Bulgari Octo Maserati Mono-Retro

GranSport y GranLusso, dos nuevas ediciones limitadas.

Nos ponemos en modo más italiano que nunca para hablar de la nueva colaboración entre Bulgari y Maserati, cuyo resultado son los nuevos Octo Maserati Mono-Retro GranSport y GranLusso. Prepárense para gesticular como un siciliano…porque el modelo tiene más que un detalle interesante.

Si empezamos por la caja, he de confesar que la caja de la colección Octo me ganó desde que se presentó. Sus líneas y su geometría me parecen una interesante evolución de los diseños de Genta, y si ya nos metemos en modelos como los Octo Finissimo o complicaciones como la repetición de minutos…todavía más. Para estas nuevas ediciones limitadas de Maserati, Bulgari ha escogido el oro rosa para el nuevo GranLusso, y el acero con tratamiento DLC para el GranSport. Buscando, como bien sugieren sus nombres, un acabado más lujoso y otro más sport, respectivamente, hecho para el que también influyen las correas de piel perforada, una en marrón y otra en negro con pespunte azul.

Dicho todo lo que hay que decir de su caja de 41 milímetros, hablemos entonces de la esfera. Reconozco que, en un primer vistazo -y en un segundo, y en un tercero- he pensado que la imagen marcaba más o menos las 3.30 del día 12. Pero no. Marca exactamente las 12.34. Efectivamente, la ventana ubicada a las 3 horas, sobre el icónico tridente de Maserati no es una ventana de fecha, si no un indicador de horas saltantes. Ya, ya sé que a estas alturas no es una complicación especialmente sorprendente, pero en esta pieza más que en otras, por su ubicación, es más fácil confundirla con una ventana de fecha.

Pues si las horas aparecen en esa ventana redonda, es más o menos evidente que ese contador de inspiración automovilística es para los minutos, como bien indica la indicación de “Min x10”, ubicada al comienzo del contador retrógrado. También ayudan unos solitarios 45 y 55 en la parte superior, aunque estéticamente puede que no sean su mejor detalle.

La versión con caja de oro rosa opta por una esfera en gris antracita con satinado solar, mientras que la versión más deportiva apuesta por el negro con una vistosa textura granulada, y detalles en azul en la aguja minutera y en la parte final del contador, lo que sólo hace que confundir un poco más su lectura.

En su interior, el culpable de las horas saltantes y los minutos retrógrados es el calibre in-house BVL 262, un movimiento automático con 42 horas de marcha y visible gracias al fondo de cristal de zafiro de la caja, en el que aparecen grabados diferentes motivos como el tridente de Maserati.

Se trata, lógicamente de dos ediciones limitadas, pero con la particularidad de que, además de poder encontrarse únicamente en las boutiques de Bulgari, para hacerse con una es necesario ser poseedor de un Maserati. Si hablamos de precios; 12.500 euros para la versión GranSport y 29.900 para el GranLusso.