1. Tenemos nuevo reloj más caro de la historia. 17.7 millones de dólares tienen la culpa de que el Rolex Daytona ‘Paul Newman’ del propio ‘Paul Newman’ sea el nuevo reloj más caro de la historia. Y con bastante diferencia con respecto a su predecesor. ¿Lo superará alguna pieza este 2018? Parece complicado, pero veremos qué nos espera el próximo año.

2. Nuestra cena de presentación de la colección Hublot Big Bang. Que nos gusta a nosotros una buena cena, oiga. Buena comida, buena compañía y relojes, ¿pa’ qué más? Muestra de ello, nuestra última velada de este año, la presentación de la colección Big Bang en el restaurante Moments del Mandarin Oriental de Barcelona.

3. Probamos el reloj con más hype de la red. El bombazo más grande de Omega de este último año, y puede que lustro, el Speedmaster Speedy Tuesday, una edición limitada en un hashtag. No sólo os contamos en su día como fue la historia, si no que también tuvimos uno en nuestras manos.

4. Una velada íntima con un F.P. Journé Centigraphe Souverain. ¿Recordáis aquella tarde de agosto que pasamos con un Centigraphe Souverain? ¿No? Nosotros todavía no hemos sido capaces de quitárnosla de la cabeza.

5. ¿Qué lleva en la muñeca John Vergotti, director de Patek Philippe España? Si fueras director de Patek Philippe por un día, ¿qué pieza llevarías en la muñeca? John Vergotti lo tiene claro. Cómo nos gustan las esferas salmón.

6. El Submariner que no parecía un Submariner. El reloj más caro del mundo es un Daytona, sí. Pero, ¿cómo es el Submariner -icono relojero donde los haya- más caro del mudo? Pues es prácticamente de todo…menos un Submariner. Alcanzó sobradamente el medio millón de euros.

7. McGregor al menos ganó la batalla relojera. El irlandés no pudo noquear a Mayweather, pero cayó dignamente (si es que podemos considerar tal velada como ‘digna’ es sí misma). Donde si vapuleó al púgil fue en el ámbito relojero, puede que sea uno de nuestros famosos con buen gusto relojero con una de las colecciones más imponentes.

Semana de cenas opulentas y rimbombantes, ya sean con la empresa o con la familia, y de conversaciones que en cualquier otro momento del año pagarías por evitar, ya sea con tu cuñado o con Juan Carlos, de recursos humanos. Así que, al menos, intentemos mantener las formas en lo que respecta a la vestimenta. Sí, llevamos un pantalón rojo, pero al final son los calcetines los que nos van a convertir en el tío más molón del sarao. Fuegos artificiales, árboles navideños, muñecos de nieve…lo que sea, pero ésta es la semana de arriesgar con los calcetines. Los míos son de pavos con sombreros navideños, no os digo más. Y con el pañuelo de bolsillo también, qué demonios. Por lo demás, camisa blanca de Ermenegildo Zegna -cuánto tiempo sin recurrir a este clásico italiano- y americana gris básica. En la muñeca, pues un F.P. Journe, que es navidad. Felices fiestas, señores.

¿Semana previa a navidad y aún sin regalos? No hay problema, aquí está Tiempo de Lujo para salvar las fiestas. Como cuando Telecinco enchufa un show en plan José Luís Moreno hasta las 4 de la mañana en Nochebuena. Este año nos alejamos de lo convencional, porque eso de corbatas y calcetines está muy visto, e incluso nos venimos arriba con alguna que otra cosa. Hasta hemos considerado una tostadora, ojo.

Fender Jimi Hendrix Stratocaster

Llega un momento en la vida de un hombre en el que tiene que tener una guitarra eléctrica. ‘Es que no sé tocar’. ¿Qué importa? La cuelgas en la pared, compras un pie y la exhibes ante las visitas alegando que no puedes tocar por tu síndrome del túnel carpiano…lo que sea, pero hay que tener una guitarra. Y no cualquier guitarra. Una Fender, como la de Jimi. La icónica firma de instrumentos ha lanzado este año una edición limitada dedicada al mejor guitarrista de la historia y a Voodoo Child. Un objeto no ‘de colección’, pero sí ‘de culto’, que cualquier aficionado a la música acogería con los brazos bien abiertos. Su precio; 919 euros.

Set de fotografías de Get Carter

La fotografía en blanco y negro tiene algo. Postureo, creo que lo llaman. En cualquier caso, si Jimi Hendrix es un mito…¿acaso no lo es tambien Michael Caine? Éste set de instantáneas tomadas por el fotógrafo inglés Terry O’Neill en 1971 durante el rodaje de la película Get Carter quedaría a la perfección en cualquier pared. Limitado a 200 series, su precio es de 1.130 euros.

