El Heuer Calculator es sin duda uno de los relojes más singulares que ha diseñado la marca suiza, pero no por su peculiar diseño, sino por la función para la que fue creado. Presentado en 1972 el Calculator iniciaba la saga de relojes de piloto de aviación de Heuer.

Hoy quizá nos extrañe hablar de “relojes de piloto” Heuer ya que asociamos la marca – actualmente TAG Heuer –  a los relojes de carreras (Formula 1, Carrera, Mónaco, Autavia,etc…) y en menor medida a relojes náuticos (colección Aquaracer). Pero en la década de los setenta se vivió un boom de los relojes de aviación principalmente impulsados por la carrera espacial entre los EE.UU y la URSS, y la popularización de la aviación comercial.

El reloj Heuer Calculator, dotado de un bisel con regla de cálculo que más adelante explicaremos para qué sirve, competía contra un icono de la relojería moderna: el Breitling Navitimer.

Catálogo Heuer Aviation

Catálogo colección Aviation de Heuer (fuente: OnTheDash)

Es obvio que lo primero que nos llamará la atención de Calculator es su aspecto. La caja de acero de 45mm de diámetro con forma de cojín, y la diferencia sustancial entre el diámetro de la esfera y el total de la caja, hacen de este Heuer vintaje una “rara avis”. La corona del cambio de horas y fecha está situada a las 9h y los pulsadores del cronógrafo a las 2 y 4h.

Bajo el cristal de plexiglass observamos la esfera de color azul con agujas de intenso color naranja. Existe una versión con esfera de color negro que tuvo muy poca difusión en el mercado y de la que actualmente es muy difícil encontrar ejemplares. Observando las fotos veremos que pese a los años que han pasado el reloj sigue conservando en muy buen estado el material luminiscente que recubre índices y agujas. La correa de estilo tropic y el cierre son los originales.

¿Cuál es la utilidad del bisel? La regla de cálculo del Heuer, tal como sucede con el Breitling Navitimer, no es un elemento de fácil comprensión si no se tienen ciertas nociones de matemáticas y de navegación aérea. Su función principal es la de facilitar el cálculo rápido y la conversión entre diferentes escalas de la velocidad media, la altitud y el consumo de combustible. Deslizando el bisel, que es bidireccional, podemos realizar entre otras operaciones la conversión entre Millas/Kilómetros, Pies/Metros y Galones/Litros con un margen de error menor al 1%.

En el apartado mecánico mencionaremos que el Calculator equipa el calibre 12 de Heuer que es una evolución del calibre 11 presentado la primavera de 1969, desarrollado por el consorcio Heuer/Breitling/Hamilton-Buren y reconocido por TAG Heuer como el primer movimiento cronógrafo automático de la historia (Ver artículo: “Entre suizos y japoneses anda el juego: el primer cronógrafo automático.”). La principal diferencia entre el calibre 12 y el 11 es que el primero late a 21,600 oscilaciones por segundo frente a las 19,800 del calibre 11.

Catálogo de relojes Heuer original de los años 70

En la década de los 70 el Heuer Calculator tenía un precio de entre 220 y 300$ según si se adquiría con correa de piel o brazalete de acero. Hoy una pieza en tan buenas condiciones como la que os mostramos que incluye la correa y el bucle original tiene un precio en subasta de unos 2000€.

Por cierto, la mayoría de nosotros al hablar de TAG Heuer solemos pronunciar el nombre de Heuer tal como suena a leerlo en castellano, cuando en realidad su pronunciación correcta es “Hoyer”. Si os fijáis en la página del catálogo de la foto superior, debajo del emblema Heuer, la marca especificaba bien claro como se debía pronunciar su nombre con un “Say Hoy-er” (Di Hoy-er).

—- Créditos

Este reportaje nunca habría sido posible sin la ayuda de Albert, el propietario del reloj, y sobre todo de Manuel Giron, fotógrafo profesional aficionado a la relojería que se ha encargado de realizar estas sublimes imágenes que acompañan al artículo.

visita su web: Manuel Giron Photography