Mido Commander Big Date

Porque cumplir 100 años es una gran fecha.

La firma del grupo Swatch Mido celebra este año su centenario, y no han podido esperar ni una semana de 2018 para presentar su primera pieza conmemorativa. Y es que un centenario es una fecha para recordar. Se podría decir que es una gran fecha. ¿Una gran fecha? ¿Qué complicación podríamos incluir en un reloj para conmemorar una gran fecha? Eh, ¿qué tal una gran fecha? ¿Se puede decir más veces ‘gran fecha’ en un único párrafo? Se puede. Gran fecha.

Pues sí, Mido ha decidido celebrar sus cien años de historia con su nuevo Commander Big Date. Una incorporación de lujo a una de las colecciones más interesantes de la firma, junto con la familia Baroncelli, que ya contaba con diferentes complicaciones pero no con una gran ventana de fecha. Y es que la doble ventana de fecha tiene algo que nos vuelve locos. Nos pasa con Lange, con Glashütte y, en una dimensión diferente, podría pasarnos también con este Mido.

Un reloj discreto, sencillo y versátil, capaz de funcionar en cualquier contexto, con un movimiento automático con 3 días de reserva de marcha…y por menos de 1.000 euros. Cuatro versiones; dos de acero, una de oro rosa PVD y otra mixta, acero y PVD, con esferas con acabado satinado solar en plateado o negro y que esconden en su interior una nuevo versión del Calibre 80 de Mido, basado en un calibre ETA CO7.651, modificado para incluir la doble ventana de fecha que encontramos ubicada a las 6 horas.

Con un tamaño de 42 milímetros, la finura de su bisel pulido hace que parezca algo más grande de lo que realmente es, lo que puede ser un inconveniente para los más puristas, entre los que -depende del día- nos incluimos, que consideramos que un reloj de esta estética no debe superar los 40 milímetros de diámetro. No obstante, tampoco es que estemos hablando de un tamaño radicalmente generoso.

En su esfera, las agujas e índices luminiscentes y las inscripciones de la marca y el modelo ceden el protagonismo a la doble ventana de fecha, que, como es lógico, destaca todavía más en las dos versiones de esfera oscura.

En lo que respecta a precios, el nuevo Commander Big Date se mueve entre los 960 euros de las versiones con brazalete de acero y los 1.090 de la versión con brazalete de acero y PVD, con una manera de combinar ambos materiales de una forma bastante original, por cierto. El gran fechador nos gusta, pero quizás se nos queda algo poco ambicioso para celebrar un centenario.

T I E M P O D E L U J O

la web de relojes para hombres puntuales desde 2007

info @ tiempodelujo.com