Tostadora Smeg

Si en algún momento, por el motivo disparatado que sea, sientes la necesidad incontrolable de regalarle a alguien una tostadora, más vale que sea Smeg. Si lo que te nace es regalar una tostadora convencional -qué sé yo; Tefal, Philips…-, quizá sea mejor darle una vuelta al tema. Lo dicho; tostadora, mal. Tostadora Smeg, bien. Su precio; unos 110 euros.

Tarjetero de Berluti

Un tarjetero siempre es una opción para quedar más o menos bien a la hora de regalar, pero si además metemos a Berluti en la ecuación, el resultado sólo puede ser exitoso. La exquisita piel Venezia de la firma parisina se tiñe de azul intenso en una pieza en la que guardar, como mínimo, una American Express Centurion. Su precio; 240 euros.

Pulsera de Scalpers

Muy de wristshot de Instagram en plan Watchanish. De cuero, con un charm con la clásica calavera de Scalpers en metal envejecido, como si de un símbolo pirata se tratara. La vida pirata es la vida mejor, ya lo sabéis, y mejor regalar una pulsera con aires piratas que un catalejo, ¿no? 14 euros es su precio.

Pack de guías de ciudades Wallpaper

Más de 2 millones de copias vendidas en todo el mundo convierten a las guías turísticas de la famosa publicación Wallpaper en unas de las mejor consideradas por los viajeros. Este set de guías incluye recomendaciones y lugares que visitar de diez ciudades alrededor del globo; Sídney, Estocolmo, Shanghai, Río de Janeiro, Miami, New York, México DF, Marrakesh, Londres y Barcelona. 92 euros.

Neceser de Gucci

Vale, a lo mejor un neceser no es el regalo más apasionante que a uno le viene a la cabeza cuando llega la navidad y cuando ve el clásico papel de regalo con el estampado guccisimo de la firma italiana…pero para los que nos pasamos más tiempo del deseado fuera de casa por unos motivos o por otros, se hace necesario. Es el Sam de El Señor de los Anillos. De tela, con el clásico estampado de Gucci y una tribanda en azul y rojo. Su precio es de 450 euros.

TAG Heuer Connected

Venga, va, estamos casi en 2018…no se nos caerán los anillos por caer en la tentación de los smartwatches. Eso sí, tiene que ser el Connected, el camino más lógico para aquellos que usamos relojes ‘de verdad’ para acercarnos al mundillo tecnológico. Nos gusta su caja, nos gusta su correa, su diseño…y, francamente, nos da un poco igual el tema de las aplicaciones, pero es que pedirle a Papá Noel un Heuer 01 -con el que comparte caja- nos parecía un tanto excesivo. ¿Su precio? 1.650 euros.

Nos apropiamos de una de las tendencias de la temporada, el estampado de cuadros, y nos lo llevamos a un estilo desenfadado con aires rockeros. Que se note que es fin de semana. Pantalón pitillo, camisa Oxford y cazadora vaquera, todo acompañado por las icónicas botas chelsea de Saint Laurent -pasan las temporadas y ahí siguen- y una mochila, como si tuviéramos una clase el lunes a las 9 de la mañana, eso sí, un poquito más top que lo que llevábamos en aquellas épocas. En la muñeca, poca broma, un Rolex Daytona de oro blanco con bisel cerámico y con el genial brazalete Oysterflex.

Un día te despiertas por la mañana, desayunas, te vistes -o al revés, según el día- sales a la calle…y te congelas, porque ibas tan alegremente con tu camisa y tu jersey. Pues bien, ese día ha llegado. De hecho, llegó ya hace un par de semanas. Y ya era hora, la verdad. Y por eso ha llegado el momento de hablar seriamente de chaquetas y abrigos, no vayamos a empezar el invierno con gripe.

A.P.C.

La cazadora con la que tu abuelo conquistó a tu abuela en los 50. Siguen aquí, y lo siguen petando temporada tras temporada. Camel, de ante y con goma en cuello, cintura y puños, todo un clásico. Para este tipo de prendas, la firma parisina A.P.C. no suele fallar. Su precio es de 990€

Moncler

Un invierno  sin Moncler parece que es menos invierno. Los plumíferos de la firma fundada en Grenoble son un icono desde hace más de 40 años. Con versiones para todos los gustos, nosotros nos quedamos con uno de sus modelos de esta temporada, con contraste en cintura y puños pero sin ninguna estridencia. Su precio; 995 euros.

