferas girando en el Nicolas Rieussec Rising Hours. El día de la semana se ve en una ventana a las 9 y la fecha aparece en una abertura a las 3. Naturalmente, la función del cronógrafo también se basa en el mismo concepto inconfundible: un disco que cuenta intervalos de sesenta segundos y otro que cuenta intervalos de 30 minutos.

En el apartado estético una vez más Montblanc vuelve hacer gala de los excelentes acabados con los que remata sus relojes. Desde el grabado guilloché grain d’orge de la esfera hasta la corona estriada que lleva una incrustación de nácar con la forma del emblema de Montblanc todos los detalles estéticos están a la altura de un reloj de este calibre (nunca mejor dicho).

Más información: Relojes Montblanc

Se fabricaran apenas 6 unidades de esta referencia, y le auguramos un éxito rotundo, a juzgar por sus 50 milímetros de caja, estoy convencido que más de un deportista de talla mundial, terminará disfrutando las mieles de esta preciosa joya relojera. Más información: Lange & Söhne]]>

Cuando A. Lange & Söhne retomó su andadura en la relojería, un poco después de la caída del Muro de Berlín, lo hizo como dictan los cánones: Crearon un clásico moderno (Lange 1) y establecieron una filosofía pensada para dar frutos a largo plazo. En mi tierra hay un dicho que describe a la perfección esta filosofía: vista larga y pasos cortos.

Este año se destapan en Ginebra con un espécimen relojero digno de las más cualificadas manos de la relojería mundial. Me remito a los hechos: gran sonería, cronógrafo rattrapante con segundero foudroyante y calendario perpetuo. Recuerdo un reloj de la competencia con características similares pero sin gran sonería, y que fue un bombazo, ahora imaginen este.

La gran sonería, además de ser un ejercicio de matemáticas es también de arte, de música, de oído, de sensibilidad. Personalmente no he podido oír como suena este ejemplar, pero tengo la convicción absoluta que debe ser algo parecido a la Filarmónica de Berlín. Perfecto y suave, una caricia para nuestros oídos.

Como siempre desde la Baja Sajonia, pero esta vez aun más superlativo, si cabe.

Se fabricaran apenas 6 unidades de esta referencia, y le auguramos un éxito rotundo, a juzgar por sus 50 milímetros de caja, estoy convencido que más de un deportista de talla mundial, terminará disfrutando las mieles de esta preciosa joya relojera.

Más información: Lange & Söhne

Para demostrar su portentosa capacidad de desarrollo técnico fruto de más de 176 años de tradición relojera Jaeger-LeCoultre presentó hace ya algún tiempo 3 relojes superlativos que conforman la colección de guarda-tiempos más complicados creados hasta la fecha, reuniendo entre los tres modelos 55 grandes complicaciones.  Esta colección recibe el nombre de Hybris Mechanica y la componen los relojes Grande Sonnerie, Triptyque y Gyrotourbillon.

El modelo que hoy descubrimos al detalle es el Jaeger-LeCoultre Hybris Mechanica à Grande Sonnerie dotado de un carrillón Westminister completo que toca las horas, los cuartos y los minutos. Pero lejos de conformarse con ofrecer una de las mayores complicaciones relojes, y de las más apreciadas, como es la Gran Sonería este Jaeger-LeCoultre también está dotado de un tourbillón, calendario perpetuo con agujas retrógradas y mecanismo de horas saltantes completando hasta 27 complicaciones en un solo reloj.

Aunque es comunmente aceptado que el tourbillon es la máxima complicación que puede albergar un reloj de pulsera en realidad la sonería supera ampliamente la complejidad técnica de cualquier otro mecanismo ya que también requiere dominar la física del sonido y conocer profundamente la teoría musical.

El Jaeger-LeCoultre Hybris Mechanica à Grande Sonnerie es el primer reloj que incorpora una Gran Sonería con carrillón de Westminister que reproduce exactamente la melodía del Big Ben y que es la sonería más extensa jamás emitida por un reloj.

El pulsador de la corona central permite activar la función de repetición de minutos a la demanda. Su activación permite contemplar la inmediata puesta en movimiento de cinco rastrillos, visibles a las 9 horas a través de una abertura en la esfera. Estos activan a su vez los martillos, que golpearán los timbres el número de veces que sea necesario para indicar la hora exacta. Jaeger-LeCoultre decidió tocar las horas sobre un timbre grave, los cuartos con la melodía del Big Ben usando los cuatro timbres, y los minutos sobre un timbre agudo.

Jaeger-LeCoultre también ha patentado unos nuevos martillos articulados que gracias a su especial geometría permite utilizar aproximadamente el 80 por ciento de la energía procedente de los rastrillos, mientras que los martillos tradicionales sólo transmiten entre el 10 y el 30 por ciento a los timbres. De esta manera se consigue reducir las dimensiones del barrilete y asegurar hasta 12 horas de reserva para la sonería.

Con el objetivo de amplificar al máximo el sonido los timbres están soldados al cristal y la para la fabricación de la caja se ha escogido el oro blanco que presenta un mayor factor de prestaciones acústicas según un amplio análisis en materia de potencia, duración, claridad, riqueza y de acorde perfecto.

