Piaget Altiplano Ultimate 910P, muy muy fino

Pero que muy fino. Fotos exclusivas del reloj automático más fino del mundo.

Piaget Altiplano 910P

Así luce en la muñeca el nuevo reloj mecánico más fino del mundo.

Hubo una época en la que ‘extrafino’ era sinónimo de tableta de chocolate. Todos recordáis la canción “chocolate con leche…” que acababa con “un gran vaso de leche en cada tableta”. El tiempo pasó, nos hicimos mayores, y ahora cuando oímos términos como ‘extrafino’, ‘extraplano’ o similares, automáticamente nos viene a la cabeza Piaget. Y con razón.

La manufactura suiza lo ha vuelto a hacer. Y es que eso de que el reloj mecánico más fino del fundo no fuera de Piaget no se podía consentir. Concretamente era el Bulgari Octo Finissimo Automatic, con un grosor de 5.15 milímetros que se ha visto superado por los escasos 4.3 milímetros de grosor del nuevo Piaget Altiplao Ultimate 910. Amigos y aficionados a Bulgari, no os preocupéis, seguís teniendo el repetidor de minutos más fino del mundo. Y es un cañón, por cierto.

Piaget Altiplano 910P

Dos versiones; oro blanco y oro rosa.

El nuevo Piaget Altiplano 910P es 0.85 milímetros más fino que el último reloj mecánico más fino del mundo, el Bulgari Octo Finissimo Automatic.

El caso es que la última edición del SIHH, en un booth con aires tropicales y caribeños, como si de la época dorada de Miami se tratara, Piaget presentó el nuevo reloj automático más fino del mundo. Y en dos versiones, oro blanco y oro rosa, ambas con una caja de 41 milímetros de diámetro que consigue que, a pesar de su extrema delgadez, sea un reloj con presencia en la muñeca. Y comodísimo, claro.

Movimiento, caja y esfera se funden en un todo con el objetivo de reducir al máximo el grosor del conjunto. El nuevo calibre 910P reposa directamente sobre el fondo de la caja e integra la esfera directamente en él, descentrada, dejando mucho espacio libre para el movimiento, que puede apreciarse desde la cara frontal de la pieza.

Piaget Altiplano 910P

En la muñeca, una presencia imponente. ©Manu Girón photography

Piaget Altiplano 910P

Su extrema delgadez lo convierten en un reloj comodísimo. ©Manu Girón photography

El calibre 910P se integra directamente con la caja, usando su fondo como platina.

Para reducir aún más el grosor, Piaget ha prescindido de la clásica masa oscilante habitual en cualquier reloj de carga automática, y en lugar de recurrir al ya clásico micro-rotor -que ocuparía el lugar que ocupa la esfera en el conjuto- propone una rotor de oror de 22 quilates en forma de anillo que gira por todo el perímetro de la esfera. Latiendo a una frecuencia de 21.600 alternancias por hora, cuenta con una reserva de marcha de 50 horas, que teniendo en cuenta la extremada delgadez del reloj y el movimiento, es un punto muy positivo.

En la parte frontal vemos la indicación de horas y minutos simplificada al máximo y desplazada a la parte superior izquierda de la esfera. No hay segundero, no hay fecha, no hay nada. Ni falta que le hace. Con la visión de los engranajes y demás partes del calibre 910P nos damos por contentos. Además, no queda ni el más mínimo hueco libre, como si ocurría en el 900P, que tenía espacio en la parte superior para una pequeña inscripción. En el 910P cada milímetro está calculado.

Piaget Altiplano 910P

La esfera, tomada prácticamente en su totalidad por el calibre 910P. ©Manu Girón photography

El conjunto se completa con una correa de piel de cocodrilo y con un precio de tarifa que ronda los 24.000 euros. ¿Tardaremos en ver un reloj más delgado que el nuevo Piaget Altiplano 910P? ¿Y uno más caro que el Rolex Daytona ‘Paul Newman’ de Paul Newman? El tiempo dirá.

T I E M P O D E L U J O

la web de relojes para hombres puntuales desde 2007

info @ tiempodelujo.com