Visvim

Una cazadora vaquera es una de esas prendas que, a pesar de su utilidad cuestionable, hay que tener siempre en el armario. Cuando hace calor, sobra. Cuando hace frío, te hielas. Pero, ¿y esos dos días del año que hace la temperatura exacta para poder salir a la calle con tu súper cazadora? Por esos dos días hay que tenerla. Visvim nos suena de colaboraciones con firmas como Moncler, Comme des Garçons, Supreme…y por ser una de esas firmas japonesas cuyo estilo, aunque cada vez menos, se nos va un poco de las manos. En resumen; cazadora vaquera, sí. 1.060 euros marca su etiqueta.

Belstaff

La firma británica es otro clásico invierno tras invierno, y sus icónicos modelos Roadmaster y Racemaster tienen la culpa. Este invierno, nos alejamos de ellos y de las influencias automovilísticas y nos vamos hacia el estilo aviador, de estética vintage y con el interior de oveja. Ríete tú de Tom Cruise en Top Gun. Su precio es de 2.595 euros.

Hackett

No abandonamos tierras británicas pero sí cambiamos radicalmente de estilo. Y es que, a estas alturas, no nos parece posible pasar el invierno sin -al menos- un buen abrigo. Y de esto, Hackett, sabe y mucho. Gris relativamente claro, de espiga, y no excesivamente largo, lo que le hace ganar en versatilidad. Su precio es de 850 euros.

Gucci

Las bomber de piel, con parches, a caballo entre el universitario y el pandillero, vuelven a ser tendencia este invierno. Gran parte de la culpa la tiene Gucci, que ha apostado fuerte por ellas con una gran cantidad de modelos. Muchos de ellos excesivamente imposibles -flecos, lentejuelas, estampados…-, pero también encontramos alguno algo más discreto, como éste. Negra, un par de bordados, detalles en rojo…y a triunfar. Disponible en la tienda online de Gucci con un precio de 2.850 euros.

Paul Smith

Y ya que hablamos de cazadoras de cuero, olvidémonos de la bomber y recurramos a otro clásico; la Perfecto. Como Brando en Salvaje, pero con una estética renovada y menos motera, por culpa de un patrón más entallado y del color azul marino que propone la firma británica Paul Smith. 1.945 euros marca su etiqueta.

El Ganso

Una alternativa al abrigo de Hackett pero con una estética más casual, la habitual que encontramos en El Ganso. Su color beige, su botonadura simple y su no excesivo largo hacen que funcione bien prácticamente con cualquier cosa. A nivel de precio, poco que ver con el resto de propuestas aquí presentes; 195 euros.

Woolrich John Rich & Bros.

Para esos días en los que el frío aprieta, y ya si eso mantendremos la elegancia bajo el abrigo. Woolrich John Rich & Bros., una firma con casi 200 años de historia dedicada esencialmente a este tipo de chaquetas. Saben lo que hacen, sin duda. Verde botella, de tejido inpermeable y rematada con pelo de coyote en la capucha, tiene un precio de 767 euros.

Kingsman

También para cuando el frío aprieta, pero con un aspecto menos técnico, encontramos esta propuesta de la colección Kingsman, exclusiva de Mr. Porter. Contundente, con el clásico interior de oveja aflorando por las costuras en contraste con el beige oscuro/marrón del exterior. Su precio es de 2.095 euros.

Parece que el frío se asienta y con él empezamos a sacar de nuestros vestidores abrigos, pullovers, y demás prendas cuasi invernales, cosa que, francamente, apetece. Así que nos ponemos en modo invierno -u otoño más bien- y seguimos dos de las tendencias de la temporada; el azul marino y los estampados florales, con prudencia, eso sí, tampoco íbamos a volvernos locos. Camisas aparte, blazer, vaqueros y oxford en azul, todo muy discreto, igual que el portadocumentos de Montblanc. En lo que refiere al reloj, arriesgamos menos que con la camisa y recurrimos a un clásico, el IWC Portugieser Cronógrafo, en su espectacular versión de esfera azul.

Aún no hemos asimilado todavía el lanzamiento del Royal Oak Frosted Gold de 41 milímetros, y resulta que no venía solo. Audemars Piguet también ha decidido renovar su colección con seis nuevas propuestas en forma de gemelos, que recurren a detalles icónicos de la manufactura.

Francamente, al presentar estos nuevos gemelos a la vez que su última creación, el mencionado Frosted Gold, me esperaba que entre las seis diferentes propuestas al menos una de ellas recurriera a la técnica florentina del martilleado -la utilizada en el reloj-, pero, por suerte o por desgracia, los gemelos apuestan por unos acabados algo más discretos.