Jaeger LeCoultre Hybris Mechanica

Más información: Jaeger-LeCoultre

El reloj Breitling Navitimer fue pensado originalmente como una herramienta de trabajo para pilotos que facilitase las tareas de cálculo durante la navegación en un tiempo donde los ordenadores de abordo no existían. El cálculo correcto del consumo de combustible, la velocidad media de navegación o la distancia recorrida era un factor clave para el éxito de un vuelo. Hoy quizá toda la información que nos ofrece la regla de cálculo del Breitling Navitimer no sea ya necesaria pero sigue siendo la seña del espíritu romántico de los pioneros del aire y del espacio.

El nuevo Breitling Navitimer Cosmonaute 50 Aniversario rinde homenaje a los primeros hombres que se aventuraron a sobrepasar las barreras de lo conocido adentrándose por primera vez en el espacio exterior. El 24 de Mayo de 1962 el capitán Scott Carpenter se convertía en el segundo estadounidense en orbitar alrededor de la tierra. Para acompañarle en su pequeño cubículo de la cápsula Aurora 7 había elegido una herramienta que conocía bien como piloto de la Marina de los EE.UU, el Navitimer.

Esta edición limitada a 1962 unidades del reloj de Breitling monta el Calibre 02 de cuerda manual íntegramente manufacturado por Bretling y desarrollado a partir del calibre B01 con hasta 70 horas de reserva de marcha y certificado COSC.

El detalle que más nos llamará la atención es la graduación de la esfera de 24 horas, necesaria para diferenciar el día y la noche durante un vuelo orbital. Como homenaje a los primeros modelos de la colección Navitimer en la tapa trasera se ha incluido una escala de conversión de grados Celsius a Fahrenheit, característica que sigue hoy presente en el los modelos Navitimer 01 y Navitimer World.

Más info: Breitling

En 2010 y 2011 con la presentación de las nuevas cajas redondas de la colección Vintage, Bell&Ross tomó un nuevo rumbo que desviaba el foco de la icónica caja cuadrada, que corría el riesgo de fagocitar la marca, con el objetivo de satisfacer a un mayor número de aficionados que podían no sentirse atraídos por la imagen de la firma con sede en París.

En 2012 Bell&Ross alcanza la madurez con la introducción en su catálogo de relojes con complicaciones, como es el caso del WW1 Horas Saltantes, que estamos seguros que años próximos seguirán ampliado. Es verdad que Bell&Ross  ya disponía de un reloj con horas saltantes y un tourbillón que pasaron en cierto modo desapercibidos porque en realidad la firma debía concentrarse en consolidar su imagen global. No era su momento, ahora con una marca reconocida a nivel mundial sí.

Bell&Ross WW1 Horas Saltantes: Legibilidad Simplificada

Esta complicación «numérica» posee la particularidad de mostrar el número de las horas en una gran ventanilla fija. La aguja de las horas se sustituye aquí por un disco rotativo en el que figuran impresos los números de las horas. Lo números saltan instantáneamente al cambiar de hora. La ventanilla situada a las 12h se encuentra perfectamente alineada con la única aguja central de los minutos, y el indicador de reserva de marcha a las 6h, jerarquizando la información por orden de importancia.

Dado que el mecanismo de activación del «salto» de las horas necesita potencia, la presencia del indicador de reserva de marcha adquiere aquí todo su sentido. Éste le permite al usuario medir la energía restante, indispensable para el correcto funcionamiento del movimiento. Este indicador se visualiza en una ventanilla o una zona en forma de arco de círculo a las 6h, de una gran legibilidad.

El Bell&Ross WW1 Horas Saltantes tanto en su versión en oro rosa como en plantino disponen de una caja de 42mm de diámetro con fondo de cristal de zafiro que nos permite observar los acabados del calibre (Tornillos azulados, masa oscilante y puentes decorados y grabados ‘Côtes de Genève’) desarrollado junto al artesano relojero Vicent Calabrese.

Carlos Rosillo, CEO de Bell&Ross, nos habla de este nuevo reloj:

Más info: Bell&Ross

WW1 Horas Saltantes, que estamos seguros que años próximos seguirán ampliado. Es verdad que Bell&Ross  ya disponía de un reloj con horas saltantes y un tourbillón que pasaron en cierto modo desapercibidos porque en realidad la firma debía concentrarse en consolidar su imagen global. No era su momento, ahora con una marca reconocida a nivel mundial sí. Bell&Ross WW1 Horas Saltantes: Legibilidad Simplificada Esta complicación «numérica» posee la particularidad de mostrar el número de las horas en una gran ventanilla fija. La aguja de las horas se sustituye aquí por un disco rotativo en el que figuran impresos los números de las horas. Lo números saltan instantáneamente al cambiar de hora. La ventanilla situada a las 12h se encuentra perfectamente alineada con la única aguja central de los minutos, y el indicador de reserva de marcha a las 6h, jerarquizando la información por orden de importancia. Dado que el mecanismo de activación del «salto» de las horas necesita potencia, la presencia del indicador de reserva de marcha adquiere aquí todo su sentido. Éste le permite al usuario medir la energía restante, indispensable para el correcto funcionamiento del movimiento. Este indicador se visualiza en una ventanilla o una zona en forma de arco de círculo a las 6h, de una gran legibilidad. El Bell&Ross WW1 Horas Saltantes tanto en su versión en oro rosa como en plantino disponen de una caja de 42mm de diámetro con fondo de cristal de zafiro que nos permite observar los acabados del calibre (Tornillos azulados, masa oscilante y puentes decorados y grabados ‘Côtes de Genève’) desarrollado junto al artesano relojero Vicent Calabrese. Carlos Rosillo, CEO de Bell&Ross, nos habla de este nuevo reloj: Más info: Bell&Ross]]>