El día que tropecé con un Patek Philippe 3974R

Y recibí un email con una propuesta de 6 dígitos por él

Vista aérea del centro de Ginebra (Suiza)

Este fue uno de esos encuentros, pongamos que furtivos, con una de las piezas relojeras que más me han marcado a lo largo de mi vida como entusiasta de la relojería. Necesitábamos un taxi para ir del centro de Ginebra a Palexpo(Feria) y unos amigos de mi mejor amigo iban precisamente en aquella dirección. Ibamos en los asientos traseros de un Range Supercharged y mi compañero le pide al conductor -un gran coleccionista- que se quitara de la muñeca aquel pequeño reloj de oro que llevaba. Era un diminuto reloj de esfera color champagne, una preciosa caja de oro rosa y correa de piel oscura. Aquí empezó todo.

Ni más ni menos que un Patek Philippe 3974J.

En la muñeca es espectacular por su inusual grosor para un reloj de diámetro tan pequeño.

Y preguntaréis vosotros, ¿de qué reloj se trata? Pues un “sencillo” repetición de minutos, con calendario perpetuo, fase lunar, caja de oro rosa, microrotor y fondo visto. Una maravilla de reloj, que vocifera elegancia a los cuatro vientos en tan solo 36 mm de caja.
Los pocos coleccionistas que tienen piezas de este calibre, no suelen usarlas por varios motivos, pero la seguridad o el hecho de tenerlas como meras piezas de “museo”, o sea como inversión, se llevan la palma. El coleccionista en cuestión está claro que lo ha usado y bien usado. Algo que celebramos desde aqui, pues es una de las pocas maneras de poder apreciar este tipo de piezas históricas. Rara avis.
Esta pieza que veis es particular por muchas cosas. Lo que más nos gusta es su correa gastada y con marcas de sudor bien visibles que significan que este reloj ha vivido, y señoras y señores, eso a nosotros nos encanta.

Variaciones de la referencia 3974.

Imagen de las cuatro referencias estándares de la colección

La referencia fue lanzada en cuatro materiales diferentes, todos preciosos. 3974J, 3974P, 3974R, 3974G. No obstante, como es bien sabido, la marca tiene especial cuidado a la hora de escuchar a sus principales clientes y ha hecho alguna referencia diferente. Nos suena dos con esfera negra, y una salmón. En la foto siguiente os mostramos la de esfera negra y números breguet y la Cruz de Calatrava debajo del nombre de la marca. Única referencia reconocida con tales características y que se vendió hace un par de años por cerca de 1.000.000€. Ahí es nada.

Patek Philippe 3974 oro amarillo y esfera negra. Pieza única fabricada bajo demanda de un importante cliente

¿Por qué es importante el Patek Philippe 3974?

Imagen del calibre del precioso calibre repetición de minutos R 27 Q

La referencia 3974 fue parte del arsenal relojero que lanzó Patek Philippe en el año 1989 con motivo de su 150 aniversario. Fue el reloj de pulsera más complicado de Patek Philippe hasta esa fecha. Y no solo eso, este reloj es el primer repetición de minutos del mundo con calibre automático. Se dejó de fabricar en el año 2000 y a pesar de haber tan pocas piezas, incluso ya mientras estuvo en catálogo era considera el non plus ultra de la colección.

Este reloj además monta el reconocido calibre R 27 Q y la caja está firmada por  JPH (Jean-Pierre Hagmann) un artesano fabricante de cajas. Seguramente el más reconocido del último siglo y un auténtico pozo de sabiduría en cuanto a cajas de repetición de minutos se trata. Como podéis ver es un reloj que lo tiene casi todo, sino todo.

La anécdota

Las fotos del reloj en vivo no valen mucho porque fueron hechas con un móvil (antiguo) y el coche en movimiento. No obstante, creímos que la historia y el reloj merecían la pena. Además el día que subí la foto del reloj a nuestra cuenta de instagram (@clubtiempodelujo) recibí desde un conocido coleccionista americano un email con una cifra absolutamente mareante. El correo decía:

“Hola … $XXXXXX? Vuelo donde estés mañana mismo.”

Muy a nuestro pesar le dijimos que el reloj no era nuestro.

 

 

T I E M P O D E L U J O

la web de relojes para hombres puntuales desde 2007

info @ tiempodelujo.com