Louis Vuitton Tambour Moon Flying Tourbillon ‘Poinçon de Genève’

Lo más complicado -y personalizable- de Louis Vuitton.

louis-vuitton-tambour

Desde hace cosa de un par de años, Louis Vuitton se ha puesto las pilas en materia relojera. A principios de 2016, la maison francesa presentaba su primera pieza distinguida con el Punzón de Ginebra -el Flying Tourbillon ‘Poinçon de Genève’- y ahora la firma vuelve a la carga con un nuevo tourbillon volante y un nuevo diseño de su caja Tambour.

Concretamente hablamos del nuevo Tambour Moon Flying Tourbillon ’Poinçon de Genève’, la que pretende ser la pieza de referencia de la nueva colección Tambour Moon, una interpretación de la colección Tambour, presentada en 2002, con un diseño más delgado y amplio, manteniendo la forma concava de sus laterales.

louis-vuitton-tambour-tourbillon

Esta nueva caja de 42.5 milímetros de diámetro y -sólo- 9.65 milímetros de alto, y que en este modelo sólo está disponible en platino, alberga en su interior un tourbillon volante de un minuto, la estrella del movimiento manufactura de carga manual LV97 desarrollado por La Fabrique du Temps, la manufactura responsable de las complicaciones y los calibres de Louis Vuitton, adquirida por la maison hace ya unos cuantos años.

Además del tourbillon situado a las 6 horas, su esfera esqueletizada también nos permite ver el barrilete -que consigue una reserva de marcha de 80 horas- y el muelle real, situado a las 12 horas, el logo de Louis Vuitton situado a las 9 horas, e incluso el propio sello del Punzón de Ginebra en el primero de los puentes concéntricos que forman la esfera. He de reconocer que, cuando he leído que el nombre del reloj  -Tambour Moon…-, esperaba encontrarme con una indicación de fases lunares…pero no, resulta que simplemente es el nombre de la colección.

louis-vuitton-tourbillon

Como si de uno de sus bolsos o maletas se tratara, Louis Vuitton también quiere que este nuevo Tambour Moon Flying Tourbillon ’Poinçon de Genève’ también pueda personalizarse. ¿Cómo? Sustituyendo el logo de la firma por las iniciales que al cliente buenamente se le antojen.

Disponible a partir de este mes, se trata de un modelo made to order, o lo que es lo mismo; hecho a medida, por lo que todavía no tenemos información acerca del precio. Lo que sí sabemos es que se entrega en un pequeño baúl de Louis Vuitton, cómo no.