Seis versiones diferentes; tres de acero, con el icónico diseño Tapisserie de Audemars Piguet en el centro en azul, negro o plateado, dos de oro rosa, con centro azul o negro, y por último, una en oro amarillo con la famosa ‘tapicería’ en azul en el centro.

El diseño es el mismo para todos, la icónica forma octogonal del bisel del Royal Oak y los habituales ocho tornillos en cada uno de sus vértices.

Interesante complemento para los seguidores de la firma, o incluso para los no tan seguidores. Parece que los diseños de Genta funcionan en cualquier cosa. Nos gustan, sobre todo los de acero con el centro azul.

Pues sí. Aunque las vacaciones queden lejos, haya llovido estos días, se esté inundando medio mundo y demás…seguimos en verano. Y como tal nos vestimos. Pantalones blancos -sí, hoy es ese día del año que sacamos los pantalones blancos del armario-, alpargatas de Castañer -o espadrilles, si queremos sonar más cool– y polo de manga corta en azul celeste. Curioso y colorido el detalle de multiplicar el logotipo más simple de la moda española, por cierto. En los complementos arriesgamos los justo, con un una de las hebillas clásicas de Hermès sobre un cinturón azul o negro, y unas gafas de acetato gris traslúcido. En la muñeca, ¿hay algo que grite más ‘verano’ que un Yacht-Master?

Pues sí, esta madrugada Floyd Mayweather Jr. vencía al irlandés Conor McGregor en el combate de los mil millones de dólares -que al final serán unos cuantos menos, pero bueno- en una velada que no se salió del guión esperado. El irlandés empezó fuerte, Mayweather aguantó y en el décimo asalto el árbitro acabó parando el combate con un McGregor notablemente cansado y un Mayweather venido arriba. Victoria esperada para el boxeador, derrota digna para el irlandés, y todos contentos.

Pero bueno, antes de que se empiece a notar que de boxeo sabemos lo justo para escribir un párrafo, vamos a lo nuestro que son los relojes. Ya hablamos en su día de la interesante colección relojera de Conor McGregor, y ahora es el momento de hablar un poco de Mayweather.

Difícilmente saldrá en nuestra sección ‘Famosos con buen gusto relojero’, pero si alguna vez hacemos algo parecido a ‘Famosos con millones de euros en relojes de diamantes’, será el primero en aparecer. Y si hacemos una sección para hablar de cinturones de diamantes, también estará por ahí, seguro.

El boxeador es uno de los embajadores más mediáticos de Hublot -sólo hay que ver los calzones que lució en el combate-, y la velada previa al evento se paseó con dos piezas valoradas en algo menos de 2 millones de dólares en total. En su muñeca izquierda, un Big Bang Unico Haute Joaillerie, con más de 30 quilates en diamantes, y en su muñeca derecha un Hublot MP-05 LaFerrari Sapphire, una de las piezas mecánicamente más espectaculares de la manufactura con un tourbillon vertical y 50 días de reserva de marcha.

Este mismo fin de semana, aprovechando el revuelo que ha montado la pelea en Las Vegas, dónde si no, Hublot también ha aprovechado para inaugurar su última boutique, ubicada en la zona de tiendas del famoso casino Caesar’s Palace. Un espacio que cuenta con su propio bar y zona VIP y que Hublot pretende llenar con sus últimas y más exclusivas ediciones limitadas además de con una nueva colección cápsula exclusiva.

 

68 millones de dólares en un año dan para comprarse algún que otro reloj interesante…y aún así es difícil ver a Mark Whalberg, el actor mejor pagado del mundo este año, con algo que no sea un Timex Ironman, que difícilmente supera los 50 euros. Eso sí, nos consta que en su relojero guarda alguna que otra pieza más contundente, siempre con una marca como protagonista: Rolex.

Pocas piezas, pero contundentes. Por ejemplo, uno de los relojes con los que más se le ha visto en los últimos años es un Yach-Master II de oro amarillo, como el que también tiene Conor McGregor.

Sin abandonar Rolex, ni tampoco el oro amarillo, el actor de Transformer también tiene un GMT Master II cerámico con esfera verde, una de las versiones más buscadas y menos vistas del modelo cerámico.

En alguien tan fiel a Rolex, no podía faltar un Submariner.

O dos. Cómo nos gusta el ‘smurf’.

Y hablando de iconos, aquí le vemos en la portada de Men’s Health con un Daytona cerámico.

Y de nuevo en la portada de Men’s Health con un Daytona, en esta ocasión de platino con bisel de diamantes. Muy útil el bisel de diamantes en un reloj con taquímetro, vaya.

Y, cómo no, el Timex Ironman del que hablábamos.