Frederique Constant Flyback Chronograph Manufacture – Novedades Baselworld 2017

El primer cronógrafo flyback de la manufactura.

frederique-constant-2017Más Baselworld y más cronógrafos. Ya hemos hablado del Tudor Black Bay Chrono -que la red ya ha bautizado como poor man’s Daytona-, del Hamilton Intra-Matic 68 y hace un par de días hacíamos una rápida comparación del nuevo TAG Heuer Autavia con el modelo en el que se inspira. Hoy nos movemos en un rango de precios contenido y hablamos del nuevo Frederique Constant Flyback Chronograph Manufacture.

Siempre que hablamos de Frederique Constant acabamos llegando a las mismas conclusiones; una marca por los movimientos manufactura, unas piezas con una estética de lo más interesante y -casi- siempre en un rango de precios contenidos. Tres características que reúne su nuevo cronógrafo flyback, el primer flyback de la firma.

frederique-constant-baselworld

Con dos esferas diferentes disponibles, gris oscuro y plateado, su diseño se inspira en los cronógrafos de los años 30, con tres contadores de gran tamaño; minutos, segundos…y fecha. En lugar de contar con un tercer crono horario, el que está ubicado está destinado a la indicación de fecha.

Su caja de 42 milímetros está disponible en tres versiones; acero, oro rosa y oro amarillo. Cuando hablamos de oro rosa y oro amarillo, como suele ser habitual en Frederique Constant, nos referimos a chapado en oro. Sin lugar a dudas, el punto más flaco del modelo, y de la marca.

frederique-constant-flyback

En su interior se encuentra el calibre manufactura FC-760, un movimiento de cronógrafo automático con función flyback, lo que significa que se puede resetear el segundero directamente, sin necesidad de pararlo previamente. Su reserva de marcha es de 38 horas.

El ‘pero’, como siempre, es el tema del chapado en oro. Por lo demás, de un cronógrafo flyback con movimiento in-house, estéticamente interesante y con una etiqueta que marca 3.650 euros se pueden decir pocas cosas desfavorables.

frederique-constant-baselworld-2017