Patek Philippe Aquanaut Chronograph 5968A

Un modelo tan deportivo como el Aquanaut ya estaba tardando en incluir un cronógrafo en su familia, y por fin ha decidido presentarlo en esta edición de Baselworld. Nos gusta Patek -como a todos-, nos gusta el Aquanaut, y nos gustan los divers con cronógrafo, ya sea un Royal Oak o un Black Bay, así que ¿cómo no vamos a adorar el nuevo Patek Philippe 5968A?

Manteniendo la esencia habitual del modelo, con su icónica caja con bisel octogonal mezclando acabados cepillados y pulidos, la última incorporación a la familia Aquanaut incorpora un cronógrafo flyback de carga automática y un pequeño segundero ubicado a las 6 horas, acompañado también por la habitual ventana de fecha situada a las 3 horas.

El primer cronógrafo de la familia Aquanaut, hereda el movimiento del Nautilus cronógrafo.

El primer cronógrafo de la familia Aquanaut.

Para darle un aspecto más deportivo a una pieza que, a pesar de que sigue manteniendo esa aura de elegancia inherente a Patek Philippe, ya lo tiene, la manufactura de Ginebra ha recurrido a coloridos detalles en naranja, tanto en ambos segunderos como en la escala minutera pintada sobre la esfera, así como en el pequeño segundero. Los índices, las agujas y el resto de detalles se mantienen como en los modelos que ya conocíamos, con la particularidad de que la caja incopora dos pulsadores para accionar el cronógrafo, claro.

En su interior, y visible gracias al fondo ciego de la caja de acero de 42.3 milímetros de diámetro, encontramos el calibre manufactura CH 28-520 C, un viejo conocido de las versiones con cronógrafo del Nautilus, con mando clásico con rueda de pilares y embrague vertical con discos, latiendo a una frecuencia de 28.800 alternancias por hora y con una reserva de marcha de 55 horas.

Disponible con dos correas; la habitual en negro y una adicional naranja, a juego con los detalles de color en la esfera.

La correa es la habitual de la familia Aquanaut, de composite negro, y además cuenta con una correa adicional naranja, a juego con los coloridos detalles de la esfera.

Una incorporación perfectamente acertada a la familia Aquanaut, como también lo fue en su día el dual time, que sigue siendo uno de los modelos deportivos más buscados del panorama relojero. ¿Su precio? 40.040 euros. Sólo por recordar, el modelo ‘básico’, tiene un precio de 17.330 euros.