Eberhard & Co. Scafograf GMT – Novedades Baselworld 2017

El elegido mejor reloj deportivo del año pasado, ahora con tres husos horarios.

eberhard-scafograf

A finales del pasado año, en el Grand Prix de Relojería de Ginebra, donde nombraron -no sin razón- el Chronòmetre FB1 de Ferdinand Berthoud como mejor reloj del año 2016, hubo una pieza que, volando por debajo del radar, se hizo con el premio al mejor reloj deportivo del año. Ese reloj era el Eberhard & Co. Scafograf 300, un diver que está en esta edición de Baselworld ha evolucionado en GMT.

Una evolución un tanto peculiar, principalmente porque ahora mismo no se me ocurre ningún diver, o reloj de buceo si nos ponemos patrios, que prescinda de la escala minutera en el bisel, ya sea exterior o interior, tal como lo hace el nuevo Scafograf GMT. Diría que, cuando uno está bajo el agua, es más interesante conocer los minutos que lleva sumergido en lugar de qué hora es en ese momento en Burgos, por ejemplo.

eberhard-scafograf-baselworld

No obstante, la premisa bajo la que nace este Scafograf GMT es que muchos aficionados al buceo recorren el mundo para disfrutar de parajes submarinos exóticos, de ahí que se haya apremiado la función GMT en lugar de la inherente a un diver, además de que para controlar el tiempo de  inmersión ya se utilizan otros dispositivos. En resumen, es un reloj con estética de diver pero con indicación de tres husos horarios, que nunca está de más.

Se presenta en tres versiones; azul, negra y una suerte de all black que sustituye el blanco de los índices por negro. Todas ellas disponibles tanto con brazalete como con correa de caucho.

eberhard-scafograf-gmt

Su caja de 43 milímetros de diámetro, sumergible a 100 metros, alberga en su interior un movimiento ETA con módulo GMT. Mismas características, salvo por el módulo GMT, claro, que el Scafograf 300 elegido mejor reloj deportivo de 2016. Una elección que, viéndolo en perspectiva, parece un tanto difícil de justificar a estas alturas.

En resumen; un diver que no es un diver con el que saber la hora en tres partes del mundo, con una etiqueta que marca unos -¿excesivos? – 2.980 euros.