Phillip-Watch-Auction-Lange-Omega-Record

Omega / Ref. H6582/D96043: 1.425.980 USD – A. Lange & Söhne / 1815 “Homage to Walter Lange”: 851.136 USD

Seguramente seamos la web en castellano que más cubre las noticias de subastas. No es que esté ahora el tema de moda, que lo está. Básicamente es que nos apasionan las historias escondidas detrás de cada reloj. En este artículo resumiremos muy brevemente los 2 relojes que se robaron el show en Ginebra, y ninguno de ellos es de Patek Philippe y Rolex . Dos marcas diferentes muy poco acostumbradas a los focos de las salas de subastas ginebrinas. Os presentamos los 2 highlights de «Phillip Watch Auction: Seven«. El Omega de Elvis Presley y el A. Lange & Söhne homenaje a Walter Lange.

A. Lange & Söhne y Omega entran en las grandes ligas

Este fin de semana se han roto un par de récords bastante interesantes. Para Omega y Lange este es un terreno nuevo y poco conocido. La primera lleva una tendencia alcista y los alemanes siempre han sido estables en las subastas. Pero lo de este finde ha roto los récords de ambas casas y os contaremos la historia de estas dos referencias.

Walter-Lange-Elvis-Presley

Sin duda, el verdadero ganador es la industria relojera teniendo presente a dos grandes talentos excepcionales.

Importa más la proveniencia que el propio producto en sí mismo.

Hay una máxima en el mundo de la venta. «Cuanto mejor sea la historia detrás del producto, más te pagarán por ella«. Los subasteros saben muy bien de que va este negocio y lo explotan al máximo.
Si prestamos atención, veremos que estos grandes resultados son gracias a quien fue el dueño del reloj, más que a su calidad como pieza. Ya pasó con el reloj más caro jamás vendido (leer aquí) y ahora vuelve a pasar con estos dos.

Rolex-Daytona-Most-Expensive-Watch-Ever

Rolex Daytona ‘Paul Newman’: 17.7 millones de dólares a la 1, a las 2 y a las 3…¡vendido!

El Omega de Elvis Presley Ref. H6582/D96043

Phillip-Watch-Auction-Lange-Omega-Record-Omega

Caja en oro blanco con bisel engastado en diamantes y segundero secundario, vendido por Tiffany & Co. Creado en 1960.

Resumamos la historia. Se trata de un reloj solo hora de oro blanco con bisel de brillantes que fue vendido y firmado por Tiffany & Co en 1961. Es la pieza que le dio como obsequio la discográfica con motivo de llegar a los 75 millones de discos vendidos. El fondo de la caja dice textualmente «To Elvis 75 millions records RCA Victor«. Se vendió el pasado sábado por 1.812.500 CHF. Nada más y nada menos que el reloj Omega adjudicado con el mayor montante histórico.

Phillip-Watch-Auction-Lange-Omega-Record-Omega-Case

El comprador además se ha llevado el libro ELVIS de Dave Marsh y dos discos de vinilo: «Elvis is back» y «Uncle Green 15 Dryden». Así como una carta del CEO del Museo Elvis Presley.

A. Lange & Söhne 1815 ref. 297.078 Segundero saltante central hommage to Walter Lange.

Phillip-Watch-Auction-Lange-Omega-Record-Lange

Además de las prestaciones únicas del reloj, hay que destacar el homenaje a Walter Lange. Un verdadero erudito y caballero que participó en traer de vuelta la relojería sajona y alemana.

No se trata del reloj más complicado hecho por Lange. De eso no hay duda. No obstante este reloj tenía todos los ingredientes necesarios para ser un grande. Y así se ha corroborado este fin de semana pasado. Si a la exclusividad de una sola pieza en acero con una complicación poco frecuente, y el homenaje al impulsor de la marca, el Sr. Walter Lange (DEP) le sumas que el dinero recaudado será utilizado para una noble causa benéfica. Pues casi que tienes una fórmula perfecta de éxito asegurado.
El reloj cuenta con una maquinaria mecánica de cuerda manual y fondo visto. De este reloj que pertenece a la colección 1815 se fabricaron 145 piezas en oro blanco, 90 en oro rosa, 27 en oro amarillo y una ÚNICA pieza en acero. Precisamente de la que aqui estamos hablando.

Phillip-Watch-Auction-Lange-Omega-Record-Lange-Heritage

Solo un afortunado cuenta con este certificado de autenticidad.

La complicación de este reloj es muy curiosa y viene del cariño especial que tenía Walter Lange por ella. Según Anthony de Haas, parece ser que viene directamente de la época en que su abuelo hacía relojes. Y aunque ese segundero central saltante no tiene un uso más allá que el de medir cosas inferiores al minuto, tenemos que admitir que nos parece muy curiosa. La esfera esmaltada gran feu negra, como siempre en Lange es de otro nivel. Se adjudicó por 852.500 CHF. Un Lange para la historia.