Longines Avigation BigEye

Recién aterrizado desde los años 30.

Como ya viene siendo tradición en los últimos tiempos, Longines sigue sacándole provecho a todo lo largo y amplio de su archivo y presenta otro modelo de inspiración vintage, el nuevo Avigation BigEye, un cronógrafo con aires militares inspirado en los diseños de los años 30.

Siguiendo la línea de otros modelos de su colección Heritage, como el Heritage Military, nos encontramos con un cronógrafo clásico, que apremia tanto la lectura de sus diferentes funciones como la facilidad de manejo de las mismas, cosa que se consigue gracias a los pulsadores sobredimensionados pensados para poder pulsarse cómodamente con guantes de piloto.

En su esfera, destacando sobre el pequeño segundero y el totalizador de horas, encontramos un totalizador de minutos, ubicado a las 3 horas, de un tamaño considerablemente más grande que los otros dos subdiales. Todo ello dispuesto en una esfera negra con un acabado semibrillante en la que también destacan sus índices árabes con SuperLuminova con el típico tono beige de este tipo de piezas, rodeados con la habitual escala minutera de los relojes de aviador.

Su caja de 41 milímetros combina su acabado cepillado con el acabado pulido del bisel, y en su interior aloja el calibre L688, basado en un ETA Valgranges A08.L01, un cronógrafo automático de rueda de pilares, latiendo a 28.800 alternancias por hora con una reserva de marcha de hasta 54 horas. Todo ello oculto tras el fondo ciego de la caja.

Aunque este estilo faux-vintage tiene tantos seguidores como detractores, la verdad es que este nuevo Longines Avigation BigEye entra por los ojos. Su precio, unos razonables 2.350 euros.