Nuevas ediciones especiales Seiko Prospex ‘Save the Ocean’

Todo sea por ayudar al océano.

seiko-azul

Nos encantan las tonalidades azules a detalle de su esfera.

Seiko y el océano. Una historia de amor mejor que la de Crepúsculo. Y es que los divers de la firma japonesa puede que sean, fuera del mundillo swiss made, los mejor considerados del panorama relojero actual. Tortuga, Sumo, Samurai…quien más, quien menos ha tenido como mínimo alguno de ellos.

Seiko Prospex Save the Ocean

La esfera en degradado, uno de los principales atractivos de la nueva colección ‘Save the Ocean’.

Y, claro, cuando parte de tu éxito se debe en cierta medida al mundo marino, pues no está de más hacer algo por él, por eso Seiko ha lanzado su nueva colección Prospex Save The Ocean, en colaboración con Fabien Cousteau -el nieto del Cousteau en el que todos estáis pensando, con su mítico gorro rojo-, y de la que donará parte de sus beneficios al instituto educativo ‘Centro de Aprendizaje Oceánico de Fabien Cousteau‘, dedicado a la preservación de los océanos.

Tortuga, Samurai y Cronógrafo de carga solar, iconos de Seiko

Seiko Prospex Save the Ocean

Qué bien le queda la esfera degradada al Tortuga.

Una colaboración tan molona como la que Seiko ya mantiene con su colección PADI -Professional Association of Diving Instructors-, que además añade el componente de estar colaborando con una causa más que necesaria. Hay que cuidar el mar, por el bien de nuestros divers.

La colección se compone de tres piezas; Tortuga, Samurai y Solar Chrono Diver. O, si nos ponemos específicos; SRPC91K1, SRPC93K1 y SSC675P1 respectivamente. Todas tienen en común el diseño de su esfera, con un grabado de olas marinas y con un degradado que va de un azul más claro a otro más oscuro, como si del Deepsea DBLUE de Rolex se tratara, vaya. Los biseles, todos de aluminio, también juegan en los tres modelos con una combinación de dos tonos de azul.

Seiko Prospex Save the Ocean

El Seiko Samurai tiene su edición especial. ¿Soy el único que echa de menos al clásico Diver 200?

Tanto el Tortuga como el Samurai son modelos de sobra conocidos, con los calibres 4R36 y 4R35 en su interior respectivamente, de carga manual y con una reserva de marcha de alrededor de 41 horas. Uno con correa de caucho, otro con brazalete de acero. Ambos contundentes -45 y 43 milímetros de diámetro-, ambos infalibles, ambos divers de batalla. Van a aguantar lo que les pidas, no hay duda.

La tercera pata de esta mesa es el cronógrafo. En su interior, se encarga de su funcionamiento el calibre V175, impulsado por luz solar. Ni pila, ni cuerda, ni nada. Con función de preaviso de agotamiento de energía y de prevención de sobrecarga, cuenta con un pequeño segundero situado a las 9 horas, un totalizador de 60 minutos situado a las 6 horas, y uno de 24 horas situado a las 3 horas. Y todavía queda un hueco para la ventana de fecha, entre las 4 y las 5 horas.

Seiko Prospex Save the Ocean

El cronógrafo, con calibre de carga solar.

Ediciones especiales a precios contenidos, así sí

No son ediciones limitadas, si no ediciones especiales, hecho que hace que sus precios no se disparen en comparación con las versiones habituales de los tres modelos. Así, la etiqueta del Tortuga marca 480 euros, la del Samurai 520 euros, y la del cronógrafo 450 euros. Tres precios más que razonables para tres piezas más que interesantes.

No sé a vosotros, pero a mí ese Samurai me está poniendo ojitos. Todo sea por ayudar a conservar los océanos.

 

T I E M P O D E L U J O

la web de relojes para hombres puntuales desde 2007

info @ tiempodelujo.com