Pues sí. Aunque las vacaciones queden lejos, haya llovido estos días, se esté inundando medio mundo y demás…seguimos en verano. Y como tal nos vestimos. Pantalones blancos -sí, hoy es ese día del año que sacamos los pantalones blancos del armario-, alpargatas de Castañer -o espadrilles, si queremos sonar más cool– y polo de manga corta en azul celeste. Curioso y colorido el detalle de multiplicar el logotipo más simple de la moda española, por cierto. En los complementos arriesgamos los justo, con un una de las hebillas clásicas de Hermès sobre un cinturón azul o negro, y unas gafas de acetato gris traslúcido. En la muñeca, ¿hay algo que grite más ‘verano’ que un Yacht-Master?