Girard-Perregaux Laureato cerámico

Tu cara me suena.

Girard-Perregaux sigue ampliando su recién renovada -a principios de este año- y ampliada colección Laureato , y en esta ocasión lo hace con un modelo que, por primera vez en más de 40 años de colección, apuesta íntegramente por la cerámica. Cuidado, que el nuevo Laureato 42 mm. Cerámico viene fuerte.

Lo primero que nos viene a la mente cuando lo vemos, inevitablemente, es el Royal Oak Calendario Perpetuo cerámico presentado también en la última edición del Salón Internacional de Alta Relojería de Ginebra, una de nuestras piezas favoritas -y con razón- de todo el evento. Vale que la propuesta de Audemars Piguet es un calendario perpetuo y que Girard-Perregaux propone una versión de únicamente hora y fecha, pero vamos, que las comparaciones, al menos en lo que refiere al aspecto general, van a estar sobre la mesa.

A diferencia del modelo de Audemars Piguet, el nuevo Laureato cerámico mezcla en su brazalete acabados cepillados -algo más sutil que el del Royal Oak- con pulidos en sus eslabones centrales, como también ocurre en sus modelos de acero. Una combinación de cepillado y pulido que también vemos en la construcción de su icónico bisel octogonal.

En su esfera, como en todo el reloj, predomina el negro, únicamente interrumpido por el acero de las agujas, el blanco de las inscripciones y la fecha, y la Super-LumiNova de su índices.

En su interior, y como en todos los modelos de 42 milímetros, encontramos el calibre GP01800-0025, diseñado, producido y ensamblado íntegramente por Girard-Perregaux. Late a una frecuencia de 4 hercios y cuenta con una reserva de marcha de 54 horas, y puede apreciarse gracias al cristal de zafiro del fondo de la caja.

Su precio; 16.900 francos suizos, unos 14.600 euros al cambio. A falta de confirmar su precio oficial para España…a nosotros nos gusta, oiga.