Que agosto no nos pille sin bañador

10 bañadores para ser el tipo mejor ‘vestido’ de la playa.

Agosto. Época de vacaciones, playa, piscina…así que qué mejor momento que éste para hablar de la piedra angular del vestuario masculino en los meses de verano; el bañador. Por si acaso el pasado verano no pudisteis haceros con el que seguramente sea el bañador más épico de la historia, hablamos obviamente de nuestro bañador #GENTALOVERS, ahí van 10 propuestas para este verano. Y el Speedo mejor lo dejamos para el gimnasio.

Vilebrequin

La tendencia de inspirarse en el mundo del tatuaje también ha llegado al mercado de los bañadores. La mítica firma francesa Vilebrequin combina diseños de tatuajes que se inspiran -o eso pretenden- en Saint Tropez. Todo bordado, se posiciona como uno de los bañadores más caros del verano; 450 euros.

Vilebrequin

Por si acaso eso de inspirarse en el mundo del tatuaje es pasarnos de modernos, Vilebrequin también sigue apostando por uno de sus estampados más icónicos; las tortugas. El largo justo, sin elástico en la cintura…nada que objetar, a menos que tengas una incontrolable fobia a estos bichos. Su precio, más razonable; 195 euros.

Vilebrequin

Y acabamos con Vilebrequin con una tendencia que se instauró hace un par de temporadas y que, no sabemos muy bien porqué, sigue manteniéndose; los estampados fotorrealistas. Concretamente, éste es una edición especial del fotógrafo Massimo VItali. Su precio es de 240 euros.

Orlebar Brown

Evidentemente, no podemos hablar de bañadores y no nombrar a Orlebar Brown. La marca británica es la responsable de esta tendencia de ‘bañadores fotográficos’ de la que hablábamos, y en su colección se pueden encontrar multitud de propuestas de este estilo. La imagen, tomada en 1974, es de unos turistas en la piscina del hotel Las Hadas en Manzanillo, México, y su precio es algo más alto que el de los modelos de Vilebrequin; 285 euros.

Orlebar Brown

En el verano en el que han vuelto los vigilantes de la playa, no podíamos no incluir en un post sobre bañadores un bañador rojo. Diseño clásico de la línea Springer -la que tiene la pernera más corta- de Orlebar Brown, al que se le pueden poner pocas pegas. Para mí, sin intención de spoilear el resto del post, es el bañador que hay que tener este verano, sin duda. Ya sea rojo o en cualquier otro color. Su precio, el habitual de Orlebar Brown, 175 euros.

MC2 Saint Barth

Perros salchicha sobre tablas de surf. Repito; perros salchicha sobre tablas de surf. ¿Acaso necesitáis más explicación? Su etiqueta marca 98 euros, pero aunque marcara 1.600 seguiría siendo uno de los estampados más épicos que hemos visto este verano.

Frescobol Carioca

Los estampados geométricos o psicodélicos siguen estando en el candelero. Éste, de la firma brasileña Frescobol Carioca se inspira en el paseo marítimo de Copacabana, en Río de Janeiro, en una acertada combinación de blanco y aguamarina. Su precio; 175 euros.

Etro

Si funciona en camisas y americanas, ¿cómo no iba a funcionar el habitual estampado de Etro en un bañador? Colorido, sí, pero sin estridencias. Se puede encontrar en la tienda online Matches con un precio de 185 euros.

Gucci

Junto con Montblanc, Gucci es una de las firmas que más ha apostado por los diseños inspirados en el mundo de tantuajes tanto para sus bolsos, sus zapatos o su ready-to-wear. Lógicamente, los bañadores tampoco han escapado a esta fiebre por la tinta. ¿Más acertado que la propuesta de Vilebrequin? No lo tenemos claro. Eso sí, en cuanto a precios, están a la par; 390 euros.

Retromarine

Diseño geométrico con aires retro. Tiene que funcionar a la fuerza. Aunque otras firmas están dándole menos cancha a este tipo de estampados, la neoyorquina Retromarine centra su -corta- colección en este tipo de diseños. Su precio; 165 euros.