Vacheron Constantin Patrimony Fase Lunar y Fecha Retrógrada

Probamos uno de los ‘most wanted’ de Vacheron Constantin del último SIHH [Fotos exclusivas]

Puede que no fuera la pieza más complicada que Vacheron Constantin presentó en la última edición del Salón Internacional de Alta Relojería de Ginebra a principios de año, pero desde luego sí que ha sido una de las mejor valoradas por los coleccionistas y los seguidores de la marca. Y es que, la última incorporación a la familia Patrimony, el nuevo Patrimony Fase Lunar y Fecha Retrógrada ha encontrado un equilibrio perfecto entre simplicidad y complicación, y juega en otra liga algo más terrenal que modelos como el Celestia o el Symphonia.

Una complicación clásica, pero actualizada

El propio nombre del modelo ya nos adelante que nos encontramos ante una pieza que, efectivamente, mezcla la complicación de fecha retrógrada, todo un clásico en Vacheron Constantin, con la de indicación de fases lunares, con una exactitud tal que sólo requiere ser corregido manualmente cada 122 años. De hecho, esa escala de 0 a 29 y medio, es la duración exacta – o casi casi, porque son 29 días, 12 horas y 45 minutos- del ciclo lunar.

Dos complicaciones que se reparten el peso de la esfera prácticamente al cincuenta por cien, quedando toda la mitad superior para la indicación de fecha retrógrada por medio de una tercera aguja central, y la mitad inferior para la indicación de fase lunar, por medio de una ventana que muestra una luna de oro rosa u oro blanco, dependiendo del material de la caja, sobre un cielo estrellado representando las constelaciones del hemisferio norte.

Todo ello perfectamente acompañado por los índices y las agujas habituales de la colección Patrimony, en una caja con un diámetro de 42.5 milímetros y una altura de 9.7 milímetros. Unas dimensiones generosas, pero que no resultan excesivas dada toda la información que aparece en la esfera. En resumidas cuentas, como se puede apreciar en las imágenes, es una pieza de lo más elegante en cualquiera de sus dos versiones, oro rosa u oro blanco.

En su interior, y visible gracias al fondo de cristal de zafiro de la caja, encontramos el nuevo calibre  manufactura 2460 R31L. Una versión del calibre 2460, utilizado en numerosas piezas con indicación de fecha retrógrada, que incorpora la indicación de fase lunar ajustable desde la corona. Certificado con el Punzón de Ginebra, y latiendo a una frecuencia de 28.800 alternancias por hora, cuenta con una reserva de marcha de 40 horas.

¿Qué podría esperar el cliente de esta línea?

Es un reloj dirigido al clásico público de Vacheron. Estéticamente respira el ADN de la marca por completo, es de esos relojes que aunque le quites la marca de la esfera sabrás de qué fabricante se trata. Sin embargo, es un reloj bastante grande para lo que se suele esperar de un reloj clásico, podréis ver abajo en una foto de instagram de la página de la marca que en la muñeca no se ve precisamente pequeño.

Como comentábamos, está disponible tanto en oro rosa como en oro blanco, y ambas versiones comparten la misma tarifa, unos 42.600 euros. No son cuatro duros, es cierto, pero una maison como la ginebrina, con una pieza marcada con el ya citado Punzón, y además en metales preciosos ya sabemos lo que ello conlleva.

Let’s start the week with a beautiful shot of the Patrimony Moon Phase and Retrograde Date, seen on the wrist of @kwokkinfei. ______________ #vacheronconstantin #vacheron1755 #vacheron #thehourlounge #vacheronconstantin江诗丹顿#dailywatch #watches #watch #watchesofinstagram #horology #watchoftheday #reloj #instawatch #geneva #swissmade #swisswatch #watchesofinstagram #luxury #luxurywatch

Una publicación compartida de Vacheron Constantin (@vacheronconstantin) el