Patek Philippe 5531R World Time Minute Repeater New York 2017

Horas mundiales, repetición de minutos…y Nueva York de fondo.

Ni Times Square, ni Central Park, ni Broadway…si había un sitio en Nueva York el que había que estar esta pasada semana ese era, sin duda, la exposición The Art of Watches Grand Exhibition, una exposición organizada por Patek Philippe con piezas históricas, únicas…y, cómo no, interesantes novedades.

Apunten; 5531R. Esa es la referencia del primer Patek que mezcla dos de nuestras complicaciones favoritas; horas mundiales y repetición de minutos. A diferencia de otros relojes que ya combinaban estas dos complicaciones, el nuevo World Time Minute Repeater New York resuena con la hora local, no con la hora ‘de casa’. Para lograr este hecho, Patek Philippe ha desarrollado el nuevo calibre automático R 27 HU, con 462 componentes, casi el doble que encontramos en el calibre 5131, también con indicación de hora universal.

En su esfera, la indicación de los 24 husos horarios sigue la línea habitual a la que nos tiene acostumbrados la manufacura, y lo mismo ocurre con el disco bicolor de 24 horas. Hasta aquí, todo normal. La magia ocurre cuando nos fijamos en el centro de la esfera. Claro, este nuevo 5531R no podía llevar New York en su nombre de forma gratuita, y por eso para la parte central de la esfera, Patek Philippe ha reservado una imagen de Manhattan, decorada artesanalmente con esmalte cloisonné. Y por si una imagen no era suficiente, que sean dos; New York by Day y New York by Night.

Ambas versiones comparten caja de oro rosa con fondo intercambiable, bien de cristal de zafiro con el que apreciar, entre otros detalles, el micro-rotor también de oro rosa, o bien un fondo ciego de oro rosa.

Como muchos estaréis intuyendo, una pieza así sólo podría salir al mercado en forma de edición limitada, y, efectivamente, así es. 5 unidades para la versión diurna y otras 5 para la versión nocturna. Éstas son las ediciones limitadas que nos gustan, ¿qué es eso de ediciones limitadas de 5.000 y 10.000 unidades?

Y ya que hablamos de intuición, no es difícil imaginar el precio de semejante pieza. Pero, por si acaso alguien se queda corto en su estimación, ahí va: 561.341 dólares, unos 482.000 euros al cambio.

Re-lo-ja-zo.